Entrevista: el asombroso e imparable desarrollo de los modelos Kia

Incluso los menos jóvenes de entre nosotros recuerdan el momento en que manejar un Kia era el equivalente automotriz a tomarse una Fanta. Estamos hablando de una época no muy lejana en la que el modelo insignia de Kia, el Amanti, parecía una Clase E de Mercedes-Benz… pero de juguete.

Pero luego, sucedió algo inesperado; Kia evolucionó. Sus automóviles comenzaron a sentirse apreciablemente más bonitos por dentro, a manejarse mucho mejor y, lo que es más importante, a desarrollar una identidad de diseño propia. ¿No te convence? Echa un vistazo al Stinger, un sedán deportivo de tracción trasera de clase mundial que entusiasma a los fanáticos como a los ciudadanos de una república recién fundada. Digital Trends (Inglés) se reunió con Orth Hedrick, vicepresidente de planificación de productos de Kia Motors America, para averiguar algo más sobre esta asombrosa transformación de la marca.

Digital Trends: hace unos 10 años, conducir un Kia no era algo especialmente excitante. Nadie aspiraba a tener un Sephia, por ejemplo. Ahora, uno de verdad quiere tener un Stinger, ya que, según todos los números, se trata de un gran auto. ¿Cómo se lleva a una marca de automóvil tan lejos en tan poco tiempo?

Orth Hedrick: Si nos fijamos en algunas de las grandes marcas, como Toyota y Honda y otros, veremos que también tuvieron un comienzo humilde. ¿Te acuerdas el Civic original? ¿O el Corolla y, más aun, el Corona? Pasas por este período, y es una cuestión generacional. Creo que, para nosotros, uno de los puntos clave es tener la insignia de Kia, grande y con orgullo, en la parte delantera y trasera del Stinger.

Tuvimos esta discusión sobre “¿por qué no escondemos la insignia de Kia y simplemente ponemos a Stinger en el frente?” Consideramos ocultar el hecho de que era un Kia. Hemos notado que mucha gente saca las insignias de su Optima. Aman el auto, pero no pueden soportar la insignia o la marca. Creo que va a tomar tiempo.

entrevista kia motors orth hedrick getty 720x720
Orth Hedrick

[Pero] Estamos llegando; casi creamos el auto del año. Es un gran avance en nuestra transformación dirigida por el diseño y de la fabricación de vehículos que se ven tan bien como se manejan. Ahora, piensa en alguien que llega al mercado con un automóvil nuevo cada seis o siete años, lo cual es casi normal. Hay muchas personas que aún recuerdan al “viejo Kia”. La pregunta es, ¿cómo puedes hacer esa transición? Se trata de tiempo y persistencia, y creo que finalmente sucede.

¿Qué papel ha jugado el diseño en esta transformación?

Ha sido enorme Acuñamos el primer capítulo de nuestra “transformación dirigida por el diseño”. Fue impulsado al incorporar a Peter Schreyer (ex diseñador de Audi) para cambiar la apariencia y el diseño de nuestros automóviles. Albert Biermann se unió a nosotros desde BMW para ayudar con la dinámica del vehículo.

La dinámica de los vehículos fue un gran desafío para el Stinger, porque se trata de un carro de cinco puertas. Tienes una gran apertura justo arriba, donde la suspensión está haciendo su trabajo. Es un desafío de ingeniería importante. Tomó mucho tiempo y esfuerzo lograr la rigidez que queríamos. Audi pudo hacerlo con el A7, Porsche con el Panamera, y fue un gran reto, pero pudimos cumplirlo. La recompensa es que el auto se maneja y se siente genial.

¿Por qué desarrollar un auto como el Stinger?

Realmente, nació de la pasión. No sé si recuerdas el concepto GT que teníamos en el circuito de espectáculos. Ese era el carro de los sueños de un diseñador. Estaban averiguando qué poner en el circuito y los muchachos en el estudio de Frankfurt fueron los que lo crearon.

Ellos crecieron cuando la noción de un gran turismo era grande en Europa. Hoy en día, un fin de semana de escapada consiste en subirte a un Southwest Airlines y volar a Nashville. En el pasado, no tenían eso. Tenían coupés rápidos y potentes para que dos parejas pudieran despegar con todas sus cosas durante el fin de semana. Iban al sur de Francia, a los viñedos, pero tenían que llegar allí en un automóvil rápido, así que crearon el GT. No se trataba de rendimiento final o Gs último; se trataba de un motor rápido y cómodo.

Eso fue muy influyente para algunos de nuestros diseñadores. Estos fueron los autos aspiracionales para un joven de 13 años. Cuando llegó el momento de desarrollar un auto para el show, dijeron “esto es lo que estábamos dibujando cuando teníamos 13 años; ¡hagamos uno de estos!” Y eso se convirtió en el concepto GT. Pasó por el circuito de espectáculos y obtuvo excelente respuesta y grandes elogios. Le tocó después al departamento de ingeniería ver el cómo hacer posible una de estas cosas.

Uno de los puntos principales fue cambiar a un estilo de carrocería de cinco puertas para obtener ese espacio en la parte posterior. Nació de la pasión. No hubo un tema de negocios; no fue como si realizáramos una investigación de mercado y nos diéramos cuenta de que “este es el vector que vamos a tomar”. Fue impulsado por la pasión del estudio.

Entonces, ¿no había un producto detrás?

No. Pasaron seis o siete años entre el momento en que el concepto GT entró por primera vez en el circuito y el momento en que salió el Stinger. Empezamos y trajimos a Albert Biermann. Él pasó 30 años en BMW. Él sabe que los milímetros en un objeto de 20 pies de largo que pesa 4,000 libras hacen una gran diferencia. Pequeños ajustes: eso es lo que tarda tiempo.

¿Hay lecciones del Stinger que se podrían aplicar a otros autos?

Sí mucho. En Forte, rediseñamos los bastidores secundarios de modo que haya más rigidez lateral pero aún mucho cumplimiento en el desplazamiento vertical. No ves mucho movimiento o descuido en las esquinas. Eso se debe a esos detalles. El cuerpo en blanco es un 16 por ciento más rígido, también. Proporciona una base muy sólida para que la suspensión haga su trabajo.

Todo esto ya está dando sus frutos en automóviles como el flamante Forte. Estamos recibiendo críticas fantásticas sobre el nuevo Rio. Escuchamos a mucha gente decir que no pueden creer que sea un automóvil subcompacto. El principal mercado para esto ha sido Europa. El sentimiento general es que, a medida que pasa el tiempo, nuestros autos se van a sentir mucho mejor. Es hace que la gente los maneje. Para ti, la percepción de nuestros modelos antiguos es bastante diferente a la tienes con los autos nuevos.

¿Dónde ves la marca Kia en los próximos 10 años?

Creemos que el Stinger es un punto de inflexión. A medida que resolvemos lo que representamos, creo que nos estamos centrando en esta idea vibrante y joven de corazón. Los autos son parte de ese rasgo de personalidad; nos muestran haciendo las cosas de manera diferente. El Niro, el Soul y el Stinger son buenos ejemplos de nosotros haciendo las cosas de manera diferente. No se ajustan a una definición normal de receta o categoría.

Recomendaciones del editor