Skip to main content

Google anuncia clave de paso: el principio del fin de la contraseña

Google está dando un paso para que las contraseñas sean cosa del pasado, y justo en el Día Mundial de las contraseñas, el gigante de Mountain View ha comenzado a implementar claves de paso, la forma más fácil y segura de iniciar sesión en aplicaciones y sitios web y un paso importante hacia un «futuro sin contraseña».

Estas claves de paso serán una opción adicional que las personas pueden usar para iniciar sesión, junto con contraseñas, verificación en 2 pasos (2SV), etc.

Las claves de paso son una nueva forma de iniciar sesión en aplicaciones y sitios web. Ambos son más fáciles de usar y más seguros que las contraseñas, por lo que los usuarios ya no necesitan confiar en los nombres de mascotas, cumpleaños o la infame «contraseña123». En cambio, las claves de paso permiten a los usuarios iniciar sesión en aplicaciones y sitios de la misma manera que desbloquean sus dispositivos: con una huella digital, un escaneo facial o un PIN de bloqueo de pantalla. Y, a diferencia de las contraseñas, las claves de acceso son resistentes a ataques en línea como el phishing, lo que las hace más seguras que cosas como los códigos SMS de un solo uso.

Google sostuvo que, «las claves de paso para las cuentas de Google están disponibles. Puedes probarlos aquí y configurarlos es fácil».

Recomendaciones del editor

Topics
Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
La broma que originó el primer Doodle de Google
Burning Man, el primer Doodle de Google

Con más de 4,000 diseños después de dos décadas, los Doodles se han convertido en uno de los sellos más característicos del buscador de Google. Sin embargo, todo comenzó en 1998 como una “broma” de Larry Page y Sergey Brin para confirmar su asistencia a Burning Man, uno de los festivales más tradicionales en Estados Unidos.

Los fundadores de Google querían comunicarle al mundo –y también al resto de los empleados– que durante siete días no estarían a cargo de la empresa, sino que se encontrarían en Black Rock, Nevada, la ciudad artificial que acoge Burning Man.

Leer más
El malware se está propagando a través de los anuncios de Google Bard
Google Bard: ¿cómo unirte a la lista de espera para probar esta IA?

A medida que el público se adapta a confiar en la inteligencia artificial, también se crea un entorno perfecto para que los piratas informáticos atrapen a los usuarios de Internet para que descarguen malware.

El último objetivo es el chatbot de Google Bard, que se está utilizando como señuelo para aquellos en línea para que, sin saberlo, hagan clic en anuncios que están infectados con código nefasto. Los anuncios están diseñados como si estuvieran promocionando Google Bard, lo que los hace parecer seguros. Sin embargo, una vez que se hace clic en ellos, los usuarios serán dirigidos a una página web plagada de malware en lugar de una página oficial de Google.
Investigación de ESET / Investigación de ESET
Los investigadores de seguridad de ESET observaron por primera vez las discrepancias en los anuncios, que incluyen varios errores gramaticales y ortográficos en la copia, así como un estilo de escritura que no está a la par con el estándar de Google, según TechRadar.

Leer más
La IA ahora roba tus contraseñas con casi el 100% de precisión
Imagen típica de un hacker con una laptop para aprender a cómo saber si tu celular ha sido hackeado

DT
Investigadores de la Universidad de Cornell han descubierto una nueva forma en que las herramientas de IA roban sus datos: las pulsaciones de teclas. Un nuevo trabajo de investigación detalla un ataque impulsado por IA que puede robar contraseñas con hasta un 95% de precisión al escuchar lo que escribe en su teclado.

Los investigadores lograron esto entrenando un modelo de IA sobre el sonido de las pulsaciones de teclas y desplegándolo en un teléfono cercano. El micrófono integrado escuchó las pulsaciones de teclas en una MacBook Pro y pudo reproducirlas con una precisión del 95%, la precisión más alta que los investigadores han visto sin el uso de un modelo de lenguaje grande.

Leer más