DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

PlayStation 4 Slim vs. Xbox One S: ¿con cuál te quedas?

Aunque la nueva generación de consolas ya está aquí, comprar una de la generación anterior —como la Xbox One S y PlayStation 4 Slim— puede ser una buena forma de ahorrar dinero. Las consolas de Microsoft y Sony han estado luchando durante casi dos décadas por ser la pieza principal de los centros de entretención, aunque comparten varias características y juegos. Entre la PS4 Slim vs. Xbox One S, ¿cuál deberías elegir?

En primer lugar, debes saber que la Xbox One S y PlayStation 4 Slim son rediseños de la generación anterior y, actualmente, el hardware estándar para sus respectivas plataformas. Así que si te estas adentrando en estas consolas por primera vez, es probable que tu elección se reduzca a uno de estos dos sistemas. Si bien ofrecen experiencias similares, ambos dispositivos tienen sus propias fortalezas y debilidades, las cuales pueden influir en tu decisión. Desde las especificaciones hasta el diseño, pasando por las funciones particulares y el precio, hemos desglosado todos los factores para ayudarte a decidir entre la Xbox One S y la PlayStation 4 Slim.

Nota: Microsoft lanzó una edición “totalmente digital” de la Xbox One S sin unidad de disco, la cual cuesta $50 dólares menos que la Xbox One S estándar. Sin embargo, normalmente no viene con ningún juego. En esta comparativa solo hablaremos de la Xbox One S estándar, que sin duda es una mejor opción que la edición All-Digital. De todos modos, esta edición es extremadamente difícil de encontrar.

Te va a interesar:

Especificaciones

Xbox One S
Xbox One S y PlayStation 4 Slim
 PlayStation 4 Slim

Xbox One S y PlayStation 4 Slim

Dimensiones
16.9″ x 11.5″ x 4.5″ (WxHxD)
10″ x 11″ x 1.5″ (WxHxD)
Peso 6.4 lbs 4.6 lbs
Procesador CPU: 1.75GHz AMD Jaguar eight-core
GPU: 1.4 T-FLOPS, 12 compute units @ 914MHz
CPU: Eight-core X86 AMD Jaguar
GPU: 1.84 T-FLOPS, AMD Radeon Graphics Core Next Engine
Memoria 8GB DDR3 RAM + 32MB eSRAM @ 219GB/s 8GB GDDR5 RAM
Disco Duro Incorporado hasta 2 TB HDD. 1 TB HDD. Modelos anteriores 500GB.
AV Output HDMI 1.4 in/out, 4K, and 1080p support; Optical output; 4K video upscaling; HDR support HDMI 1.4, Analog-AV out
I/O Output USB 3.0 X 2, AUX Super Speed USB (USB 3.0) X 2
Comunicaciones Ethernet, IEEE 802.11n wireless with Wi-Fi connect Ethernet (10BASE-T,100BASE-TX, 1000BASE-T), Bluetooth 2.1 (EDR), 5GHz IEEE 802.11 a/b/g/n/ac
Controles  Xbox One control (incluye Bluetooth y rango inalámbrico mejorado) 1000amAh DualShock 4 (210g, detección de movimiento de seis ejes, 2 Point Touch Pad)
Cámara 512 x 424-píxeles sensor de profundidad infrarrojo y cámara 1080p (Kinect — adaptador necesario) Dual 1280×800 @ 60Hz, 640×400 @ 120Hz, 320×192 @ 240Hz pixel cámaras (PlayStation Cámara)
Unidad óptica DVD/4K- Blu-Ray BD 6xCAV, DVD 8xCAV
4K/HDR 4K video streaming y Blu-Ray playback, HDR para algunos títulos, 4K para juegos HDR para algunos títulos
Comprar  Amazon Amazon

Diseño

Bill Roberson/Digital Trends

La diferencia más notable entre la PlayStation 4 original y el hardware actualizado es la apariencia física, ya que presenta un chasis rediseñado con bordes redondeados y un acabado mate en toda la caja, a diferencia de la superficie brillante y amigable con las huellas dactilares que conocimos.

Además, el puerto de audio óptico y el puerto auxiliar se han eliminado para ahorrar espacio, y los molestos sensores táctiles que controlaban la unidad de disco y la fuente de alimentación se han reemplazado con botones físicos.

Sin embargo, la Xbox One S ofrece cambios mucho más drásticos en relación con su versión original, ya que la nueva consola es 40 por ciento más pequeña que su predecesora. Recordemos que la Xbox One se parecía al Batimóvil de las consolas de juegos porque era oscura, angular y siniestra, mientras que en la actualidad la One S parece un poco más acogedora, con un acabado en blanco mate, cubierta en gran parte por pequeños agujeros de abanico distintivos, que además reposan sobre una base gris carbón.

Por otro lado, la fuente de alimentación se ha instalado dentro de la consola, por lo que no tendrás que lidiar con un cable de tipo ladrillo difícil de manejar y al igual que la PlayStation, algunos botones incómodos sensibles al tacto (en este caso, las funciones de sincronización del control y la alimentación) se han convertido en botones físicos y se han reubicado en la parte frontal de la consola. Finalmente, también se eliminó el puerto del Kinect, lo que indica que Microsoft se alejará por completo del programa Kinect.

Ambas consolas son actualizaciones de sus iteraciones anteriores, con diseños más pequeños y livianos, la eliminación de molestos sensores táctiles y un acabado mate en cada uno, mientras mantienen la potencia y (la mayoría de) los componentes internos de los originales.

Ganadora: empate

Controles

control

El control Dualshock 4 de Sony presentó algunos cambios con la llegada de PlayStation 4 y PS4 Pro. Ahora, la barra de luz en la parte posterior del control brilla a través del touchpad en la cara del control, por lo que los indicadores de vida útil de la batería y otros usos de la barra de luces serán más fáciles de leer. Asimismo, se puede percibir como el D-pad y los bastones analógicos tiene un nuevo agarre más cómodo y el control tiene un color más claro que antes.

Por su parte, el nuevo control de Xbox One también recibió actualizaciones para el D-pad y los palos analógicos. Además, llegó en color blanco, para que coincida con la consola, y presenta un alcance inalámbrico mejorado y conectividad Bluetooth, que es ideal para aquellos jugadores que desean conectar su control a una PC. Se agregó un conector para auriculares de 3.5 mm para compensar la extracción del puerto Kinect, así como un agarre texturizado para que el control se sienta más cómodo.

Asimismo, Microsoft también presentó el Xbox Design Lab, un nuevo servicio que te permite crear un control con un esquema de color personalizado por un valor de $80 dólares.Si bien no tiene las mejoras técnicas del control Xbox One Elite, es genial tener uno con tus colores favoritos y tu gamertag grabado en la parte frontal.

Ten en cuenta que, de igual manera, debes usar baterías AA con cualquier versión de un mando de Xbox One. Si bien esto se puede mitigar insertando un paquete de batería y un cable de carga, sigue siendo un inconveniente tener que comprar un accesorio por separado para cargarlo, a diferencia del DualShock 4, que lo puedes recargar de inmediato.

Al observar ambos controles, podemos decir que el nuevo mando de la Xbox One S es excelente, con gatillos cómodos y un peso y forma general que se siente bien en las manos. Sin embargo, es difícil pasar por alto el hecho de que requiere baterías de forma predeterminada. Por eso, cuando se mira el precio, el DualShock 4 se destaca. Por otro lado, si el precio no te importa, te recomendamos el control de Xbox One S.

Ganadora: Xbox One S

Rendimiento y características

Bill Roberson/Digital Trends

La PS4 Slim no solo mejoró algunos problemas estéticos que presentaba la PlayStation 4 original, como los botones y el acabado brillante que muestra claramente el polvo y las huellas dactilares como si estuviera sucia todo el tiempo, sino que también tiene una excelente mejoría técnica y es la adición del soporte 5GHz IEEE 802.11 a/b/g/n/ac, que permite una compatibilidad de wifi mejorada para descargar y actualizar juegos solo cuando haya una conexión a internet estable.

Al igual que con la PS4 original, el sistema más nuevo viene con soporte HDR, el cual tendrá efecto si tienes un televisor compatible. Por otro lado, a diferencia de la Xbox One, el disco duro de la consola se puede extraer sin anular la garantía y permite agregar almacenamiento adicional a través de un disco externo.

Por otro lado, Microsoft tomó una ruta totalmente diferente. Además de la visible reducción de tamaño de la consola y las mejoras ergonómicas, la Xbox One S es uno de los reproductores de Blu-ray 4K más económicos del planeta, aunque el costo de los reproductores independientes ha disminuido considerablemente desde su lanzamiento. De todas maneras, la Xbox One S te ahorrará un espacio valioso al no necesitar un reproductor Blu-ray 4K aparte.

Asumiendo que tienes un televisor o monitor capaz de reproducir imágenes en resoluciones altas, la consola también puede transmitir contenidos seleccionados en 4K. Aunque la increíble fidelidad gráfica no se extiende a los juegos —ciertos títulos cuentan con HDR, mientras que otros juegos escalarán a 4K en televisores que puedan manejarlo—, el One S es una buena oferta si la utilizarás principalmente para ver contenido Blu-ray. Mezclando eso con el hecho de que tiene cientos de aplicaciones (incluyendo un navegador web) y que permite jugar títulos de Xbox, su precio relativamente barato está más allá de lo razonable.

A pesar de que ninguna de las consolas cuenta con mejoras notables en términos de rendimiento real del juego, le daremos el premio a la Xbox One S por poseer más cambios trascendentales.

Ganadora: Xbox One S

Precio

Xbox One S y PlayStation 4 Slim

La PlayStation 4 Slim de 1 TB cuesta $300 dólares. Ocasionalmente, puedes encontrar un paquete (o bundle) con uno o dos juegos junto a la consola. Por otro lado, al parecer a Microsoft le gusta empaquetar su Xbox One S con juegos, ya que ofrece paquetes con títulos como The Division 2, NBA 2K19 y Battlefield V.

La versión digital de la Xbox One S tiene un precio de $250 dólares, pero es el peor valor en general. Aunque ambas versiones cuestan casi el mismo precio, probablemente sea más fácil encontrar la Xbox One S estándar actualmente, ya que la PS4 Slim ha y salido del mercado agotándose desde hace tiempo.

Ganadora: Empate

Juegos

Xbox One S y PlayStation 4 Slim

Podría decirse que el factor más importante a la hora de decidir entre las dos consolas es la extensa biblioteca de juegos disponibles en cada uno. Es probable que quieras optar por el sistema que incluye los tipos de juegos que estés buscando, y aunque ambos comparten miles de franquicias de terceros como Call of Duty, Madden NFL y Resident Evil, las dos consolas incluyen una amplia variedad de exclusivos que vas a querer conocer.

En esta generación, la PS4 se ha ganado la reputación de ser el hogar de una gran cantidad de juegos de acción para un jugador con narrativa. Estos son títulos como The Last of Us Part 2, God of War, Persona 5, Uncharted 4: A Thief’s End, Horizon Zero Dawn y muchos otros. Esto se mantiene con la PS4 Slim, y si eres un fanático de las aventuras para un jugador, es probable que ya hayas tomado una decisión. Para obtener más información, puedes revisar nuestra lista con los mejores juegos de PS4.

La Xbox One S, por otro lado, tiene una buena cantidad de juegos exclusivos, como Gears 5, Halo: The Master Chief Collection, Sea of ​​Thieves, los juegos de Forza y ​​títulos menos conocidos como Quantum Break. Sin embargo, la calidad general de los juegos es deficiente en comparación a los que se encuentran en PS4. Esto es subjetivo, por supuesto, pero no se puede negar lo buena que es la línea exclusiva de PS4. Incluso los juegos más antiguos de esta consola, como Bloodborne, Ratchet & Clank y Until Dawn se consideran algunos de los mejores de la generación, a la altura de Marvel’s Spider-Man y Ghost of Tsushima.

Microsoft se está organizando para la próxima generación con su Xbox Series X, con estudios que desarrollarán juegos exclusivos para su consola. Pero por ahora, es difícil argumentar que la Xbox One (S) se acerca a la calidad de los juegos exclusivos de la PS4 (Slim).

Ganadora: PS4 Slim

Conclusión

Xbox One S y PlayStation 4 Slim

Ninguna de estas consolas de generación media ha llegado para cambiar “las reglas del juego”. La PlayStation 4, en particular, no cuenta con ninguna característica que la haga diferenciarse de la multitud, y aunque es aún más potente que la Xbox One S, la adición de un reproductor Blu-ray 4K en la Xbox One S es difícil de superar.

La primera razón por la que uno compra una consola es por los videojuegos, y la PlayStation 4 tiene una ventaja considerable en términos de títulos exclusivos. La primera y segunda parte de la producción de Sony ha debilitado totalmente a la Microsoft de esta generación, y si nunca quieres quedarte sin juegos, la nueva PlayStation 4 es el sistema que debes obtener. Se trata de un problema que Microsoft no puede solucionar con nuevo hardware, y es muy probable que la biblioteca de juegos tarde varios años en coincidir con los títulos de Sony.

La conclusión es que vale la pena gastar dinero en cualquiera de estas consolas. Pero ambas se sienten como soluciones provisionales de las respectivas compañías para seguir siendo el foco de atención, mientras trabajan en consolas más nuevas y poderosas para lanzarlas en el futuro. Sin embargo, por ahora, la biblioteca de PlayStation 4 continúa ayudando a que sea la mejor opción.

Ganadora: PS4 Slim

Comprar PS4 Slim

Comprar Xbox One S

Recomendaciones del editor