¿Por qué un rico compraría un teléfono 2G en $4,000 dólares?

A fines de la década del 90, Nokia era por lejos uno de los mayores fabricantes de teléfonos del mundo. En pleno apogeo, la empresa finlandesa se atrevió a crear una filial especializada en aparatos ultra premium, con sede en Gran Bretaña, que elaboraba los teléfonos con materiales como el titanio y el zafiro y con incrustaciones de piedras preciosas.

Se llamaba Vertu y fue sinónimo de poder y alto lujo. Eso hasta 2017 cuando se declaró en bancarrota. Una desaparición provocada, según muchos, por la venta de Nokia a Microsoft y por el arribo de los teléfonos inteligentes.

Pero algunos antiguos ejecutivos de Vertu no querían que la historia de la compañía llegara a su fin. El exjefe de diseño, Hutch Hutchison, y varios exempleados fundaron una nueva marca: Xor.

Según Hutchison, se le acercó un grupo de antiguos clientes de Vertu que eran lo suficientemente ricos como para financiar una empresa de nicho. “Xor es la empresa que fabricará hermosos teléfonos para las élites adineradas”, señaló a Engadget.

Este martes, Xor presentó su primer teléfono: el Xor Titanium, llamado así por su chasis de titanio. En lugar de intentar vencer a Apple, Google y Samsung en especificaciones, el teléfono posee un modelo retro en casi todos los sentidos.

Ofrece llamadas de voz a través de 2G/3G, así como mensajes de texto SMS. Los únicos guiños a la modernidad serán un sensor de calidad del aire, la cancelación activa de ruido y la carga inalámbrica.

Una ventaja de la escasez de tecnología inteligente es que se espera que la batería dure hasta cinco días con una sola carga, dependiendo del uso. Hutchison dice que el software patentado, basado en Linux, del teléfono es igualmente limitado.

De ahí que la ciberseguridad sea el principal argumento de venta de Xor, y los teléfonos se dirigirán a hombres de negocios que necesitan comunicaciones confiables.

Así, si dos personas tienen un teléfono Xor, podrán intercambiar llamadas y mensajes de texto con cifrado de extremo a extremo a nivel de hardware. El teléfono también usará un tono de llamada diferente para indicar si una llamada está encriptada o no.

Cada teléfono también tendrá una clave secreta que permitirá a los usuarios eliminar sus datos de forma remota.

Al igual que Vertu, los teléfonos de Xor están hechos a mano en Inglaterra.

El precio del Xor Titanium asciende a $3,942 dólares.

Recomendaciones del editor