Lamborghini del Papa Francisco se subasta por una gran cantidad de dinero

El pasado mes de noviembre, Lamborghini le regaló al Papa Francisco un Huracán LP580-2 pintado con los colores blanco y dorado del Vaticano. No nos sorprende mucho el que el Papa Francisco decidiera vender el automóvil y obtener algo de dinero para obras de caridad (en lugar de quedárselo para salir a dar unas vueltas por Roma…). El Lamborghini Papal fue subastado recientemente por RM Sotheby’s y se vendió al mejor postor por €715,000 euros, unos $857,000 dólares al tipo de cambio actual.

El precio de venta final hace que el precio de etiqueta —de aproximadamente $200,000 de un Huracán LP580-2 normal— parezca casi razonable. De acuerdo, este automóvil tenía el plus de haber contado con propietario muy famoso, uno que no solo firmó el auto, sino que también lo bendijo… Las ganancias de la venta se destinarán a varias organizaciones de beneficencia, incluida la de un grupo que trabaja para reconstruir aldeas en Nineveh Plain, una organización que ayuda a mujeres maltratadas y víctimas de las mafias de prostitución, y dos grupos más que ayudan a mujeres y niños en África central.

Aparte de su trabajo de pintura especial y su conexión con el Papa Francisco, el automóvil es un Huracán LP580-2 de stock. Esto significa que es el modelo de nivel de entrada en la alineación del Huracán, con un V10 de 5.2 litros que bombea 572 caballos de fuerza (el “580” representa su salida en métrica) y 398 libras-pie de torque, potencia que se envía a las ruedas traseras (de ahí el “-2”). El “LP” significa “posteriore longitudinal”, refiriéndose a su motor longitudinalmente montado en la mitad. Otras variantes del Huracán tienen más potencia y tracción total, pero el LP580-2 todavía es capaz de pasar de 0 a 62 mph en 3.4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 198 mph, según Lamborghini.

El transporte diario del Papa Francisco tiende a ser un poco menos sofisticado. El Pontífice ha utilizado de todo, desde un Jeep Wrangler hasta un Hyundai Santa Fe en sus giras extranjeras, y recibió un auto eléctrico Opel Ampera-e (una versión mejorada del Chevrolet Bolt EV) el año pasado para su uso dentro de la Ciudad del Vaticano. Alguna vez usó un Renault 4 de 1984 como su automóvil personal.

Esta no es la primera vez que un automóvil conectado al Papa Francisco pasa a subastas. Un Fiat 500L que utilizó durante una visita a Filadelfia fue subastado con fines benéficos en 2016. Como era de esperar, el pequeño Fiat no trajo tanto dinero como el Lamborghini, pero tampoco le fue muy mal: se vendió por $82,000, cuatro veces el precio base que los 500L tienen en los EE.UU.