Despega con éxito la primera nave de la NASA que desviará un asteroide

La NASA lanzó con éxito su nave para la prueba de redireccionamiento doble de asteroides DART. El objetivo de esta misión es probar tecnología que algún día podría alterar el curso de un asteroide peligroso en el caso de que este se dirija hacia la Tierra.

El lanzamiento de un cohete de SpaceX que cargaba con la sonda experimental fue retransmitido en directo por la NASA. El artefacto despegó a las 22:21 horas locales desde la base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. Unos 55 minutos después de su lanzamiento se anunció el éxito del despliegue.

Asteroid Dimorphos: we're coming for you!

Riding a @SpaceX Falcon 9 rocket, our #DARTMission blasted off at 1:21am EST (06:21 UTC), launching the world's first mission to test asteroid-deflecting technology. pic.twitter.com/FRj1hMyzgH

— NASA (@NASA) November 24, 2021

El objetivo de DART son dos asteroides, ninguno de los cuales supone un riesgo para la Tierra. El primero de ellos es Dimorphos, que mide 1.60 metros (525 pies) de diámetro. Este orbita alrededor de otro más grande llamado Didymos, que mide 780 metros (2,560 pies) de diámetro.

Deployment confirmed, @NASA’s DART is on its way to redirect an asteroid pic.twitter.com/UTxkcJFcq0

— SpaceX (@SpaceX) November 24, 2021

La nave espacial intentará cambiar el curso de Dimorphos al chocar contra este y ejecutar un impacto cinético para cambiar su movimiento en el espacio cuando lo alcance, según lo previsto, durante el otoño boreal de 2022. Esto sucederá a unos 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra.

Clayton Kachele, director de la misión, explicó que la NASA ha puesto el foco en estos dos asteroides porque su trayectoria y tamaño facilitan a los científicos el seguimiento de los resultados de la prueba.

Si la misión tiene éxito, esta tecnología podría ser tremendamente eficaz en caso de que la Tierra pudiera verse amenazada por la trayectoria de un asteroide.

Los científicos creen que la Tierra está en riesgo de asteroides con un tamaño de 460 pies (140 metros) o más y que muchos de ellos aún no han sido descubiertos por los astrónomos.

Recomendaciones del editor