Apple y Google ponen a disposición pública su API para COVID-19

Una alianza inédita han generado Apple y Google, tras anunciar que unirán sus esfuerzos para combatir la pandemia de coronavirus con un sistema de de rastreo.

“Los desarrolladores de software están contribuyendo creando herramientas técnicas para ayudar a combatir el virus y salvar vidas. En este espíritu de colaboración, Google y Apple están anunciando un esfuerzo conjunto para permitir el uso de la tecnología Bluetooth para ayudar a los gobiernos y las agencias de salud a reducir la propagación del virus, con la privacidad y seguridad del usuario centrales para el diseño”, parten comentando en un comunicado.

ACTUALIZACIÓN

  • Este miércoles 20 de mayo las dos compañías pusieron a disposición la primera versión pública de su API de notificación de exposición, lo que significa que las agencias de salud pública ahora pueden usar la API en aplicaciones lanzadas al público en general. Hasta la fecha, Apple y Google solo han lanzado versiones beta de la API para ayudar a desarrollar el proceso de desarrollo.
  • Esta es la declaración de ambas empresas:“Para ayudar, Apple y Google cooperaron para desarrollar la tecnología de notificaciones de exposición que permitirá que las aplicaciones creadas por las agencias de salud pública funcionen de manera más precisa, confiable y efectiva en Android. Teléfonos y iPhones. En las últimas semanas, nuestras dos compañías han trabajado juntas, contactando a científicos de salud pública, científicos, grupos de privacidad y líderes gubernamentales de todo el mundo para obtener su opinión y orientación.

    A partir de hoy, nuestra tecnología de notificaciones de exposición está disponible para las agencias de salud pública tanto en iOS como en Android. Lo que hemos creado no es una aplicación, sino que las agencias de salud pública incorporarán la API en sus propias aplicaciones que la gente instala. Nuestra tecnología está diseñada para hacer que estas aplicaciones funcionen mejor. Cada usuario puede decidir si acepta o no las notificaciones de exposición; el sistema no recopila ni utiliza la ubicación del dispositivo; y si una persona es diagnosticada con COVID-19, depende de ellos informar o no en la aplicación de salud pública. La adopción del usuario es clave para el éxito y creemos que estas fuertes protecciones de privacidad también son la mejor manera de alentar el uso de estas aplicaciones.

    Hoy, esta tecnología está en manos de agencias de salud pública de todo el mundo que tomarán la delantera y continuaremos apoyando sus esfuerzos”.

Este viernes 24 de abril, ambas compañías abordaron algunas actualizaciones y perfeccionamiento del sistema de rastreo.

  • Los números que identifican a los usuarios se generarán aleatoriamente, y los llamados “metadatos”, como la intensidad de la señal Bluetooth y los modelos de teléfono de los usuarios, ahora se cifrarán junto con los datos primarios sobre quiénes han estado cerca.
  • El “tiempo de exposición”, o cuánto tiempo han estado dos teléfonos cerca uno del otro, se redondeará a intervalos de 5 minutos, para evitar el uso de datos de tiempo detallados para hacer coincidir los teléfonos con las personas.
  • Apple y Google ahora proporcionarán datos sobre los niveles de potencia de Bluetooth para estimar mejor qué tan cerca estuvieron dos teléfonos entre sí y durante cuánto tiempo, permitiendo que las autoridades establezcan sus propios umbrales para cuándo alertar a las personas.

Ambos gigantes de la tecnología agregaron que este sistema de rastreo irá en la línea de lo que están haciendo las autoridades de salud y las universidades, pidiendo siempre la colaboración voluntaria de los usuarios, para no violar su privacidad.

“Para promover esta causa, Apple y Google lanzarán una solución integral que incluye interfaces de programación de aplicaciones (API) y tecnología de nivel de sistema operativo para ayudar a permitir el seguimiento de contactos. Dada la necesidad urgente, el plan es implementar esta solución en dos pasos mientras se mantienen fuertes protecciones en torno a la privacidad del usuario”.

Cuáles son los dos pasos de los que hablan Google y Apple

  1. “Primero, en mayo, ambas compañías lanzarán API que permiten la interoperabilidad entre dispositivos Android e iOS utilizando aplicaciones de las autoridades de salud pública. Estas aplicaciones oficiales estarán disponibles para que los usuarios las descarguen a través de sus respectivas tiendas de aplicaciones”.
  2. “En segundo lugar, en los próximos meses, Apple y Google trabajarán para habilitar una plataforma de rastreo de contactos basada en Bluetooth más amplia al incorporar esta funcionalidad en las plataformas subyacentes. Esta es una solución más sólida que una API y permitiría que más personas participen, si eligen participar, así como permitir la interacción con un ecosistema más amplio de aplicaciones y autoridades de salud gubernamentales. La privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en este esfuerzo, y esperamos construir esta funcionalidad en consulta con las partes interesadas. Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros la analicen”.

A su vez ambos CEO’s de las dos compañías también expresaron en Twitter su satisfacción por esta colaboración.

Contact tracing can help slow the spread of COVID-19 and can be done without compromising user privacy. We’re working with @sundarpichai & @Google to help health officials harness Bluetooth technology in a way that also respects transparency & consent. https://t.co/94XlbmaGZV

— Tim Cook (@tim_cook) April 10, 2020

To help public health officials slow the spread of #COVID19, Google & @Apple are working on a contact tracing approach designed with strong controls and protections for user privacy. @tim_cook and I are committed to working together on these efforts.https://t.co/T0j88YBcFu

— Sundar Pichai (@sundarpichai) April 10, 2020

Primero, es necesario actualizar tu dispositivo

Para que tu teléfono pueda utilizar las herramientas de rastreo, primero hay que actualizarlo. Las dos compañías anunciaron que comenzarán a enviar sus respectivas actualizaciones en mayo.

En el caso de Apple las cosas son más sencillas, pues la firma de Cupertino tiene el control directo del software que se utiliza en sus dispositivos, así que cuando lanza una actualización de su sistema operativo, en poco tiempo esta ya se encuentra presente en casi todos sus teléfonos.

El caso de Android es un poco más complicado, ya que este sistema es utilizado por dispositivos que son fabricados por muchas compañías diferentes, que primero deben poner a prueba las actualizaciones para asegurarse de que funcionen bien en sus respectivos productos. Además, los usuarios de Android suelen tener versiones diferentes del sistema operativo.

Para evitar este obstáculo y que los dispositivos Android puedan contar con las herramientas de rastreo, en lugar de lanzar una actualización como se hace comúnmente, Google lo hará enviando las actualizaciones directamente a los teléfonos sin pasar por los fabricantes. Esta variante de la actualización es conocida como Google Play Services y la compañía suele recurrir a ella cuando busca actualizar sus propias aplicaciones.

Las herramientas de rastreo, de este modo, estarán disponibles para los teléfonos que utilicen versiones de Android a partir de la Marshmallow, que es la de 2015.

Recomendaciones del editor