Chrome creó un atajo para abrir modo incógnito directamente

El modo incógnito de Google Chrome te permite navegar sin que los demás conozcan tu historial de búsqueda ni los sitios que has visitado. Para activarlo, debes entrar en el menú y seleccionar “Nueva ventana incógnito”. También está la alternativa de pulsar pulsar Ctrl+Shift+N en tu teclado.

Pero ahora Google te hará el proceso un poco más fácil.

De acuerdo con el sitio Techradar, Chrome introducirá un atajo para los usuarios de Windows, que podrán abrir el navegador desde el escritorio, directamente en modo incógnito.

Aunque interesante, la nueva función todavía no está disponible.

El atajo fue descubierto por el blog 9to5Google en el sitio web Chronium Gerrit. Este último registra los cambios que experimenta el navegador de Google.

“El cambio añade una Chrome Flag —un interruptor de software que activa nuevas funciones experimentales — que introduce una nueva opción en tu perfil de Chrome. Esto permite crear un atajo de escritorio que abre un Chrome en modo incógnito de forma directa”, aseguran en Urban Tecno.

Pixabay

Demanda por el modo incógnito

En junio de 2020, Google enfrentó una demanda por “engañar intencionalmente” a los consumidores a través del modo incógnito del navegador Chrome.

El bufete de abogados Boies Schiller & Flexner exigió a la firma compensaciones por $5 billones (5,000 millones) de dólares por presuntamente rastrear la actividad de sus usuarios incluso bajo la funcionalidad que asegura el anonimato.

A juicio de los demandantes, el gigante tecnológico “recopila datos a través de Google Analytics, Google Ad Manager y otras aplicaciones y complementos de sitios web, incluidas las aplicaciones para teléfonos inteligentes, independientemente de si los usuarios hacen clic en anuncios”, informó Reuters.

Gracias al rastreo, la empresa conoce no solamente los hábitos de sus usuarios, sino que eventualmente accede a “asuntos más íntimos y potencialmente embarazosos” que se buscan a través del navegador Chrome.

Recomendaciones del editor