Así puedes calibrar tu monitor para obtener una mejor experiencia visual

Calibrar el monitor

Mucha gente se pasa el día frente a un monitor. De hecho, si estás leyendo esta noticia, seguramente estás frente a uno, ¿verdad? Pero ¿cuántas personas se toman su tiempo para calibrar el monitor de su computadora?

Pues bien, una calibración adecuada garantiza que los colores y los niveles de negros sean ciertos y garantiza que el monitor produzca los mejores resultados para editar y ver imágenes y vídeos.

Por ello, saber calibrar el monitor es una habilidad cada vez más importante. Para hacerlo, o bien puedes llevar tu monitor a un profesional o, ¿por qué no calibrarlo tú mismo y ahorrarte así un dinero? Además, una rápida calibración es relativamente fácil, sin complicaciones y mejorará en gran medida la calidad de la imagen.

Para ello, sigue esta guía que hemos elaborado y que te ayudará a asegurarte de que los colores estén representados con precisión en todo momento.

La verdad es que no podemos garantizarte que obtengas unos resultados tan buenos como los de un profesional, pero con estos procedimientos básicos de calibración superarás los ajustes predeterminados de fábrica de tu monitor.

Antes de que empieces

  • Antes comenzar el proceso de calibración, deberás encender el monitor por lo menos media hora antes para que pueda calentarse a su temperatura y condiciones normales de funcionamiento.
  • Después, establece la resolución del monitor a tu resolución de pantalla predeterminada.
  • Asegúrate de calibrar el monitor en una habitación con iluminación ambiental moderada. La habitación no tiene que estar a oscuras, pero tampoco que reciba reflejos agudos y colores emitidos por la luz directa.
  • Debes familiarizarte también con los controles de pantalla de tu monitor. Pueden ubicarse en el propio monitor, en el teclado o en el panel de control del sistema operativo.

Calibrar utilizando las herramientas integradas de Windows y Mac

Tanto el sistema MacOS como Windows tienen herramientas de calibración integradas que te ayudarán paso a paso durante el proceso, lo que te resultará especialmente útil si eres nuevo en el proceso de calibración.

Las herramientas gratuitas deben ser la primera elección si cuentas, por ejemplo, con un presupuesto ajustado. Son extremadamente prácticas, rápidas y fáciles de localizar dentro del sistema operativo. Deberás tener en cuenta que los ajustes estarán limitados por el tipo de pantalla y el modelo.

Los términos variados – gamma, punto blanco, etc. – pueden parecer un poco intimidantes a primera vista, pero cada uno proporciona una explicación relativamente simple de lo que significan.

Windows

En Windows 10, la herramienta de calibración se puede encontrar abriendo la aplicación Configuración. Haz clic en la selección del sistema en el menú principal, luego elige Visualizar en el menú siguiente.

Una vez que hayas abierto la pantalla, desplázate hasta la parte inferior y haz clic en Configuración avanzada de pantalla.

Una vez más, desplázate hacia abajo hasta que veas Calibración de color y, a continuación, haz clic en esta opción.

También puedes abrir la herramienta escribiendo “calibrar” en el cuadro de búsqueda de Cortana y seleccionar “Calibrar el color de la pantalla”.

En versiones anteriores de Windows, puedes encontrar la utilidad Calibración de color en la sección Pantalla del Panel de control y en Apariencia y Personalización.

Y como alternativa, al igual que con Windows 10, puedes abrir la utilidad realizando una búsqueda en Windows. Simplemente escribes “calibración de color” en la barra de búsqueda, y debería aparecer como primer resultado.

Windows 10

Las instrucciones completas de Windows también te guiarán a través del proceso de calibración una vez que haya encontrado y abierto la utilidad de software.

Simplemente deberás seguir las instrucciones que aparecerán en pantalla para elegir los ajustes de gamma, brillo, contraste y balance de color. Una imagen de ejemplo acompañará a muchos de los ajustes.

Simplemente haz los ajustes necesarios para que la imagen se parezca a la muestra tanto como sea posible. Y, una vez que el asistente de calibración esté completo, asegúrate de elegir la “calibración actual”, o volver a la calibración anterior si no estás satisfecho con los resultados.

Una vez que hayas terminado, la nueva calibración se almacenará como un archivo .ics y aparecerá como un nuevo perfil de International Color Consortium (ICC) en la aplicación de Color Management.

La forma más fácil de abrir esta aplicación es escribir “gestión del color” en el cuadro de búsqueda y elegir el primer resultado. Una vez abierta, podrás seleccionar tu monitor de la lista de dispositivos y ver qué perfiles ICC están disponibles.

Windows 10

MacOS

En MacOS, el Asistente de Calibración de Pantalla se encuentra en las preferencias del sistema bajo la pestaña Pantallas. Si tienes problemas para encontrarlo, intente introducir “calibrar” en Spotlight para escanear las distintas carpetas y archivos de tu computadora. El resultado debe mostrar una opción para abrir la utilidad en el panel Preferencias del Sistema.

MacOs

Las instrucciones paso a paso de tu Mac también te guiarán por el proceso de calibración una vez que hayas encontrado y abierto la utilidad de software.

Simplemente sigue las instrucciones en pantalla para elegir el brillo, el contraste, el punto blanco de la pantalla, etc.

Haz clic en Continuar y guarda el perfil de calibración una vez que hayas terminado con los ajustes.

Con herramientas online

Calibrar el monitor

Hay un puñado de herramientas de calibración basadas en la web que ayudan a ajustar manualmente la configuración del monitor. Pueden proporcionar una calibración más precisa, o más personalizada.

  • Display Calibration – Calibración de la Pantalla – permite ver varios patrones de prueba y muestras de cómo se verá una pantalla correctamente calibrada. Aunque el sitio no es el más estéticamente agradable y rara vez se actualiza, las herramientas de calibración en pantalla para brillo, contraste, profundidad de color y resolución pueden resultar útiles si no puedes acceder a las herramientas de calibración incorporadas.
  • Photo Friday – es una sencilla página web diseñada para calibrar el brillo y el contraste de tu pantalla. Sólo tienes que ajustar la configuración del monitor hasta que la transición de los tonos de negro a blanco se distinga claramente en la pantalla.
  • Online Monitor Test – es uno de los mejores sitios web de calibración que hay. Está alineado con una gran cantidad de pruebas interactivas para ayudarte a ajustar los colores de pantalla de tu monitor y para ver puede producir gradientes suaves. También hay herramientas para identificar los píxeles dañados y la retroiluminación, convirtiendo el sitio web en una de las herramientas de calibración más robustas hasta la fecha.
  • Lagom LCD Monitor Test Pages – Las páginas de prueba del Monitor LCD Lagom – es útil, tanto con conexión como sin conexión. El sitio web no sólo permite ajustar varias cosas como contraste y tiempo de respuesta, sino que también permite descargar las imágenes como un archivo zip de 120 KB, para que puedas comprobar cualquier monitor que estés pensando en comprar.

Con la compra de nuevo hardware

Cómo calibrar el monitor

Las utilidades de calibración incorporadas y el software basado en la web son excelentes para una solución rápida.

Estos procesos de calibración se basan en la percepción que tiene un individuo del color y, por tanto, están abiertos a la subjetividad relacionada en cómo se ven los diferentes colores.

La compra de un dispositivo de calibración es una manera de evitar este dilema y asegurarte así de que tu monitor está calibrado correctamente. Eso sí, tendrás que invertir algo de dinero si estás buscando una mayor precisión y control. Sin embargo, todavía existen alternativas asequibles que funcionan bien con un presupuesto ajustado y que te ayudarán a obtener la coherencia del color que necesitas en todos tus monitores.

Si estás buscando una herramienta de calibración, recomendamos usar Spyder5Express ($130 dólares), Spyder5Pro ($180 dólares) o Spyder5Elite ($280 dólares). Los tres dispositivos cuentan con un sensor de siete colores de espectro completo para ayudar a describir con precisión una variedad de pantallas de gama amplia y normal, pero las versiones más caras están mejor equipadas y cuentan con más funciones.

Si decides comprar alguna de estas herramientas, todo lo que tiense que hacer es conectar el dispositivo a tu pantalla, conectarlo a un puerto USB y ejecutar el software de calibración incluido. El software automatizado te guiará a través de todo el proceso.

La serie ColorMunki de X-Rite ( desde $100 dólares) también es una buena alternativa. Al igual que la serie Spyder, los tres dispositivos vienen con un software de calibración automatizado, con versiones más caras que ofrecen más funciones y una mayor personalización.

Conclusión

Calibrar un monitor es una tarea sencilla y que te beneficiará en muchos sentidos. Aparte de obtener unas imágenes con un aspecto más preciso y reducir la tensión en tus ojos, la calibración del monitor también ayuda a garantizar que tus impresiones coincidan con tu pantalla.

De manera que, no hay ninguna razón que te obligue a seguir con los ajustes preestablecidos con los que compraste tu monitor, ¿verdad?