Toyota 4Runner, una década de experiencias todoterreno

Cuando algo es bueno y cumple bien con su trabajo, ¿para qué cambiarlo? Toyota se ha tomado muy en serio esto y lo comprueba con este longevo SUV, que con más de 10 años en el mercado mantiene un buen número de ventas y da que hablar gracias a su confiabilidad y capacidades todoterreno.

Muy agresivo, muy cuadrado, muy grande, muy recto y con líneas atemporales, algo que suele ser común en los 4×4 de verdad, como el Wrangler y el Defender, con ciclos de vida muy largos.

La versión Venture tiene rasgos un poco más agresivos, que se acentúan en las ruedas TRD de 17 pulgadas cubiertas por llantas 265/70, el portaequipaje adicional Yakima en el toldo, una supuesta toma de aire sobre el cofre, spoiler trasero sobre el medallón y la parte baja de la defensa en color negro. Espejos, manijas, marcos de ventanas, cristales traseros… son varios los lugares donde hay detalles oscuros, incluso el logo de Toyota al frente y atrás es negro.

Toyota 4Runner TRD

El interior no desentona con la apariencia aventurera del exterior: tapetes de plástico de uso rudo, volante enorme, mandos y perillas grandes, además hay una palanca para engranar la caja reductora y lanzarse a la ruta. En un mercado donde ya todo son botones, el 4Runner sigue siendo tradicional, como los mandos en el cielo para las funciones de todo terreno (posición muy peculiar). El centro del tablero lo domina una pantalla de ocho pulgadas. Todo los materiales y formas se notan en un auto de esta índole, cuya cajuela cuenta con redes, plásticos protectores, una toma de corriente de 120 V, 100/400 W y opción de una hielera.

Hay espacio en todas las direcciones, aunque la tercera fila es prácticamente solo para niños pequeños. Si te quedas con solo cinco plazas, tendrás una cajuela de dimensiones significativas, con espacio para 47.2 pies cúbicos.

Como vehículo destinado al mercado estadounidense, hay muchos portavasos, 10 en total, y 12 para las versiones de tres filas de asientos.

Interior Toyota 4Runner

A pesar de su veterana configuración mecánica con un motor V6 de 4.0 litros, 270 hp, 278 lb-ft que pasa la fuerza a las cuatro ruedas por una caja automática de solo cinco relaciones y un consumo promedio anunciado de solo 17 mpg, el 4Runner tiene suficientes argumentos para seguir estando en la mente de los consumidores que disfrutan del 4×4 puro y rudo, ideal para una escapada de fin de semana o semana completa, pasar por arena, piedras, montañas, playa, dejarlo cubierto de lodo y listo para la siguiente aventura.

El 4Runner está disponible en nueve versiones y cada una con infinidad de opciones, se encuentran desde los $36,590 dólares para la versión SR5 y hasta $50,570 para la TRD Pro.

Recomendaciones del editor