El Genesis G90 demuestra que los grandes coches de lujo no siempre vienen de Europa

El primer producto de la cosecha propia de Genesis Motors, el G90, no sólo representan al vehículo insignia del fabricante, sino un debut por todo lo alto de un nuevo actor en el espacio del lujo automotriz.

Y es que Genesis utiliza plataformas y motores adecuados como para competir contra rivales de envergadura, tales como Mercedes-Benz, BMW, Audi, y Lexus. La marca planea sacar una total seis nuevos modelos para el año 2021, por lo que no es aventurado suponer que el G90 marcará la senda que se ha de seguir.

Relacionado: Adiós Hyundai Genesis; hola Genesis G80 2017

¿Qué es el lujo? La respuesta a esta pregunta puede variar de una persona a otra. En el mundo del automóvil, —y dicho esto de modo muy general— el lujo es una suma de comodidad y conveniencia. Dicho de otra manera: mientras más traiga, y menos esfuerzo exija, mucho mejor.

El interior del G90 es un mar de cuero de Nappa, de maderas auténticas, todo muy suave al tacto. La cabina es bastante agradable, con superficies despejadas, y una iluminación interior ajustable para proporcionar el debido contraste. El conductor goza de un asiento eléctrico ventilado, además de botones contorneados para sentirlos mejor. A veces, el lujo son esas pequeñas cosas, esos pequeños detalles.

Gracias a una serie de materiales acústicos especiales, así como una suspensión adaptativa, el G90 es excepcionalmente suave y silencioso, incluso a altas velocidades. Ahora, si lo que deseas es crear ambiente, puedes subir el volumen de su sistema de sonido Lexicon de 17 altavoces.

Dicho todo esto, lo mejor de todo es que prácticamente todas las prestaciones del G90 vienen de serie: los asientos, el equipo de música, la suspensión, todo. No hay paquetes de tecnología molestos que agregar o desestimar. Lujo también es que hagan fáciles tus tomas de decisión. O que las tomen por ti, a veces.

El vehículo se siente de alta calidad. Y no es que sea “agradable para ser un Hyundai”, no: es simplemente agradable, y punto. Si hay un punto negativo, es que el asiento trasero no alcanza el listón puesto por el Mercedes Clase S, o el BMW 7 Series. Es espacioso y cómodo, sí: pero si lo que buscas es una oficina móvil, o un spa de cuatro ruedas, esto probablemente no es la mejor opción.

2017-genesis-g90-interior-20-970x647-c2017-genesis-g90-interior-8-970x647-c

¿Y debajo del cofre? Pues aquí tenemos, o bien un V6 de doble turbo de 3.3 litros con 365 caballos de fuerza y 376 libras-pie de par motor, o bien un V8 de 5.0 litros con 420 caballos de fuerza y 383 libras-pie. A partir de esto, se elige la tracción trasera o tracción total, según desees. Una transmisión automática de ocho velocidades es la única opción, y aunque se puede cambiar de marcha con levas de cambio, es muy poco probable que los propietarios del G90 lo quieran para volar por las carreteras secundarias del país. Valga tener presente que su peso varía entre las 4,630 y las 4,905 libras.

Relacionado: Hyundai muestra su lado salvaje con RM16 N

2017-genesis-g90-interior-engine-970x647-c2017-genesis-g90-interior-21-970x647-c

El G90 no es claramente un auto de un conductor (cosa que nunca pretendió ser, por lo demás), pero es bastante inteligente. El cuatro puertas incluye frenado automático de emergencia con detección de peatones, un grupo de cámaras, Driver Alert, detección del ángulo muerto, control de crucero inteligente, y advertencia de salida de carril.

Se dice que el G90 ganará muchos adeptos —sobre todo— por precio. Se nos dice que éste será notablemente inferior al de sus homólogos europeos. Estamos a casi dos semanas de confirmar oficialmente todos aquellos rumores, así que ya veremos que tan ciertos han sido. De cualquier manera, una opción más accesible en el exclusivo (y a veces cerrado) espacio del lujo, podría dar al segmento un soplo de aire fresco. Y el aire fresco siempre, siempre es necesario.