Skip to main content

¿Cuál es la diferencia entre VPN y VPS?

Aunque a primera vista la diferencia entre VPN y VPS no parece muy grande, estos dos conjuntos de siglas apuntan a explicaciones muy diferentes; mientras que una VPN o red privada virtual es un recurso para permanecer anónimo mientras navegas por internet, un VPS o servidor privado virtual es una forma de alojamiento de una web.

¿Sigues confundido? No hay problema. Continúa leyendo y te explicaremos todo sobre las diferencias claves entre ambos conceptos, así como también detallaremos exactamente qué es cada forma de tecnología.

¿Qué es una VPN?

Una VPN (o Red Privada Virtual, por sus siglas en inglés) es una manera en la que puedes crear una conexión entre tú e internet. Al hacerlo, tus datos se cifran y se mantienen completamente privados, para que tu ISP o los sitios webs por los que estás navegando no sepan lo que estás haciendo. En ese sentido, la VPN mantiene tus datos privados, por lo que no hay forma de que otras fuentes puedan acceder a esta información. Considéralo una capa adicional de seguridad entre tú y el mundo exterior.

Las VPN son muy útiles para múltiples propósitos, por lo que es importante saber exactamente qué es una VPN y cómo puede ayudarte en tu vida diaria. En particular, si usas muchas redes wifi públicas, es muy importante tener un servicio VPN disponible, ya que no puedes confiar en la seguridad de una red pública. Incluso, los teléfonos inteligentes se benefician de una VPN.

¿Qué es un VPS?

Un VPS (o Servidor Privado Virtual, por sus siglas en inglés) es una forma de alojamiento para la web. En ese sentido, resulta interesante poder conocer las diferentes opciones que existen para ver en dónde encaja exactamente una VPS.  La alternativa más económica es el alojamiento de servidor compartido, el cual apunta a que el sitio web se encuentra en el mismo servidor de muchos otros sitios, lo que puede traer consigo velocidades más lentas de navegación, así como un menor control en el funcionamiento interno de tu sitio, ya que no tienes acceso completo al servidor.

Por contraparte, una alternativa más costosa es el alojamiento dedicado, en el que contamos con un servidor completo solo para nuestro sitio web. Eso sí, también conlleva sus problemas, como por ejemplo que su precio puede ser muy caro para los usuarios, aunque como ventaja está que tendremos más opciones de personalización.

El término medio es justamente el alojamiento VPS, ya que es un híbrido de un servidor compartido y dedicado. Si bien funciona para varios usuarios a la vez, la gracia es que mantiene separados los sitios en sus propios servidores virtuales. Así, se obtienen mejores velocidades y más opciones de personalización, con la ventaja de no tener que pagar tanto como se haría con un servidor dedicado.

Con base en esto, también existen los servidores VPS en la nube, que distribuyen información y los servidores virtuales por medio de una red basada en la nube. Si bien estos son menos seguros, son más baratos y, a menudo, cuentan con menos tiempo de inactividad que los VPS normales.

¿Por qué necesito una VPN?

Principalmente, una VPN mantiene seguro nuestro historial de navegación en internet. Cifrando su tráfico para que todo lo que estemos haciendo esté protegido contra los piratas informáticos y otros ciberdelincuentes. Al obtener seguridad mejorada, por consiguiente se estará más seguro cuando estemos conectados a una red wifi pública. No obstante, también podemos proteger nuestra privacidad en una red doméstica tradicional.

Lo anterior se da ya que los ISP y los anunciantes en línea pueden recopilar datos sobre nuestros hábitos de navegación mientras usamos internet. Una VPN permite ocultar nuestra actividad y dirección IP, lo que nos ayuda a estar prácticamente desde el anonimato.

Además, otra ventaja de utilizar una VPN es la posibilidad de saltar las restricciones geográficas de ciertos sitios web, como por ejemplo las plataformas de streaming como Netflix u otras que no estén disponibles en nuestro país.

También, es posible conseguir productos a mejores precios en tiendas de e-commerce gracias al uso de una VPN. En ese sentido, algunos minoristas, como aerolíneas o empresas hoteleras usan tu historial de navegación para ofrecer precios más caros. Con esta herramienta, podemos disfrazar nuestro historial para así obtener valores más baratos.

Además, contamos con otra ventaja no tan mencionada, que tiene que ver con las limitaciones del ancho de banda, ya que si bien muchas ISP pueden limitar las velocidades de navegación después de un uso determinado de tiempo, con una VPN no se nos podrá rastrear y por tanto no sufriremos ese inconveniente. Los ISP suelen limitar las velocidades de descarga cuando, por ejemplo, se utilizan archivos tipo torrents, por lo que es útil en el caso de que descarguemos este tipo de archivos.

¿Por qué necesito un VPS?

Por contraparte, vale mencionar que un VPS no apunta a lo mismo que una VPN, pues esta dirigido a aquellas personas que buscan alojar su propio sitio web. Un VPS es una forma de servidor dedicado y que responda a nuestras necesidades de almacenamiento o alojamiento web, con archivos almacenados en un servidor virtual en lugar de un servidor físico dedicado, que es una alternativa mucho más cara.

Un VPS es una forma mucho más rentable de alojar un sitio web en vez de usar un alojamiento dedicado. Podemos compartir el servidor con otros usuarios mientras aún tenemos el control total de un servidor virtual contenido dentro. Para una mayor presencia en la web, también tenemos la ventaja de escalabilidad, que permite agregar más espacio en disco, RAM, u otro hardware según sea necesario.

Eso sí, más allá de que un plan de alojamiento compartido puede ser bastante lento y limitado, un VPS significa que nuestro sitio web puede manejar un aumento repentino de tráfico. Además, brinda flexibilidad de controlar y personalizar nuestro servidor, agregando software o hardware adicional por un precio.

El alojamiento del servidor VPS resulta mejor en caso de si pensamos ejecutar aplicaciones complejas, configurar plataformas de comercio electrónico o bien ejecutar software operado de forma remota.

Considerando lo anterior, vale decir que el alojamiento VPS requiere de ciertos conocimientos a nivel técnico, para que así lo aprovechemos al máximo. Si bien muchos dueños de sitios webs estarán de acuerdo con un plan de alojamiento compartido, al momento de familiarizarse con los detalles más técnicos, un VPS es un buen término medio antes de considerar un servidor dedicado que resultaría más costoso.

¿Cuánto cuesta una VPN y un VPS?

Existe una amplia oferta de VPN, por lo que es importante buscar la mejor alternativa de acuerdo a tus necesidades, ya que existen distintos con muchos servicios disponibles a un precio bastante bajo.

En comparación, un VPS puede resultar más caro, ya que es un servicio más especializado. Además, no todo el mundo necesita un VPS, puesto que va dirigido a solo aquellos que piensan alojar un sitio web. En ese caso, muchos usuarios estarán bien con un plan de alojamiento compartido.

Eso sí, vale mencionar que en caso de que tengamos un negocio en crecimiento, un VPS resulta una forma muy útil de obtener la flexibilidad de un servidor dedicado por menos dinero. Al igual que con una VPN, recomendamos indagar e investigar las opciones que existen para así elegir la que más se adecúe a nuestras necesidades para un alojamiento web.

VPN vs VPS: una gran diferencia

Si bien los acrónimos pueden sonar familiares, existen grandes diferencias entre lo que significa VPN y VPS.

Para ir al grano, una VPN es algo que la mayoría de los usuarios necesitan. Es capaz de mantener tus datos de forma segura, ya sea de las revisiones invasivas de tu ISP en casa o del riesgo de una fuente potencialmente peligrosa al momento de usar una red wifi pública, una VPN es un a herramienta esencial en estos días. Siempre es mejor mantener tu navegación privada y segura, y una VPN es una forma económica de hacerlo.

En caso de quienes están lanzando un negocio u otro emprendimiento por medio de un sitio web, un VPS puede ser útil. Es una forma más avanzada de alojamiento web, por lo que no se adaptará a todos, sin embargo, tiene muchas ventajas. Su mayor beneficio es permitir escalar tu sitio web de acuerdo al crecimiento de tu negocio, brindándote más libertad sobre el uso regular de alojamiento compartido. No es esencial para todos los usuarios de la web, pero para el propietario de un sitio web experto en tecnología, es una buena opción a considerar.

Eso sí, no esperes que mantenga tu historia de navegación privado como lo haría una VPN. ¡Son herramientas muy diferentes!

Recomendaciones del editor