Skip to main content

La comida de tu gato puede tener tiburones en peligro de extinción

Según un estudio publicado en la revista Frontiers in Marine Science, la carne de tiburón puede terminar en latas de comida para perros y gatos, lo que resulta preocupante, ya que la población de este depredador ha disminuido dramáticamente en el último tiempo.

Este hallazgo fue realizado por dos científicos de la Universidad Nacional de Singapur que usaron pruebas de ADN para determinar qué tipo de carne había en 45 productos de comida para mascotas de más de 15 marcas producidas en ese territorio. En los alimentos analizados encontraron varias especies vulnerables o en peligro de extinción.

tiburón blanco abre la mandíbula y enseña sus dientes

De acuerdo con el estudio, muchos fabricantes incorporan la carne de tiburón como pescado blanco o pescado de mar y no ofrecen a los clientes mayores detalles sobre qué es lo que consumen sus mascotas.

“Los dueños de mascotas y los amantes de los animales pueden estar contribuyendo de manera involuntaria a la sobrepesca de tiburones en peligro de extinción. Las poblaciones de escualos han disminuido en más de 70 por ciento en los últimos 50 años”, advierten los autores de la investigación.

De acuerdo con los científicos, tres cuartas partes de todas las especies de tiburones oceánicos se consideran ahora en peligro de extinción y muchas de ellas fueron encontradas en los alimentos para mascotas que se analizaron.

Una persona le da alimento a su gato con un tenedor.
Getty Images

Según un artículo de The Guardian, las especies más identificadas fueron la tintorera, el tiburón sedoso y el de arrecife de punta blanca. También se halló el tiburón falciforme, el picudo del Caribe y el tigre de arena, especies consideradas vulnerables.

“Mucha gente no quiere comerla. Así que no necesariamente se puede vender a través de otras cadenas de suministro. Sorprende a las personas que estas cosas puedan aparecer en el plato de su mascota”, explica Andrew Griffiths, ecologista de la Universidad de Exeter.

Recomendaciones del editor