Genes mutantes y anticuerpos rebeldes hacen que el COVID-19 se agrave

¿Por qué algunas personas se recuperan rápidamente del coronavirus, o ni siquiera saben que lo tienen, y otras se enferman gravemente?

Esta pregunta sigue inquietando a los investigadores de todo el planeta y hasta el momento no existe claridad al respecto.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos intentaron encontrar una explicación a través del financiamiento de dos estudios que examinaron a pacientes que padecían la enfermedad.

El resultado de estas investigaciones, dado a conocer este martes, sugiere que una de las razones por las que las personas se enferman gravemente de COVID-19 es porque poseen puntos débiles o anómalos en sus sistemas inmunológicos que dificultan su capacidad para combatir el virus.

Según los nuevos hallazgos, un porcentaje de las personas que sufren los síntomas más graves portan mutaciones genéticas extrañas que alteran sus defensas antivirales.

Shutterstock

Otros tantos producen “autoanticuerpos deshonestos”, que deshabilitan erróneamente el sistema inmunológico en lugar de atacar el virus.

De cualquier manera, el resultado es el mismo: el cuerpo tiene problemas para defenderse del SARS-CoV-2.

“La razón biológica es que no existe suficiente variedad de proteínas de señalización, llamadas interferones de tipo I, que son cruciales para detectar virus peligrosos como el SARS-CoV-2 y hacer sonar la alarma para prevenir enfermedades graves”, señalan en NIH.

En el primer estudio, publicado en la revista Science, los investigadores compararon los genes de 659 pacientes con COVID-19 potencialmente mortal con los genes de 534 personas con COVID-19 leve o asintomático.

Resultó que 23 personas con COVID-19 grave portaban mutaciones extrañas en los genes implicados en la producción de interferones antivirales. Esas aberraciones inusuales nunca aparecieron en personas con enfermedades más leves.

Recomendaciones del editor