Skip to main content

Una Acura MDX hace peligroso ridículo en parque de patinaje

Quien escribe esta nota advierte que no tiene una explicación para lo que está a punto de relatar. Sin embargo, lo extraordinariamente absurdo de la situación, así como su naturaleza inusual, le dan valor noticioso.

Los hechos ocurrieron en el parque de patinaje Memorial Skatepark, ubicado en Colorado Springs. Allí, una persona a bordo de un modelo de la tercera generación de la crossover de lujo Acura MDX saltó con el vehículo dentro de un bowl para hacer una de las demostraciones más inexplicables de vandalismo público que hemos visto en mucho tiempo, que no solo pudo haber dañado las instalaciones que no fueron diseñadas para recibir un SUV de 4,000 libras, sino que en el punto de partida le causó un daño significativo —y probablemente nada barato de reparar— al parachoques trasero de la camioneta.

Aparte de que el parque no fue diseñado para recibir vehículos de motor, el tamaño, el peso y las capacidades de la MDX no la predisponen para hacer una demostración medianamente impresionante o ni siquiera interesante de ver, excepto por lo ridículo de la situación.

La limitada destreza que el conductor muestra en un corto video grabado por uno de los practicantes de skateboard presentes le agrega aún más vergüenza ajena al hecho. 

El video del incidente puede ser visto en la cuenta Instagram @skateparkrespect, perteneciente a la organización sin fines de lucro Skatepark Respect, cuya misión es “crear conciencia y participación de la comunidad para mantener limpios y mantenidos los parques de patinaje”. El texto que lo acompaña señala al conductor por su mal comportamiento y su falta de respeto hacia el parque de patinaje. La sección de comentarios es inmisericorde con el conductor de la Acura.

La situación podría haber sido visualmente más interesante y potencialmente más peligrosa si se hubiese tratado de un vehículo con más capacidad para hacer acrobacias. De hecho, un video viralizado en octubre de 2021 muestra cuando una persona se lanzó a un bowl de skate en la ciudad de Denver pilotando un triciclo motorizado Can-Am Spider.

El hombre no tardó en perder el control del vehículo, el cual salió disparado hacia una de las paredes del bowl. El triciclo remontó la pared para luego voltearse y caer en un segundo bowl, donde finalmente se detuvo con el hombre aún asido del manubrio. Por fortuna, esta persona dio señales de estar en buen estado al final de su vergonzosa travesía. 

Recomendaciones del editor