Skip to main content

Hallan radiactividad en cultivos a 35 años de Chernóbil

Los cultivos que crecen en los alrededores de Chernóbil siguen siendo radiactivos a casi 35 años del peor desastre nuclear de la historia, según apuntan un grupo de científicos de la Universidad de Exeter en Reino Unido.

Los expertos detallaron el hallazgo de dos isótopos radioactivos (estroncio 90 y cesio 137) tras analizar, junto a investigadores del Instituto Ucraniano de Agricultura y Radiología, 116 muestras de granos recogidos entre 2011 y 2019 en el distrito de Ivankiv, a unos 50 kilómetros al sur de la planta de Chernóbil.

Según los investigadores, el 48% de las muestras analizadas tenían estroncio en niveles superiores al máximo permitido para un consumo seguro. También reportaron el hallazgo del mismo isótopo en muestras de leña y cenizas recogidas en la misma región entre 2015 y 2019.

“Nuestros hallazgos apuntan a la contaminación continua y la exposición humana, agravadas por la falta de monitoreo de rutina oficial”, dijo en un comunicado David Santillo, autor del estudio e investigador en la Universidad de Exeter.

Una fotografía de la planta nuclear de Chernóbil que estalló en 1986
Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

El distrito de Ivankiv se ubica fuera de la zona de exclusión, un radio de 48 kilómetros a la redonda de la planta nuclear de Chernóbil. La zona fue considerada segura por las autoridades de Ucrania, sin embargo, los recientes hallazgos ponen en entredicho a las autoridades.

Los investigadores apuntan a la radiación que persiste en la madera de la zona, así como a la ceniza producida por una planta de energía local, como la causa principal del envenenamiento de los cultivos. Tras analizar muestras de ceniza de hornos domésticos de leña, los expertos encontraron niveles de estroncio 25 veces más alto que el límite seguro. La ceniza, apuntan, es utilizada por los granjeros de la zona como fertilizante.

A pesar del hallazgo, simulaciones por computadora sugieren que los cultivos podrían crecer de forma segura si la contaminación cesa. Para lograrlo será clave que el Gobierno de Ucrania restituya los programas de monitoreo radioactivo e implemente un programa de tratamiento para la ceniza radiactiva.

“Se requiere revisar con urgencia los efectos de la planta de energía de Invankiv en el ambiente y los residentes locales”, zanjó Valery Kashparov, director del Instituto Ucraniano de Agricultura y Radiología.

Recomendaciones del editor

Allan Vélez
Allan Vélez es un periodista mexicano especializado en tecnología. Inició su carrera en 2013 en La Revista Oficial de…
El riesgo que corre Chernóbil tras la intervención rusa en Ucrania
Los alrededores de la central nuclear de Chernóbil en Prípiat, Ucrania.

Si bien por ahora el conflicto entre Rusia y Ucrania se ha concentrado en la región del Donbás, los analistas internacionales consideran que los planes de Vladímir Putin son mover sus tropas hacia Kiev, la capital del país.

El problema, advierten, es que este eventual trayecto que haría la fuerza militar rusa pasaría por la zona aislada en torno a la central de Chernóbil, donde en 1986 la fusión de un reactor provocó el peor desastre nuclear de la historia.

Leer más
Hallan leones congelados por miles de años en buen estado
leones congelados momias en buen estado leon

En Siberia, Rusia, se realizó un hallazgo poco común y muy llamativo. Se trata de los restos de dos cachorros de león, de no más de dos meses de edad, congelados por decenas de miles de años que se mantuvieron en muy buenas condiciones, con su pelo, piel y todo.

Varias son las curiosidades de este descubrimiento, pero primero los datos duros. Ambos leones recibieron un nombre; el primero es macho, se le llamó Boris y el análisis de sus restos indica que vivió hace 43,000 años. El segundo es una hembra llamada Sparta y vivió hace 28,000 años; sus restos son los que mejor se conservaron.

Leer más
Serpientes ayudan a medir los niveles de radiación en Fukushima
Serpientes ayudan a medir los niveles de radiación en Fukushima

Un estudio demuestra que las serpientes que viven en la zona de exclusión de Fukushima podrían ser útiles para medir los niveles de radiación, resultado del desastre por la fusión de la central nuclear de la planta en 2011.

Los investigadores creen que las serpientes podrían servir como una suerte de monitores vivos de estos niveles, ayudados de GPS y etiquetas VHF.

Leer más