Twitter les baja el pulgar a las teorías conspirativas

Enérgicas acciones contra las teorías conspirativas, en particular con las relacionadas al movimiento de extrema derecha QAnon, anunció Twitter.

Bautizado así por un usuario del sitio 4Chan identificado simplemente como “Q”, esta corriente promueve múltiples falsedades en los ecosistemas digitales.

Una de ellas originó en grave hecho a finales de 2016, cuando un hombre abrió fuego dentro de un restaurante, convencido de que allí se reunía una red de pedofilia integrada por simpatizantes de la entonces candidata demócrata Hillary Clinton.

Más recientemente, sus adeptos echaron a correr el rumor de que el presidente Donald Trump era víctima de una conspiración que busca sacarlo apresuradamente de la Casa Blanca.

En total, la plataforma de micromensajería suspendió 7,000 cuentas y redujo la visibilidad de otras 150,000, cuyo contenido ya no aparecerá entre tendencias, recomendaciones ni búsquedas.

Twitter les baja el pulgar a las teorías conspirativas
Porapak Apichodilok/Pexels

Además, Twitter vetará las URL relacionadas con QAnon y prohibirá el acoso masivo de personas que son objeto de infundadas y coordinadas campañas de acoso impulsadas por sus seguidores, informó NBC News.

Un portavoz de la empresa, que precisamente evitó identificarse para evitar represalias, explicó a la misma fuente que las operaciones de QAnon calificaban como una “nueva designación”.

“Twitter planea prohibir permanentemente las cuentas que violen las políticas sobre manipulación de plataformas, evasión de prohibiciones y operación de múltiples cuentas, comportamientos comúnmente utilizados por las cuentas de QAnon”, agregó la versión.

NBC News señaló que “QAnon emergió de la periferia de la comunidad de los conspirativos de internet para convertirse en un fenómeno político reconocido, con partidarios de Trump apareciendo en eventos con accesorios ‘Q’. Sus seguidores también han sido implicados en enfrentamientos armados, intentos de secuestro, acoso y al menos un asesinato”.

De hecho, en 2019 el FBI calificó a QAnon como una “posible amenaza terrorista interna”, un antecedente que también inspiró las últimas decisiones de Twitter.

Recomendaciones del editor