Un dron captura el increíble momento de una ballena comiéndose a un tiburón

Entre mareas y olas gigantes hay un montón de razones por las que temer al mar. Para muchas personas, sin embargo, los tiburones son los animales marinos más aterradores de todos.

Ya sea debido a cierta aversión innata o a la tendencia de la ficción a difamar a estas criaturas, la existencia misma de los tiburones es suficiente para mantener a algunos seres humanos fuera del agua, pero algunos drones pueden mostrar a veces cómo estos peces depredadores también tienen sus razones para temer a las profundidades.

Relacionado: iBubble, la cámara-dron autónoma que te descubre qué hay bajo el mar

Tras una búsqueda que se llevó a cabo recientemente en la costa de Sidney, en Australia, un grupo de expertos ha identificado a los cazadores como una manada de falsas orcas, persiguiendo lo que parece ser un tiburón joven, pequeño.

Un dron conseguía captar un impresionante material fotográfico y audiovisual en el que aparecen estas orcas o ballenas persiguiendo y agotando a su presa, hasta que una de las ballenas logra emboscar y atrapar al tiburón desde abajo. En el vídeo de arriba, se puede ver cómo la ballena atrapa al tiburón en sus mandíbulas antes de descender y -presumiblemente – comparte sus capturas con el resto de ballenas.

Es bastante común ver a grupos de ballenas jorobadas en Sydney durante los meses de invierno, ya que unas 20,000 emigran hacia el sur hasta sus zonas de alimentación en la Antártida, pero las falsas orcas son mucho menos comunes.

La manera de comportarse de estas falsas orcas, captada por este dron, ha dejado tanto a los biólogos marinos como al propio piloto del dron sorprendidos y excitados.

En una entrevista con 7 News Sydney, el piloto dijo que no esperaba para nada capturar estas imágenes. Incluso se acordó de los realizadores de National Geographic que “esperan meses para conseguir imágenes como éstas” con su cámara.

La temporada de observación de las ballenas en Sydney comienza dentro de tan sólo unas pocas semanas, y los operadores turísticos han recurrido a drones para ayudar a localizar las familias que migran. Los vigilantes u observadores tendrían suerte si vieran orcas falsas o fueran testigos de este tipo de comportamiento tan depredador, de manera que el material que ha conseguido este dron, sin duda, ha contribuido a aumentar la emoción.