Moderadores de Facebook intensifican críticas a Zuckerberg

A través de una carta abierta, los moderadores de Facebook apoyaron las manifestaciones virtuales contra el CEO de la red social, Mark Zuckerberg, y la política de tolerancia para las publicaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, las mismas que plataformas como Twitter abiertamente han cuestionado.

En el texto revelado por The Guardian los colaboradores también apuntaron a la precariedad de su empleo, dado que son subcontratados a través de terceros, razón por la cual prefirieron mantenerse el anonimato.

“Como contratistas externos, los acuerdos de confidencialidad nos impiden hablar abiertamente sobre lo que hacemos o vemos durante la mayor parte de nuestras horas de trabajo. La seguridad y la protección de datos son importantes, pero también lo es un debate saludable sobre lo que sucede en Facebook”, plantearon.

Los moderadores reconocieron que si bien es imposible protestar en la calle o hacerse visibles, “no podemos permanecer en silencio”, dado que Facebook “puede hacerlo mejor”, sobre todo en lo que respecta a su máximo ejecutivo.

Según la carta, “las palabras del señor Zuckerberg sobre la consternación personal causada por la retórica de ‘saqueos y disparos’ de Trump son insuficientes”. Los empleados reclamaron que “el beneficio de la duda” que se le da al presidente “no tiene paralelo”.

“El intento de colocar retroactivamente sus palabras (…) ha tenido el efecto de ponerlo en un aislado pedestal. Esta puede ser la mejor muestra de la excepcionalidad blanca y una mayor legitimación de la brutalidad estatal que hemos presenciado en las últimas semanas”, agregaron.

The Guardian informó que la carta fue coordinada por la organización sin fines de lucro legal Foxglove, cuyo cofundador Cori Crider, quien pidió a Zuckerberg avanzar en transformar a Facebook en una plataforma “segura e igualitaria”.

“Los verdaderos expertos en eso son los propios moderadores, personas que libran día tras día a Facebook del discurso de odio y violencia. Pero sus contratos son tan precarios que es casi imposible para ellos organizarse o hablar como los empleados (contratados) pueden hacerlo”, sostuvo.

Recomendaciones del editor