Bill Gates y sus tres recetas para ganarle al coronavirus

El fundador de Microsoft, Bill Gates, ha sido uno de los personajes de la tecnología más interesados en la pandemia del coronavirus. Pero así como ha propiciado alianzas, por ejemplo con la fundación Zuckerberg para ganarle a la enfermedad, también ha sido muy crítico sobre todo del gobierno de Donald Trump y de la forma en que ha actuado.

Por eso, y en un afán más propositivo, el multimillonario escribió un artículo de opinión en el Washington Post, donde entrega tres recetas para ganarle al COVID-19.

Eso sí, Bill Gates parte aclarando algo muy importante antes de dar sus recomendaciones:

“No hay duda de que Estados Unidos perdió la oportunidad de adelantarse al nuevo coronavirus. Pero la ventana para tomar decisiones importantes no se ha cerrado. Las elecciones que hagamos nosotros y nuestros líderes ahora tendrán un enorme impacto en lo pronto que comiencen a bajar los números de casos, cuánto tiempo la economía permanecerá cerrada y cuántos ciudadanos tendrán que enterrar a un ser querido debido a COVID-19”, sostuvo.

bill-gates

Las tres recetas de Bill Gates para frenar al coronavirus

Vamos en palabras de Bill Gates con las tres recomendaciones que hace:

  1. Debemos tener un enfoque nacional consistente para los encierros que se imponen para contener la propagación de la enfermedad. En Estados Unidos, algunos estados no están en cuarentena por completo como “receta para el desastre”. Debido a que las personas pueden viajar libremente a través de las fronteras estatales, también puede hacerlo el virus. Los líderes deben ser claros: el cierre en cualquier lugar significa el cierre en todas partes. Hasta que los números de casos comiencen a disminuir, lo que podría llevar 10 semanas o más, nadie puede continuar con los negocios como de costumbre o relajar la cuarentena. Cualquier confusión sobre este punto solo extenderá el dolor económico, aumentará las probabilidades de que el virus regrese y causará más muertes.
  2. Luego, en segundo lugar estarían las personas altamente sintomáticas con mayor riesgo de enfermarse gravemente y aquellas que probablemente hayan estado expuestas.
  3.  Un enfoque basado en datos para desarrollar tratamientos y una vacuna, instando a los líderes a ayudar no avivando rumores o el pánico. Queda un largo camino por recorrer, pero si tomamos las decisiones correctas ahora, informados por la ciencia, los datos y la experiencia de los profesionales médicos, podemos salvar vidas y hacer que todos volvamos a trabajar.

Recomendaciones del editor