Inodoro inteligente escanea la caca en busca de enfermedades

Una incipiente empresa israelí quiere ayudar a prevenir enfermedades, potencialmente mortales, a través de un dispositivo que monitorea diariamente los desechos humanos. Especialmente, las fecas.

Con esto esperan evitar la necesidad médica de recolectar muestras físicas —como la orina, la sangre y el propio excremento— para luego analizarlos en laboratorio, informó el sitio Venture Beat.

La empresa se llama OutSense y creó un sencillo accesorio de IoT (Internet de las cosas, por sus siglas en inglés) que se sujeta al costado de una taza de inodoro estándar.

El aparato tiene un sensor óptico multiespectral, un módulo de iluminación y un controlador autónomo con receptor wifi. Esto asegura que los datos capturados se transfieran automáticamente a la nube, donde OutSense realiza análisis en tiempo real y entrega la información a un dispositivo del usuario final o directamente al proveedor de atención médica.

Los datos capturados por el accesorio se transfieran automáticamente a la nube, donde se realiza un análisis en tiempo real. Finalmente, se entrega la información a un dispositivo del usuario final o directamente al proveedor de atención médica. OutSense

Si el sistema detecta alguna anomalía, emite notificaciones para desencadenar una investigación y recomendar tratamientos adicionales.

El enfoque clínico inicial de OutSense es la detección de sangre oculta en las heces, que puede ser un indicador temprano de cáncer colorrectal (CCR).

OutSense afirma ser la primera compañía en demostrar que la sangre en las heces se puede monitorear de manera efectiva en una taza de inodoro estándar, en lugar de enviar muestras a un laboratorio.

Representantes de la empresa israelí afirman que su tecnología también puede monitorear la deshidratación, las infecciones del tracto urinario, el estreñimiento y la diarrea, cada uno de los cuales puede causar deterioro y eventual hospitalización en personas mayores.

La directora ejecutiva de OutSense, Yfat Scialom, señala que la capacidad de la tecnología para detectar sangre oculta en las heces ya ha sido validada a través de un estudio realizado en el Meir Medical Center de Israel, el que encontró que tenía un 90 por ciento de precisión. La detección de deshidratación también pasó una prueba de viabilidad inicial con “alta precisión”, aseguró.

OutSense entrega datos médicos a través de una aplicación móvil.

Este miércoles, la compañía anunció que logró recaudar $2.2 millones de Peregrine Ventures, una firma de capital riesgo centrada en las ciencias de la vida. Con este financiamiento espera acercar la tecnología al mercado y desarrollar aún más lo que llama la “primera y más grande base de datos de desechos humanos” del mundo.

Recomendaciones del editor