Skip to main content

El Chevrolet Camaro ZL1 que compite en Nascar no es lo que parece… O quizá sí

Se podrá llamar la «National Association for Stock Car Auto Racing», pero en la NASCAR dejaron de competir auténticos vehículos de stock hace mucho tiempo. Eso sí, una marca como Chevrolet necesita mantener las apariencias.

Chevy previamente pilotó su SS en NASCAR, pero este modelo está saliendo de la producción. En la necesidad de dar un nuevo nombre para mantener “visibles” sus autos de carreras, Chevy se ha enfocado ahora en su Camaro ZL1. A partir de 2018, el ZL1 se convertirá en la nueva cara de Chevy en NASCAR, aunque bajo su piel usará básicamente el mismo chasis y tren de potencia que el SS NASCAR.

Cuando se estrene a principios del próximo año, el Camaro ZL1 competirá en la Monster Energy Cup, la primera serie de NASCAR. Los Camaros de carreras han participado anteriormente en la serie de menor nivel Xfinity desde 2013, y seguirán haciéndolo. Sin embargo, usarán el distintivo Camaro SS, creando una jerarquía que refleje la diferencia de rendimiento entre los Camaro SS y los Camaro ZL1.

El ZL1 competirá contra los Ford Fusion y los Toyota Camry. Cualquier persona familiarizada con las versiones “de carretera” de estos vehículos podrá encontrar esta competencia ridícula, pero créenos si te decimos que las versiones “de competición” de estos carros son más o menos iguales. Cualquiera que sea la marca que el fabricante decida utilizar, todos los autos de carrera NASCAR utilizan un chasis y unos motores V8 similares. Eso se debe a reglas estrictas que tienen como objetivo mantener el nivel de competición, optimizando el diseño de los carros para las pistas de NASCAR.

Chevy merece un poco de crédito, o al menos, nuestro “beneficio de la duda”. El Camaro ZL1 “de carretera” realmente viene con un motor V8 y tracción trasera, al igual que el modelo de carreras. Las similitudes terminan ahí, pero —al menos— ambas versiones comparten algún ADN común.

El ZL1 “de calle” también es un automóvil de pista realmente capaz. Es un deportivo con un V8 de 6.2 litros sobrealimentado de 650 caballos de fuerza (al igual que el Corvette Z06), y alcanza una velocidad máxima de 198 mph. No por nada, rodó en el legendario circuito de Nürburgring de Alemania en un impresionante tiempo de 7:29.60.

Ahora sí, un auto Camaro de carreras que está mucho más cerca de la versión de carretera está ya rodando por las pistas de EE.UU. Se llama el GT4.R, y es una versión modificada del Camaro de producción, en lugar de ser un auto de carreras construido específicamente. Participa en el Pirelli World Challenge y IMSA Continental Tire SportsCar Challenge.

Daniel Matus
Ex escritor de Digital Trends en Español
Daniel es un editor-anterior en DTES
El Mercedes G580 electrifica un icono todoterreno
mercedes benz g580 ev

Mercedes-Benz
El Mercedes-Benz Clase G es la respuesta alemana a Jeep, Hummer y Land Rover. Combinando el lujo tradicional de Mercedes con una gran capacidad todoterreno, la Clase G, o Geländewagen, como se le conoce formalmente, se siente como en casa en el sendero o en el servicio de aparcacoches. Y ahora se está volviendo eléctrico.

Mercedes ha estado anunciando un Clase G eléctrico desde 2021, y ahora finalmente ha llegado en forma de G580 con tecnología EQ. Se espera que salga a la venta en el U.S.as un modelo 2025 junto con las variantes renovadas de gasolina de la Clase G, utiliza tecnología de tren motriz eléctrico para actualizar un diseño clásico y mejorar la capacidad todoterreno.

Leer más
Jean-Michel Jarre fue el primer pasajero de este auto volador
jean michel jarre primer pasajero auto volador

Jean-Michel Jarre is world’s first passenger to take off in KleinVision’s flying AirCar

El legendario músico francés Jean-Michel Jarre se ha convertido en el primer pasajero en surcar los cielos en el increíble auto volador de Klein Vision.

Leer más
Investigación federal es tajante: piloto automático de Tesla es fatal
tesla model s plaid velocidad maxima

Una investigación federal de la NHTSA ( National Highway Traffic Safety Administration) concluyó que el piloto automático de Tesla y la conducción autónoma de estos vehículos eléctricos son absolutamente insuficientes para el compromiso de conducción de los usuarios y que ha participado en muchísimos accidentes y muertes.

Los conductores que usaban el piloto automático o el hermano más avanzado del sistema, Full Self-Driving, "no estaban lo suficientemente comprometidos con la tarea de conducción", y la tecnología de Tesla "no garantizó adecuadamente que los conductores mantuvieran su atención en la tarea de conducción", concluyó la NHTSA.

Leer más