Volvo V90 Cross Country puede ser el remedio para la fiebre del crossover

Volvo ha presentado finalmente el esperado V90 Cross Country, un station wagon ideal para ir a cualquier parte que se te ocurra, además de ser un excelente reemplazo para el XC70.

Como bien su nombre lo indica, el modelo se basa en el V90, el más nuevo station wagon de Volvo. Su objetivo es atraer a los potenciales compradores de crossovers, ofreciendo unas pocas pulgadas adicionales de altura sobre el suelo, además de un diseño robusto que pone el mismo énfasis tanto en la forma como en la función. Viene con unos detalles de plástico negro en los pasos de rueda y en los faldones laterales, además de un puñado de elegantes detalles de aluminio cepillado, y un conjunto de barras de techo. Diversos diseños de llantas de aleación vienen a completar el musculoso diseño del Cross Country.

Relacionado: Volvo producirá un millón de autos eléctricos para el 2025

Volvo no ha publicado las especificaciones técnicas aún, pero es del todo razonable pensar que este modelo tomará prácticamente todos los componentes mecánicos del V90 antes mencionado, así como algunos del sedán S90. Eso significa que el poder le vendrá dado por un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros, afinado para generar 250 caballos de fuerza cuando está equipado con un turbocompresor, y 316 caballos cuando este equipado tanto con un turbo como con un súper-compresor. Volvo está realizando enormes inversiones en la electrificación, por lo que un propulsor híbrido gasolina-eléctrico enchufable podría ser agregado a la formación un poco más adelante.

El turbo de cuatro se moverá a través de una caja de cambios automática, independientemente de la cantidad de energía que produzca, y la tracción total vendrá de serie, como era de esperar en un vehículo llamado Cross Country. Placas de deslizamiento en ambos extremos protegerán los componentes mecánicos vitales cuando las cosas se pongan realmente complicadas.

El Volvo V90 Cross Country hará su debut público en unas dos semanas, en el Salón del automóvil de París. Volvo es una de las pocas marcas han comprometido a mantener con vida el station wagon en los Estados Unidos, por lo que este Cross Country se unirá a la S90 en los concesionarios a principios del año próximo. Cuando llegue, luchará en el mismo segmento que el Subaru Outback y el Audi A4 Allroad. Casi nada.