¿Cómo era el primer reproductor MP3 de la historia?

El walkman y el discman nos permitían llevar nuestra música a todos lados; eran dispositivos prácticos que podíamos trasladar sin mayores problemas. Por lo mismo, quienes los utilizamos los recordamos con cariño.

Quizá el único inconveniente que podemos achacarles es que estábamos obligados a movernos con nuestras cintas de casetes y con los discos compactos, posteriormente. Esto limitaba un poco la cantidad y variedad de música que podíamos reproducir. La otra opción era solo conformarnos con sintonizar la radio.

Por lo mismo, el 11 de marzo de 1998 marcó una verdadera revolución en la reproducción de música mediante dispositivos portátiles. Ese día se lanzó el MPMan F10, el primer reproductor MP3 en el mundo.

Este innovador dispositivo fue desarrollado por la compañía surcoreana SaeHan Information Systems y fue llevado a Estados Unidos y a otros países por Eiger Labs.

Es probable que sus especificaciones no nos llamen mucho la atención hoy día, pero si lo situamos en un contexto histórico, entenderemos que marcó un verdadero cambio en la forma de escuchar música.

El MPMan F10 era un reproductor de 32 MB y apareció en el verano de 1998. Si el usuario pagaba un poco más, podía extender su memoria y llegar a los 64 MB.

Consistía en un aparato sencillo, que utilizaba una pila AA. Medía 91 mm de alto, 70 mm de ancho y 165.5 mm de grosor. Se conectaba a un puerto de las antiguas computadoras para copiar las canciones; en su memoria apenas cabían unas pocas codificadas a 128 Kb.

También contaba con una pequeña pantalla en la parte delantera que exhibía lo que el usuario reproducía en ese momento. Su valor era cercano a los 250 dólares.

Hay que reconocer que este invento no tuvo una vida muy extensa, porque su éxito se vio eclipsado con la aparición del Rio PMP3000, que tenía un precio menor y terminó siendo un verdadero éxito comercial.

Por lo menos el MPMan F10 marcó el camino de lo que se debía hacer en materia de reproductores musicales, ya que desde ese icónico momento muchas otras compañías se aventuraron con sus propios diseños de reproductores de MP3, que añadieron nuevas características y funciones hasta convertirlo en un aparato cómodo y práctico.

Recomendaciones del editor