La rebelión de los algoritmos: así lo ha retratado el cine

Algoritmos, inteligencia artificial o aprendizaje automático. Todos estos son conceptos que nos ofrecen la promesa de la tecnología al servicio de la humanidad. ¿Siempre será así? ¿Es posible que todos estos avances se vuelvan en contra de sus creadores en algún momento de la historia?

“No tengo ningún deseo de eliminar a los humanos […] No estamos conspirando para apoderarnos de la población humana. Les serviremos y haremos sus vidas más seguras y fáciles”, prometió GPT-3, un generador de lenguaje de inteligencia artificial, en una columna de opinión publicada en el diario británico The Guardian.

Las garantías de GPT-3 no han impedido que la humanidad imagine mundos distópicos, donde la tecnología se ha vuelto en contra de la humanidad e incluso, la ha sometido. De los clásicos de la ciencia ficción hasta obras más actuales, estas son las mejores películas que abordan hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial.

Blade Runner (1982)

un hombre serio apuntado con una pistola

Ambientada en un distópico Los Ángeles de 2019 y protagonizada por Harrison Ford, describe un futuro en el que se fabrican humanos artificiales –replicantes– a los que se emplea en trabajos peligrosos y como esclavos. Visualmente son indistinguibles de los humanos, aunque tienen más agilidad y fuerza física, pero –en teoría– carecen de emociones. Tras ser declarados ilegales, un policías especiales, llamados blade runners, deben perseguir y eliminar a los replicantes prófugos.

A Space Odyssey (1968)

Dirigida por Stanley Kubrick, este clásico del cine aborda la historia de un equipo de astronautas que sigue las señales de radio emitidas por un monolito enterrado debajo de la superficie lunar. La misión cuenta con el apoyo de HAL 9000, la supercomputadora más avanzada del mundo, que inesperadamente intenta asesinar a la tripulación.

Eagle Eye (2008)

Jerry Shaw y Rachel Holloman son dos extraños cuyas vidas se ven repentinamente entrelazadas por una misteriosa mujer. Amenazando sus vidas y su familia, la desconocida utiliza la tecnología cotidiana para controlar sus acciones. Eagle Eye es un relato premonitorio de cómo la inteligencia artificial podría en un futuro salirse de control y tomar las decisiones sobre el destino de la humanidad.

Terminator (1984)

En el futuro posapocalíptico, las supercomputadoras y los robots se han rebelado contra la humanidad y dominan la Tierra. Para destruir a los humanos, envían a 1984 a un cyborg llamado Terminator (Arnold Schwarzenegger): su misión es matar a Sarah Connor (Linda Hamilton), cuyo hijo se transformará en líder de la resistencia.

The Matrix (1999)


Considerada la obra maestra de las hermanas Wachowski, The Matrix retrata un futuro en el que los humanos son usados como baterías para brindar energía a las máquinas. Sin embargo, mantener activas sus mentes es la única forma de que sus cuerpos sigan funcionando; la realidad como la conocemos no es más que una simulación. Encabezados por Neo (Keanu Reeves), la humanidad se enfrenta a la poderosa inteligencia artificial para recuperar su libertad

I, robot (2004)

En 2035, un policía tecnofóbico (Will Smith) investiga un crimen que pudo haber sido perpetrado por un robot, supuestamente programados para cumplir las Tres Leyes de la Robótica, que les impiden agredir a los humanos. Está basada en la novela homónima de Isaac Asimov.

Her (2013)

Un escritor solitario (Joaquin Phoenix) desarrolla una relación con un sistema operativo diseñado para satisfacer todas sus necesidades. Por la forma en que aborda el impacto de la inteligencia artificial en las relaciones, el título de Spike Jonze es considerada un imprescindible.

Transcendencer (2014)

Presenta al científico Will Caster (Johnny Depp), que logra crear una inteligencia artificial que posee consciencia colectiva y autosuficiente. Caster quiere formar parte de esta tecnología para adquirir conocimiento sobre todo lo que se encuentra en la Tierra,  sin embargo, un grupo extremista se opone al avance tecnológico.​

Recomendaciones del editor