Skip to main content

Gran satélite de la NASA vuelve a caer a la Tierra después de décadas en órbita

Un satélite de la NASA de 5.400 libras ha caído sano y salvo a la Tierra después de 38 años en el espacio.

El Satélite de Presupuesto de Radiación de la Tierra (ERBS) retirado entró en la atmósfera de la Tierra sobre el Mar de Bering entre Alaska y el este de Rusia a las 11:04 p.m. ET el domingo 8 de enero, confirmó la NASA en un tweet.

Update: @NASA’s retired Earth Radiation Budget Satellite reentered Earth’s atmosphere over the Bering Sea at 11:04 p.m. EST on Sunday, Jan. 8, the @DeptofDefense confirmed. https://t.co/j4MYQYwT7Z

— NASA Earth (@NASAEarth) January 9, 2023

Si bien gran parte del satélite se habrá quemado cuando entró en la atmósfera de la Tierra a gran velocidad, existe la posibilidad de que algunas partes hayan llegado al nivel del mar. Sin embargo, hasta el lunes no ha habido informes de incidentes relacionados con la caída de escombros.

ERBS fue puesto en órbita por el transbordador espacial Challenger en octubre de 1984. La nave espacial formaba parte de la misión de tres satélites Earth Radiation Budget Experiment (ERBE) de la NASA y llevaba consigo tres instrumentos: dos para tomar medidas del presupuesto de energía radiativa de la Tierra y uno para medir los componentes estratosféricos, incluido el ozono.

«El presupuesto de energía, el equilibrio entre la cantidad de energía del sol que la Tierra absorbe o irradia, es un indicador importante de la salud del clima, y comprenderlo también puede ayudar a revelar los patrones climáticos», dijo la NASA en una publicación en su sitio web. «Las concentraciones de ozono en la estratosfera juegan un papel importante en la protección de la vida en la Tierra de la radiación ultravioleta dañina».

Cuando comenzó su viaje en 1984, se esperaba que ERBS operara durante solo dos años, pero terminó transmitiendo datos durante 21 años hasta su retiro en 2005.

La destrucción de ERBS significa un poco menos de basura espacial en órbita terrestre baja. Si hubiera sido golpeado por otro pedazo de basura en los últimos años, podría haberse roto en numerosas partes, creando aún más escombros en el proceso.

Los desechos espaciales, que provienen de satélites viejos y partes de cohetes, son un peligro para los satélites operativos, incluida la Estación Espacial Internacional, que ocasionalmente tiene que ajustar su órbita para esquivar la basura entrante.

Recomendaciones del editor