Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 2018: excesos que siempre se agradecen

El Porsche Panamera Turbo Sport Turismo es un vehículo de excesos: chapa, potencia, tecnología, detalles de primera calidad y carácter. Lo cierto es que no existía una necesidad práctica de un vehículo como este y, sin embargo, ahí está. ¡Suerte la nuestra!

Para entender lo que es el Sport Turismo, uno debe reflexionar sobre la historia de los station wagons. Derivados de camionetas ligeras, los wagons se originaron como vehículos comerciales con paneles de madera en la década de 1920, todo antes de la transición a vehículos familiares de mayor precio en la década de 1950. No fue hasta finales de 1960 cuando los wagons se dispararon en tamaño y asumieron su estado icónico de vehículos utilitarios. Los años posteriores no fueron tan amables, y el ascenso imparable de los SUVs prácticamente eliminó este estilo de carrocería del mercado de los EE. UU.

Sin espacio para florecer como vehículo utilitario, los fabricantes posicionan sus modelos de techo largo como herramientas todoterreno (por ejemplo, Allroad de Audi y Alltrack de Volkswagen) o accesorios premium (Panamera Sport Turismo de Porsche). Si bien es similar a los modelos de la década de los ‘50, los station wagons de lujo contemporáneos suman una nueva característica: el rendimiento.

El Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 2018 ($154,000) compite en la misma arena que el Mercedes-AMG E 63 S Wagon ($106,950) y el Jaguar XF Sportbrake S ($70,450) por las ventas en este micro-segmento. El modelo de las fotografías viene equipado con una larga lista de complementos de rendimiento, las cuales hacen subir su precio a $183,060 (sin incluir cargos de destino). Vaya… pero ¿qué se obtiene a cambio de tanto dinero?

Por un lado, una forma única. Si bien el Panamera no siempre ha sido hermoso, la segunda generación (presentada en 2017) refinó los bordes más ásperos del automóvil para lograr un diseño cohesivo y exclusivo. El modelo mejora el Panamera de cuatro puertas con una línea del techo más elegante y un perfil distintivo. Los faros quad-LED de Porsche, una fascia inferior ventilada y un capó esculpido enmarcan la parte delantera. Los diseños de llantas de 21 pulgadas disponibles contienen unos enormes frenos, siempre en contraste con el color del cuerpo.

El ancho de vía es considerable: 2.4 pulgadas más ancho que el XF y 1.3 pulgadas más ancho que el E63, cosa que se percibe más claramente desde atrás. Unas luces traseras llamativas con una viga superior de ancho completo se asientan sobre cuatro salidas de escape trapezoidales para romper la superficie de la parte trasera.

Después de pasar un tiempo en un 911 GT3, resulta un poco extraño subirse a un Panamera. En comparación con la cabina minimalista del 911 —centrada en el conductor— el Panamera es más equilibrado, lujoso y está saturado de tecnología. El ADN de rendimiento de Porsche está claramente representado en ambos carros: el volante, por ejemplo, tiene el mismo diseño, así como el conjunto de indicadores dominado por el enorme tacómetro. Pero no sólo para el gozo del conductor fue hecho el Sport Turismo.

El modelo de las fotos está equipado con asientos de cuero negro y molduras de aluminio cepillado, aunque hay una amplia selección de colores de piel y adornos de madera o fibra de carbono. Sin importar cómo lo elijas, el Panamera siempre será de primera clase, con asientos cómodos para los cinco pasajeros, un elegante panel central de cristal que enmarca el selector de marchas, un techo de Alcántara y controles metálicos. Los adultos de tamaño completo caben cómodamente en las cuatro esquinas, y los controles disponibles de calefacción, ventilación y clima de los asientos traseros hacen que cada pasajero se sienta a gusto.

Dominando el tablero, se encuentra el último sistema de infoentretenimiento de Porsche, que cuenta con una impresionante pantalla ancha de 12.3 pulgadas y un par de pantallas reconfigurables que flanquean el tacómetro. El acceso a las funciones avanzadas del módulo es un proceso continuo, y la respuesta ultra rápida a las entradas hace que la pantalla táctil central sea un placer de usar. Apple CarPlay viene de serie, y Android Auto está… notablemente ausente. La vívida pantalla contiene todos los medios, navegación, telemetría, modo de manejo y configuración de control de clima. Alternativamente, los comandos de voz, los controles del volante y los botones táctiles en la consola central se pueden usar para configurar estos ajustes.

porsche panamera turbo st 2018 28

Mentalmente, nada contrarresta la anormalidad que significa manejar un wagon de 550 caballos de fuerza. Con su enorme torsión (567 libras-pie de torque), el Panamera Turbo Sport Turismo es más rápido pasando de 0 a 60 mph que los autos deportivos específicos, como el BMW M4, todo mientras carga con 800 libras de peso extra. El V8 biturbo de 4.0 litros de Porsche es significativamente más potente que el V6 supercargado de 380 caballos de fuerza del XF Sportbrake, pero no puede competir con el V8 doble turbo de 603 caballos de fuerza del AMG E63 S.

Porsche ofrece una nueva garantía de vehículo con cuatro años o 50,000 millas de cobertura. La garantía incluye un programa de asistencia en carretera las 24 horas, pero a diferencia de muchos de sus rivales, el mantenimiento programado gratuito solo se incluye durante el primer año. Más allá de eso, los clientes pueden esperar gastar un poco más de $4,000 en mantenimiento estándar al cuarto año de propiedad. Además de estos gastos, las reparaciones no programadas representarán aproximadamente unos $1,500. Estas cifras son ligeramente superiores a la media para los vehículos de lujo de tamaño completo, pero de ninguna manera inusuales. J.D. Power califica a Porsche 5/5 tanto por la confiabilidad como por la calidad general, y los propietarios expresan constantemente experiencias positivas a través de foros en línea.

Hay que decirlo: Porsche rompió un molde con este vehículo, y ha dejado a sus competidores totalmente perplejos. ¿Deberías comprarlo? $150K es una suma considerable, pero el Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 2018 merece totalmente la pena. Si puedes darte el gusto, hazlo. Nunca te arrepentirás.

Recomendaciones del editor