La ciencia tajante: calendario maya no predice el fin del mundo

Cada cierto tiempo los agoreros del apocalipsis pregonan el fin del mundo y, para eso, se apoyan en las predicciones de culturas antiguas con mayor sabiduría astral.

Una de las fake news más populares dice que los mayas, esa cultura mesoamericana gigante que alguna vez dominó el norte, predijeron el fin de la Tierra.

La fecha original en que se suponía que el mundo debía morir en el calendario Mesoamericano de Cuenta Larga era el 21 de diciembre de 2012. Y bueno… nada de eso ocurrió.

Por estos días han circulado nuevas interpretaciones en redes sociales de supuestos expertos que vaticinaron que los cálculos estaban mal hechos, y que en realidad todo acaba el 21 de junio de 2020.

La ciencia tajante: calendario maya no predice el fin del mundo
Peter Vandecaveye/ Pixabay

La revista Newsweek comentaba en 2007 que Sandra Noble, directora ejecutiva de la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, le dijo a USA Today que la idea era el calendario fue considerado un día del juicio final fue “una fabricación completa y una oportunidad para que mucha gente pueda sacar provecho”.

Por su parte, Elizabeth Graham, profesora de arqueología mesoamericana en el Instituto de Arqueología de la UCL del Reino Unido, dijo a Newsweek que los mayas nunca predijeron el día del juicio final.

“Hacer referencia a fechas futuras por parte de los gobernantes no era infrecuente”, ya que acá explica que un rey maya fue el que decidió encargar ese glifo (signo grabado o pintado, especialmente los utilizados por los antiguos mayas para designar los días y los años). O sea, es algo político.

Los “cálculos”, añadió Graham, no cuadran porque los mayas contaban en días en lugar de años. El calendario maya se refiere al final de una ronda o ciclo importante, llamado baktun. “Un baktun equivale a 144,000 días. Los mayas no contaban por lo que llamamos ‘años’. Solo usaban días. Por lo tanto, no tenían que preocuparse de que un ‘año’ fuera un número inexacto de días”.

En 2012, de hecho, la NASA contestó por qué la Tierra no se acabó ese 21 de diciembre, en voz de John Carlson, quien es el director del Centro de Arqueoastronomía.

“Si pudiésemos traer a un maya al tiempo presente, él diría que el 21 de diciembre de 2012 es una fecha muy importante. Muchos mayas creían que los dioses que habían creado el mundo 5,125 años atrás regresarían. Uno de ellos, en particular, era una deidad enigmática conocida bajo el nombre Bolon Yokte’ K’uh, quien, al regresar, realizaría antiguos ritos para sentar orden en el espacio y el tiempo, y para regenerar el cosmos. El mundo sería renovado, no destruido”, concluyó.

Recomendaciones del editor