La sorpresa de Sony, el procesador externo del PlayStation RV

¿A quién no les gusta las sorpresas? Prepárense porque el procesador externo del Sony PlayStation VR ha sido revelado. Y es que Sony busca, a toda costa, brindar a los consumidores una experiencia de VR más favorable.

La semana pasada, Brian Crecente de Polygon informó que la versión de consumo de Sony PlayStation VR requeriría una caja negra de procesamiento, aparentemente pesada, para funcionar con el PS4. Muy parecido al tamaño original del Wii, el procesador externo se utiliza para conectar los gráficos VR y la funcionalidad ‘social screen’ – pantalla social – al televisor. Es una especie de intermediario entre la consola PS4, las gafas VR y la TV.

Relacionado Project Morpheus es el casco de realidad virtual para el PlayStation 4

Eurogamer ha ido aún más lejos en lo que respecta a la información, y se fue en búsqueda de dimensiones exactas del PlayStation junto con una lista completa de especificaciones de entrada y salida.

Mientras Polygon no fue muy preciso al comparar el procesador externo con el Wii, no estuvo equivocado tampoco. De hecho, ahora se ha revelado que las dimensiones del procesador de PlayStation VR son 140 × 140 × 35 mm mientras que las del Wii son 215 × 157 × 44 mm. Esto significa que el Wii es casi el doble de tamaño.

El procesador de PlayStation VR cuenta con entrada y salida HDMI y un puerto micro-USB, todos ubicados en la parte posterior para la conexión del PS4. En la parte frontal del dispositivo, encontrarás la salida para la gafas VR. El procesador externo, según Polygon y Eurogamer, parece ser el mismo mostrado en la cuenta de Twitter @VRFocus, a principios de este mes.

Screen Shot 2015-12-23 at 12.00.42 PM

El PS4 es no es lo suficientemente poderoso para procesar imágenes sobre los 60 FPS, además de que no fue concebido originalmente para procesar VR, es por eso que el procesador externo tendrá la tarea de renderizar las imágenes. No olvidemos que el Playstation VR posee en su interior una pantalla OLED de 5,7″ de matriz RGB 1920×1080 (960×1080 para cada ojo) y una tasa de 120hz de refrescamiento, especificaciones técnicas que exigen un gran trabajo a la consola, para lo cual no está prepara. Como dato adicional, los 120hz se usan para que exista una fluidez sin retrasos entre el movimiento de nuestra cabeza y el punto adonde dirijamos la mirada.

Con todo lo mencionado anteriormente, nos preguntamos cómo estos detalles afectarán el precio de venta al público del PlayStation VR. Solo nos queda esperar por el siguiente paso de Sony.