Esta isla privada tiene un ático, helipuerto y una estación para dar de comer a los tiburones

Por cerca de $ 40,000 dólares, usted puede comprar una isla privada en Maine. Por supuesto, salvo algún fenómeno natural, usted y su pedazo de tierra seguirán siendo residentes del Pine Tree State, porque las islas son bastante estacionarias, a menos que sean hechas por el hombre y el móvil.

La compañía Migaloo es capaz de hacerte una una isla privada con graciosas comodidades. Bautizada como Kokomo Ailand (presumiblemente tras la isla de Maui), esta isla es móvil, pero no se puede llegar allí rápidamente y después tomarse las cosas con calma; Kokomo sólo alcanza una velocidad de ocho nudos (aproximadamente nueve millas por hora).

Relacionado: Airbnb te propone dormir entre tiburones

Con 384 pies de largo y un ático de 262 pies sobre el nivel del mar, no es de extrañar que no quiera moverse alrededor como una lancha rápida. La isla es muy personalizable, y las características que los propietarios elijan determinará su precio, según ha explicado Christian Gumpold, director general de Migaloo, a Huffington Post.

Algunos de sus complementos incluye piscina, cubiertas, spa, helipuerto, cascada, cine al aire libre, y una estación para alimentar a tiburones. La compañía recientemente presentó sus planes para crear estas islas en el Monaco Yacht Show, donde un montón de posibles compradores (muy adinerados) mostraron interés por este proyecto.

Los futuros dueños seguramente buscan ciertas “tendencias” para “destacar” frente a la multitud, según dijo Gumpold a la CNN. Migaloo confía en que hay personas a las que les gustaría vivir en un futuro rodeados de agua. La compañía, además, hace mega-yates e incorpora muchas de las características que Lifestyles of the Rich and Famous buscaría para sus barcos para ir a la isla.

El Kokomo está destinado a ser una especie de base de operaciones, donde los entusiastas de los viajes pueda salir con su helicópteros, barcos o yates sumergibles. Migaloo también ha desarrollado un concepto para un híbrido entre yate y submarino que algunos “supervillanos” de la gran pantalla no podrán esperar para tener en sus manos. En serio, esta empresa, sin duda, podría inspirar muchísimas películas.