Lexus creó un monstruo de auto en el GS F, pero hay algo que deja mucho que desear

Si te gusta la velocidad no adulterada y el lujo del diseño japonés, este es tu vehículo.

Ventajas
• 467 caballos de fuerza
• Diseño elegante, deportivo y moderno
• Aceleración instantánea

Desventajas
• Es muy costoso
• No tiene Apple CarPlay o Android Auto
• Navegación de la pantalla es tediosa


El Lexus GS F del 2018 tiene 467 caballos de fuerza, ¿necesito decir más? Ok, de pronto sí: es un motor normalmente aspirado de ocho cilindros en forma de V en 90 grados. En teoría, eso sería suficiente para irlo a comprar, ya que un amante de los autos no necesitaría conocer ninguna información adicional, pero les diré más.

Si se están preguntando cuánto cuesta esta belleza, esa información se las daré más adelante, si te imaginas que no es barato, estás en lo correcto: no lo es. Manejar este bólido fue una experiencia inigualable, realmente hay pocos autos que tengan esa inyección de adrenalina automática como este. La aceleración es instantánea, inclusive superando a los carros eléctricos que he manejado, y les doy un dato adicional: tiene un torque de 389 lb. -ft.

Las líneas exteriores son agresivas, la parilla delantera casi toca el suelo, los acentos de fibra de carbono le dan un toque deportivo que lo hace “Rápido y Furioso” y el alerón posterior es también hecho en fibra de carbono. Manejamos el color azul mica, con rines de 19 pulgadas que son pintados en color plata, los cáliper de los frenos vienen en color naranja, y eso les hace destacarse de forma espectacular.

Los interiores vienen con una combinación de piel y gamuza, donde la piel adorna los asientos y la gamuza, las partes que no tocan tu cuerpo como el tablero y algunos acentos en las puertas. Cabe mencionar que los asientos no son convencionales: te abrazan de forma cómoda y tiene dos cavidades cerca de las cabeceras que los hace un asiento deportivo 100%.

Manejar este bólido fue una experiencia inigualable y hay pocos autos que tengan esa inyección de adrenalina automática.

El sonido como en casi todos los Lexus de lujo es Mark Levinson, es el mejor sonido que he escuchado en cualquier auto, incluyendo lo que viene con Bose o Harman Kardon. El audio proviene de 17 bocinas y 835 watts de poder y no es equipamiento estándar, es opcional y tiene un precio de $1,380 dólares. Ya que estamos hablando de precios es el momento de revelar el precio total del automóvil: el costo base es del $84,350 dólares, pero con las opciones de rines de 19 pulgadas, el proyector del parabrisas (Heads Up Display), el audio ya mencionado, los cáliper color naranja y la pintura Premium, más los costos de entrega, el carrito llega a un precio total de $89,120 de los verdes.

Lo que no nos gustó fue el infotainment, ya que a pesar de su pantalla 12.3 pulgadas, Lexus insiste en ignorar Android Auto y Apple CarPlay, así como las funciones táctiles de la mayoría de las pantallas que tienen los autos de hoy. Además insisten en su palanca tipo mouse de computadora que hacen de la navegación de los menús una tarea tediosa y complicada, lo que hace el simple uso del GPS infernal, introducir una dirección toma años y cambiar de app a app es una tarea para autos estacionados.

¿Deberías comprarlo?

Si te gusta la velocidad no adulterada y el lujo del diseño japonés, este es tu vehículo, aunque si hablamos de velocidad pura, existen opciones más económicas como el Ford Mustang Shelby, el Chevrolet Corvette o hasta un Alfa Romeo Quadrifoglio, pero más allá de los problemas de sistema de info-entrenimiento es difícil encontrar un sedán que pueda sentar a cinco adultos y tener todas las características de este. Se trata de un automóvil que todos queremos tener, pero pocos podemos comprar.