Los problemas más comunes de la Xbox One y sus soluciones

Los problemas más comunes de la Xbox One y sus posibles soluciones

¿Problemas con la Xbox One? Esto no solo echa a perder tu tiempo de juego, sino que, además –gracias a la diversa funcionalidad de medios de Xbox One– te aleja y aísla del universo gamer. Eso por no hablar de lo frustrante que resulta haberse gastado cientos de dólares en una Xbox One que no acaba de funcionar. ¿Y cuáles son los problemas más comunes de la Xbox One? Pues, si te sirve de consuelo, son más fáciles de solucionar de lo que parece. Microsoft ha solucionado muchos errores desde el lanzamiento de su consola en 2013, aunque también es verdad que muchos de estos problemas han evolucionado junto con la consola. Sabemos que esto último no es un consuelo y, por ello, en la siguiente guía intentamos cubrir los problemas comunes asociados con la Xbox One y sus posibles soluciones.

Ponerse en contacto con Microsoft

problemas más comunes de la Xbox One

Recomendamos utilizar el sitio web de Microsoft para registrar tu Xbox One. Si lo haces, agilizarás cualquier problema que aún esté cubierto por la garantía.

Método  Contacto
Live Chat Website
Forums Website
Autoayuda Website
Teléfono 1-800-4-MYXBOX (Support Agent Hours: M-F 9AM-5PM PT)
Twitter @XboxSupport

Una cosa sobre Twitter

Uno de sus primeros pasos para solucionar cualquier problema que tenías con tu Xbox One solía consistir en ponerse en contacto con la página de Twitter @XboxSupport que se muestra en la tabla anterior. Sin embargo, a principios de 2018, Microsoft despidió a su equipo de soporte interno y reemplazó a los empleados por voluntarios. La cuenta de Twitter todavía está activa, pero por decirlo de alguna manera, se lo toman con bastante calma. Puedes tener mas suerte simplemente contactando a Microsoft a través del teléfono por el chat en vivo.

La unidad de disco hace un sonido extraño

Aunque este problema reportado por varios usuarios de Xbox One es bastante ruidoso, afortunadamente no daña el disco. Cuando colocas un disco en la unidad óptica de la consola, produce un sonido de extraño como de “rechinar”. Luego, probablemente visualizarás un mensaje de error que dice “Lo sentimos, no podemos reproducir este disco. Prueba un juego de Xbox One, un CD de música o una película en Blu-Ray o DVD”.

Posibles soluciones

Microsoft ha abordado este problema varias veces y ha confirmado que los propietarios lo experimentan, pueden devolver el hardware. Sin embargo, también puedes intentar repararlo tú mismo si estás familiarizado con las unidades ópticas, pero es probable que anules la garantía en el proceso. Si sufres este problema, tus opciones son limitadas.

  • Devuelve el hardware al lugar donde lo compraste. Es importante que sepas que, debido a la escasez de existencias, un reemplazo puede llevar un tiempo. Microsoft ha dicho que está tratando de agilizar la producción y mientras esperas por la consola, te permitirá descargar en línea de un juego de tu elección. Incluso te reembolsarán tu compra, si decides que quieres romper tu relación con Xbox One.
  • Ponte en contacto con Microsoft directamente utilizando uno de los métodos de contacto anteriores. El equipo de soporte de la compañía está organizando reemplazos y, en algunos casos, te enviará una nueva consola con el juego que elijas antes de enviar el sistema.

La consola no se actualiza

2

Algunos usuarios han informado sobre problemas durante la fase de actualización obligatoria. Cuando esto ocurre, la Xbox One no podrá acceder a la mayoría de las características de Xbox One.

Posibles soluciones

Esto podría ser un problema con Xbox One, con tu conexión a Internet, o incluso algo en el extremo de Microsoft. Independientemente de la causa, el resultado es un sistema que no funciona correctamente. Antes de ponerte en contacto con Microsoft, debes seguir algunos pasos.

  • Comprueba tu conexión a Internet. Cualquier interrupción en la conexión podría descarrilar todo el proceso.
  • Inténtalo más tarde. Si tienes un problema con la descarga de la actualización, pudiera ser culpa de Microsoft. Es posible que haya demasiados usuarios descargando al mismo tiempo o están haciendo el mantenimiento del servidor. Dale una hora o dos. Si el problema persiste, consulta la página Estado de Microsoft Live.
  • Verifica tu hardware. Una vez más, es obvio, pero si estás utilizando la conexión inalámbrica en Xbox One y recibes un error, intenta una conexión por cable a través de Ethernet.
  • Ciclo tu Xbox One. Mantén presionado el botón de encendido durante cinco segundos hasta que se apague, luego desenchufa el sistema y espera 30 segundos. Enchúfalo y enciéndelo. Esto te permitirá restablecer la tarjeta de red de tu consola.
  • Si recibes un mensaje de error específico con respecto a las actualizaciones o una conexión en línea en general, consulta la lista de errores de conexión de red de Microsoft.
  • Si la actualización aún no se descarga, es hora de contactar a Microsoft.

Xbox One no se enciende

Otro problema reportado por los usuarios es que el sistema no se enciende, y si lo hace es solo por un tiempo limitado y luego se apaga rápidamente. Aunque existen grandes probabilidades que esto sea un problema de la consola, también hay la posibilidad que sea el bloque de alimentación.

Posibles soluciones

El primer paso es simplemente verificar que todo esté conectado correctamente. Una vez hayas hecho esto, el siguiente paso es comprobar que tu bloque de alimentación esté funcionando correctamente.

Todos los cables de potencia de la Xbox One tienen una luz sobre ellos para indicar que están recibiendo corriente eléctrica. Si observas una luz blanca o naranja sólida, la fuente de alimentación funciona correctamente. Si no hay luz o parpadea, debe ser reemplazada. Antes de ponerte en contacto con Microsoft, prueba estas soluciones rápidas.

  • Asegúrate de que no sea la toma a la que está conectada la consola. Conecta algo más o intenta enchufar la fuente de alimentación a otro tomacorriente.
  • Si la fuente de alimentación no está recibiendo corriente, es defectuosa y debe ser reemplazada. Si registraste tu consola, puedes solicitar una nueva fuente de alimentación en línea.
  • Si la fuente de alimentación está funcionando, pero la Xbox One todavía no se enciende, comunícate directamente con Microsoft, ya que puede ser un defecto en el sistema.
  • Si el controlador no enciende la consola, intenta presionar el botón de encendido de la consola directamente.

Tu Xbox One se apaga inesperadamente

3

Una pequeña cantidad de usuarios han informado que su Xbox One se apaga inesperadamente. Este es un problema diferente al presentado cuando el sistema que no se enciende.

Posibles soluciones

Esto puede deberse a un mal funcionamiento, pero también existen otras causas que cualquier persona puede solucionar. Antes de apresurarte a contactar a Microsoft y decirles que tu consola no funciona, intenta estos pasos para ver si el problema se puede resolver por tu cuenta.

  • Verifica la ventilación en el sistema. Si se sobrecalienta, deberías recibir un mensaje de advertencia, antes de que el sistema se apague. Si lo hace, apaga la consola y espera al menos una hora. Asegúrate de que la Xbox One tenga suficiente ventilación y vuelve a intentarlo. Si esto persiste, ponte en contacto con Microsoft.
  • Verifica la luz en el bloque de alimentación. Si notas que la luz parpadea o es negra, es muy probable que sea un problema de energía.
  • Verifica si tu Xbox One está configurada para apagarse automáticamente. Para eso, dirígete a “Configuración“, luego selecciona “Encender y suministrar“, luego elige “Apagar después”. Escoge la opción “No apagar automáticamente” y listo.
  • Asegúrate de que la toma de CA en la que está conectada tu Xbox One funciona correctamente.

Tu televisor no muestra la mejor resolución

resolución televisor

Microsoft ha confirmado que es posible que algunos usuarios tengan una Xbox One que les cueste detectar automáticamente la resolución de visualización adecuada.

Posibles soluciones

Esta es una solución fácil, pero requiere algunos pasos:

  • Desde el tablero de Xbox One, presiona el botón Menú para abrir la configuración. Selecciona la opción “Pantalla y sonido“, luego selecciona “Resolución de TV” y elige la configuración adecuada.
  • Si tienes un televisor relativamente nuevo, asegúrate de que tu equipo tenga el firmware más reciente. Consulta el manual del propietario de tu televisor si no estás seguro de cómo hacerlo.
  • Si todavía tiene problemas de visualización, prueba con un cable HDMI diferente. S con esta opción no mejora, no te queda más que contactar a Microsoft.

El audio no funciona correctamente

Hay algunos problemas conocidos con la configuración de audio de Xbox One. Afortunadamente, ninguno parece deberse al hardware en sí, por lo que hay posibles soluciones que debes probar antes de ponerte en contacto con Microsoft.

Soluciones posibles

El problema con el audio podría deberse a varias cosas, desde la configuración de software a conexiones defectuosas. La mala noticia es que puedes necesitar comprar uno o dos cables nuevos (o llamar a Microsoft y esperar un reemplazo), pero la buena noticia es que todo esto puede ser tan simple como cambiar algunas opciones.

  • El primer paso debe ser ir a “Configuración” y seleccionar “Pantalla y sonido“. Desde allí, elige la opción que refleje tu sistema, ya sea HDMI u óptico, y luego selecciona el formato de audio que se adapte a este sistema. Si no lo sabes, selecciona “Estéreo sin comprimir“.
  • Supongamos que ha confirmado que todo está conectado correctamente. Si aún tiene problemas, es posible que tengas un cable óptico o HDMI defectuoso. Reemplázalo y comprueba si eso lo arregla… pero guarda el recibo. Si no funciona, siempre puedes devolver el cable después de ponerse en contacto con Microsoft.
  • Si tienes tu Xbox está conectada a una caja de TV por cable, desenchufa todo, la Xbox One y la caja de cable, y luego espera 30 segundos para que se borre la memoria del caché.
  • Algunas cajas de cable tienen configuraciones de audio únicas. Consulta con tu proveedor de cable para ver si pueden ayudar.

Los juegos no se instalan

Todos los juegos de la Xbox One necesitan instalarse. Generalmente, este proceso ocurre en segundo plano, por lo que los jugadores pueden comenzar a jugar mientras la instalación está en curso. Pero algunos usuarios han informado que el proceso de instalación se congela estando al 0%, por lo que el juego no se jugará en absoluto.

Soluciones posibles

Esto podría ser un problema de la unidad óptica, del disco en sí (suponiendo que estés usando un disco en lugar de un juego descargable) o una conexión de red. Puedes requerir de una llamada a Microsoft, pero puede haber una solución más fácil.

  • Lo primero que debes hacer es asegurarte de que tu consola esté actualizada con las actualizaciones más recientes de Microsoft. Si tu sistema está fuera de línea, conéctate (suponiendo que tienes los medios) y deja que la consola haga su trabajo.
  • Si estás en línea, el problema puede ser tu conexión a Xbox Live. Primero, desconecta tu cable Ethernet, o si estás usando una conexión inalámbrica, desactívalo a través de “Configuración“. Luego mantén presionado el botón de encendido durante 10 segundos. Reinicia tu sistema, pero no te conectes todavía. Si la instalación comienza normalmente, deberías poder volver a conectarte a Xbox Live. Si el problema continúa, ponte en contacto con Microsoft.
  • Si es solo un juego, suponiendo que lo estás instalando desde un disco físico, asegúrate de que el disco está limpio y sin daños. Si tiene un rasguño demasiado notorio, quizá deberás devolver el juego.

Controlador no sincronizado

Soluciones posibles

Es posible que un controlador se “descontrole” a lo largo de la vida útil de tu Xbox One. Los foros de Xbox han identificado un montón de problemas, especialmente con la conectividad y la falta de precisión. Hay varios métodos fáciles que podrían resolver estos problemas. En ambos casos, querrás asegurte de que tu controlador esté actualizado.

  • Para desconectar los controladores, querrás asegurarte de que tu controlador tenga baterías en funcionamiento, luego intenta reiniciar la consola. Si esto no soluciona nada, asegúrate de estar dentro del rango del Kinect. Cada controlador está equipado con dos luces infrarrojas que se encienden cuando el controlador está fuera de alcance y está intentando volver a conectarse. Obviamente, asegúrate de estar dentro del alcance, ya que esto es esencial para hacer que tu controlador funcione.
  • Para los controladores a la deriva, asegúrate de que tu controlador esté actualizado y que tenga baterías nuevas. Luego, apaga y desenchufa la consola. Esto vaciará tu caché. Espera unos minutos y luego reinicia la consola. Si el problema persiste, puedes solicitar el reemplazo de tu controlador a través del centro de servicio en línea de Xbox.

Xbox One no puede leer correctamente los discos

Si bien no es tan molesto como escuchar el sonido de un disco, una Xbox One que no lee discos no es precisamente lo ideal, en especial si tu biblioteca consiste principalmente en juegos físicos. Algunos usuarios han reportado consolas que no leen ciertos juegos, o incluso tienen un problema generalizado al leer cualquier los discos.

Los errores en los discos aislados no siempre son provocados por discos dañados, y si tu unidad de disco tiene problemas para leer tus juegos, no significa necesariamente que tu consola esté mala. Sin embargo, si ninguna de las siguientes soluciones funciona, es posible que debas llamar a Microsoft o llevar el disco en cuestión a tu distribuidor, si está aún en garantía.

Soluciones posibles

  • Para errores aislados de lectura del disco, asegúrate de que el disco no esté rayado o manchado. Los rasguños menores generalmente están bien, pero los rasguños profundos a menudo provocan un daño grave, incluso irreparable. Usa un paño suave y ligeramente húmedo para limpiar el disco. Un paño de microfibra es ideal. Lo creas o no, librar tu disco de huellas dactilares puede hacer mucho para lograr una sesión de juego exitosa. Si tu Xbox One aún no lee el disco después de haberlo limpiado, intenta insertarlo en otra consola, si es que tienes acceso a una. Así, puedes saber si el disco es realmente lo defectuoso o si tu consola es la culpable.
  • Para errores de lectura generalizada, es posible que el disco no esté siendo leído correctamente por el láser. Primero, expulsa el disco, y si la consola está en un centro de entretenimiento, deberás moverla con cuidado, pero asegúrate de que todos los cables permanezcan enchufados al hacerlo. Con la consola encendida, inclínala desde la parte frontal hasta un ángulo de 45 grados. Mientras la mantienes así, inserta el disco. Esto permitirá que el disco se mueva más fácilmente a su posición originalmente diseñada. En lugar de un mensaje de error, tu juego debería comenzar a arrancar. Debido a que la Xbox One no utiliza una bandeja –como los antiguos lectores de CD– la unidad podría tener dificultades para llevar el disco lo suficiente hacia atrás y leerlo correctamente a medida que pasa el tiempo.

Juegos congelados con frecuencia

Incluso las piezas de hardware de alta tecnología pueden sufrir de problemas de lentitud o congelamiento de la imagen, lo cual, es sumamente frustrante cuando te encuentras en un punto crucial en un juego. Si bien los bloqueos pueden estar relacionados con los errores de un juego individual o, en algunos casos, debido a problemas con el servidor, los usuarios han reportado congelamientos intermitentes y bloqueos durante las sesiones regulares de juego.

Soluciones posibles

El congelamiento o salto de la imagen puede ser causado ​​por un sinnúmero de razones, pero afortunadamente, existen maneras de retomar el juego de forma rápida y hasta disuadir los futuros problemas que ocurren con tanta frecuencia.

  • Si un juego se congela, intenta presionar el botón de inicio en el centro de tu control para volver al tablero. Luego, aún con el cursor en el ícono del juego, presiona el botón del Menú (el que tiene tres líneas horizontales) y navega para salir. Este es un método más rápido que reiniciar la consola o pasar por la molestia de seleccionar otro juego solo para salir de uno congelado.
  • Si experimentas una congelación persistente, un ciclo de energía puede hacer el truco. Mantén presionado el botón de encendido de la consola durante al menos cinco segundos. Asegúrate de que la consola haya estado apagada durante al menos 30 segundos y luego mantén presionado el botón de inicio del control, para volver a encender la consola. Tu consola tardará más en arrancar, pero esto puede solucionar el problema.
  • Si estás lidiando con un bloqueo o congelación persistente mientras juegas un juego específico, eliminar y volver a instalar el contenido podría corregir el problema. Dirígete a tus aplicaciones y navega hasta el juego que te está causando problemas. Luego, presiona el botón de Inicio y elige Desinstalar. Después de desinstalar el juego, simplemente navega a las aplicaciones desinstaladas en tu biblioteca y vuelve a instalar el título. Espera a que se instale y verifica si la reinstalación del juego soluciona el problema.
  • Si ninguno de estos métodos funciona, puedes reiniciar la configuración de resolución de la consola. Si tienes un disco en la consola, quítalo. Luego, mantén presionado el botón de encendido de la consola durante cinco segundos. Después de que la luz de la consola ya no parpadee, mantén presionado el botón de encendido y el botón de expulsión del disco al mismo tiempo.
  • Espera a que suene dos veces: puede tardar hasta 10 segundos. Asegúrate de que tu televisor esté configurado en salida AV, ya que esta combinación de botones altera la resolución de la pantalla. Cuando se inicie la consola, no te alarmes por la resolución más baja.
  • Dirígete a Pantalla y sonido en la configuración de tu consola. La resolución será de 640 x 480. Cambia la resolución a 1080p o 720p o lo que tu TV soporta. Si es 1080p, cambia la fidelidad del video a 50Hz. Si es 720p, cambia la fidelidad del video a 24Hz. Luego, inserta el disco y tu juego se ejecutará sin problemas.

No puedes conectarte a la red o Xbox Live

Xbox Live ocasionalmente se cae, pero a veces los problemas de red y Xbox Live surgen al azar.

Soluciones posibles

Hay varias formas de solucionar la conexión de la consola en casa. Primero, verifica el estado de Xbox Live para asegurarte de que no haya problemas globales que afecten a la conectividad. Cuando no puedas conectarte a Xbox Live, tu consola también intentará solucionar su problema con un mensaje de error. A su vez, estos problemas de conexión pueden ser causados ​​por diversas causas.

  • Si tu consola no se conecta a tu red, pero todos los demás dispositivos están conectados a Internet, puedes probar un ciclo de alimentación. Mantén presionado el botón de encendido de la consola durante al menos cinco segundos. Una vez que la consola esté completamente apagada y el logotipo de Xbox deje de parpadear, presiona el botón de Inicio de tu control para volver a encenderlo.
  • Apaga la consola, luego reinicia tu módem o enrutador (“router”). Después de que tu red doméstica se haya reiniciado completamente, enciende la consola y verifica si puedes conectarte.
  • Si tienes problemas con la conexión Wi-Fi, intenta conectar tu consola a Internet a través de un cable Ethernet. Si tu consola se conecta, es posible que debas actualizar el firmware del enrutador. Consulta las instrucciones de tu enrutador para saber cómo actualizar tu firmware. (Muchos enrutadores cuentan con una guía resumida en el dispositivo). Sigue los pasos, y luego enciende la consola y verifica si puedes conectarte de forma inalámbrica.
  • Incluso si no estás en línea, tu Xbox iniciará sesión automáticamente en tu cuenta principal cuando se encienda. Esto significa que puedes cerrar sesión y volver a iniciarla, lo que debería hacer que tu Xbox One vuelva a conectarse. A veces, esto resolverá tu problema.

Kinect no se empareja con la consola

Microsoft ha descontinuado el Kinect para Xbox One, así como el adaptador que permitió a los usuarios de Xbox One S y Xbox One X conectarlo a sus nuevas máquinas. Sin embargo, todavía cuenta con el soporte técnico de la consola. Se pueden encontrar problemas con el sistema porque los periféricos no son reconocidos correctamente.

Soluciones posibles

Microsoft ha confirmado a varios clientes que el problema es con el Kinect y no con la propia Xbox One. Si ese es el caso, al menos significa que puede que no tengas que enviar toda la consola, pero los sensores de reemplazo de Kinect se están volviendo bastante caros en el mercado de revendedores.

  • Debería ser obvio, pero asegúrate de que el Kinect esté físicamente conectado a la Xbox One. Suponiendo que sea así, asegúrate de que la conexión esté libre de daños evidentes.
  • Intenta completar tu sistema. Apaga la Xbox One sosteniendo el cable de alimentación durante cinco segundos, desenchufa el cable de CA y el cable Kinect, luego espera 30 segundos. Enchufa todo y vuelva a intentarlo.
  • Ponte en contacto con Microsoft directamente y solicita un reemplazo de Kinect.

*Artículo actualizado el 30 de septiembre de 2019 por Daniel Matus. 

Recomendaciones del editor