Cómo fabricar una cámara estenopeica casera y capturar fotos geniales

Aprende a construir una cámara estenopeica casera y revelar tus propias fotos

¿Nos creerías si te decimos que construir tu propia cámara fotográfica es posible? Aunque una cámara es percibida como un aparato altamente técnico y costoso, fabricar una en tu propia casa es más simple de lo que imaginas. Si aún desconfías, en esta guía te explicamos cómo hacer una cámara estenopeica casera, utilizando muchos materiales básicos que están al alcance de tu mano.

Creamos este paso a paso a partir del video de Karl Schwartz que verás a continuación, aunque si realizas una búsqueda rápida en YouTube también encontrarás muchos otros tutoriales que probablemente te resultarán útiles.

¿Qué es una cámara estenopeica?

La palabra “cámara” viene del latín camera obscura, que simplemente significa “cámara oscura”. Una cámara estenopeica es uno de los ejemplos más básicos de este concepto. Están construidas a partir de una caja a prueba de luz, papel fotográfico y un pequeño agujero, a menudo realizado con un alfiler. Técnicamente, cualquier tamaño de caja funcionará, incluso un dormitorio puede convertirse en una cámara estenopeica, pero si realmente quieres conservar tus imágenes como una fotografía, su dimensión debe ser similar al de un papel fotográfico.

El agujero es solo una abertura, pero no un lente real. Y pese a que es tan pequeño, aún así registrará una imagen en el lado opuesto de la caja, exponiéndola en el papel fotográfico. Si ya lo sospechabas, esto significa que tu imagen no se verá inmediato y deberás revelarlo, pero eso también es parte de la diversión.

Cómo hacer una cámara estenopeica casera

Lo que necesitarás

Antes de comenzar con el proceso de creación de una cámara estenopeica, debes reunir los materiales y las herramientas que necesitarás. Si bien la mayoría son artículos domésticos de uso común, necesitarás algunos suministros específicos para tu cuarto oscuro, si quieres que funcione correctamente. A continuación, incluimos enlaces a lo que necesitará para las impresiones en blanco y negro de Ilford, aunque existe otras opciones. También necesitarás Adobe Photoshop -mira cómo puedes obtener una prueba gratuita– u otra aplicación de edición de fotos que permita convertir tu negativo en positivo.

  • Una caja de cartón a prueba de luz (una caja de zapatos, por ejemplo).
  • Papel negro.
  • Un marcador negro.
  • Cinta adhesiva negra.
  • Lata de aluminio.
  • Alfiler.
  • Pegamento.
  • Tijeras.
  • Cortador o guillotina para papel.
  • Regla.
  • Un bisturí escolar o cúter.
  • Papel fotográfico.
  • Luz de seguridad roja.
  • Líquido revelador de fotos.
  • Líquido fijador de fotos.

Paso uno: Fabricar la caja a prueba de luz

 cámara estenopeica casera

Si bien una caja de zapatos evitará que la mayor parte de la luz traspase, necesitas realizar un par de modificaciones para impedirlo totalmente, ya que cualquier fuente de luz que ingrese, que no sea a través del agujero de alfiler, estropeará completamente tu fotografía.

Para lograrlo, necesitas tener a mano el marcador de papel negro. Toma tu regla y mide el interior de la caja. Corta el papel negro para que tenga las mismas dimensiones de la caja, luego pégalo en el interior, asegurándote de que todas las áreas estén cubiertas.

Las esquinas de la caja aún pueden estar expuestas. Para solucionar este problema, debes tomar tu marcador y pintar sobre cualquier parte que no esté cubierta por el papel.

Para el exterior de la caja, toma un poco de cinta negra y cubre todos los bordes. La cinta aislante es tu mejor opción. Debido a su robustez, reduce las posibilidades de que penetre la luz, aunque te costará un poco más que una cinta estándar (que también debe ser de color negro).

Todo esto puede parecer una exageración, pero es mejor estar seguro que tener una imagen arruinada por el ingreso de la luz.

Paso dos: Crea el agujero de alfiler

Fabrica el agujero de tu cámara estenopeica casera

Con una regla, dibuja una X en el centro del lado de la caja en el que deseas colocar el agujero.

Toma una lata de aluminio (puede ser una de refresco) y corta una pieza de 1 x 1 pulgada. Usa el marcador para dibujar un contorno (0.5 pulgadas x 0.5 pulgadas) alrededor del centro de la X de tu caja.

Una vez que lo hayas completado, toma el bisturí escolar y corta la pieza de la caja en la que dibujaste el contorno. Al hacerlo, ten cuidado de no cortar el papel en el interior de la caja. Si esto ocurre, se podrían provocar fugas de luz que podrían afectar la calidad de su imagen. Verifica el trabajo y elimina cualquier trozo de cartón que sobresalga y pinta con tu marcador negro todos los bordes del recorte.

Ahora debes hacer el agujero en la pieza de aluminio. Es mejor colocarlo sobre un pedazo de cartón, que actuará como un cojín cuando atravieses el aluminio.

Toma el afiler y comienza a empujarlo a través del centro del aluminio. Evita hacerlo completamente, ya que solo con el primer cuarto harás un agujero lo suficientemente grande.

Paso tres: hacer el obturador

Obturador de la cámara estenopeica casera

Pega el aluminio de manera que cubra el agujero de tu caja, con lo que ya tendrás apertura de tu cámara. Como cualquier otra, también necesitas un obturador, que puedes fabricar con un trozo de cinta negra. Asegúrate de que la cinta sea lo suficientemente larga como para cubrir completamente el orificio y te permita despegarla sin quitarla por completo de la cámara.

Paso cuatro: Usa tu cámara estenopeica

Ahora que has construido tu cámara, es hora de someterla a prueba. Para este paso, necesitarás papel fotográfico. Al trabajar en una habitación oscura, corta el papel fotográfico para que puedas colocarlo dentro de la caja, asegurándose de que esté en el lado opuesto del agujero de alfiler. Puedes fijarlo con un trozo de cinta adhesiva de doble faz, si quieres asegurarte de que no se mueva. Verifica que la caja esté completamente cerrada y que la cinta cubra de manera segura el orificio antes de salir a la luz.

Para comenzar la exposición, abre el obturador retirando la cinta negra. Si disparas afuera en un día soleado, debes apuntar a una exposición de alrededor de 30 segundos. Dependiendo del tamaño de tu agujero, es posible que debas experimentar un poco para determinar el tiempo de exposición adecuado.

Debido al largo tiempo de exposición, deberás mantener la cámara fija para evitar desenfoques provocados por el movimiento. Puedes colocar la cámara en una superficie sólida para obtener los mejores resultados. Si tienes un sujeto humano, asegúrate de que esté parado o sentado lo más quieto posible. No podrás evitar completamente el desenfoque de movimiento, pero aún puedes obtener un retrato reconocible si lo haces correctamente.

Cuando hayan transcurrido los 30 segundos, cierra el obturador pegando la cinta en su lugar. Es importante que mantengas el papel fotográfico al interior de la caja hasta que llegues a un entorno oscuro.

Procesando la imagen de tu cámara estenopeica

Revelar el negativo

¿Cómo saber si tu toma fue exitosa? Es necesario revelar tu imagen. El proceso puede ser complicado, pero si tienes las herramientas y las prácticas adecuadas, puedes hacerlo fácilmente tú mismo.

En primer lugar, siempre debes mantener el papel fotográfico alejado de la luz, antes y después de la exposición. Al revelar la imagen, necesitas estar en una habitación completamente oscura, aunque puedes usar una luz de seguridad roja que te ayude a ver y que no dañará tu papel fotográfico.

Cuando tengas todo instalado en tu cuarto oscuro, saca el papel fotográfico de la cámara estenopeica. Debes tener dos bandejas separadas: una para el líquido de revelado, para iniciar el proceso, y otra para la solución fijadora, que detiene el trabajo.

Coloca el papel fotográfico en la solución de revelado y déjalo por dos minutos. Con unas pinzas cocina, retíralo de esa bandeja y colócalo en la solución de detención durante 30 segundos. Sácalo, enjuaga con agua normal y déjalo secar. Ahora tienes algo llamado foto negativa.

Creando la foto positiva

Negativo de cámara estenopeica

Puedes convertir el negativo en una foto positiva simplemente escaneándola en tu computadora. También puedes seguir la ruta de la vieja escuela, usando una ampliadora fotográfica, aunque el escaneo será un proceso mucho más simple.

Si no tienes un escáner fotográfico, puedes tomarle una foto con una cámara o incluso con su teléfono. Abra la imagen en Photoshop y elija Imagen> Ajustes en la barra de menú. Luego, selecciona Invertir. Esto invertirá la imagen, convirtiendo el negativo en positivo, o en otras palabras, una imagen normal.

Las imágenes estenopeicas pueden no ser las mejores fotos en cuanto a técnica, pero tienen un encanto único. Además, se siente bastante bien crear una foto desde una cámara que fabricaste desde cero.

*Actualizado por Rodrigo Orellana el 3 de diciembre de 2019.

Recomendaciones del editor