Los mejores trucos de Blaze en la campaña Call of Duty: WWII

Los modos de campaña para un jugador de Call of Duty nunca han sido muy difíciles. Solo debes moverte de un edificio a otro, disparando a una multitud de enemigos que mueren con unos pocos golpes, mientras recibes los tuyos (al menos en dificultad estándar).

Si te encuentras en peligro, puedes esperar detrás de una pared mientras tu salud se regenera automáticamente. Lamentablemente nada de eso aplica en Call of Duty: WWII. Al llevar la serie a sus raíces en la Segunda Guerra Mundial, Sledgehammer elaboró ​​una campaña que debe enfocarse con precaución. Esto es lo que necesitas saber para atravesar el Rin y vencer a la amenaza nazi.

Aprovecha al máximo los paquetes de salud

El cambio más obvio que se encuentra en la campaña (pero no en el modo multijugador) de Call of Duty: WWII es la inclusión de paquetes de salud. En lugar de simplemente esperar a que tu salud vuelva a acumularse después de sufrir daños, debes usar paquetes de salud consumibles, que se pueden encontrar dispersos por todos los niveles y también están disponibles a través de tu compañero de equipo Robert Zussman.

En especial, cuando te enfrentes a enemigos con Panzerschrecks u otros explosivos, tu salud puede bajar apresuradamente, por lo que es bien importante que vigiles y uses un paquete de salud cuando encuentres un momento para respirar.

Puedes llevar un máximo de cuatro paquetes de salud al mismo tiempo, y son elementos “únicos y completos”, lo que significa que, si usas uno para reponer un poco de tu salud, usarás todo el paquete completo.

Un paquete de salud puede restaurar aproximadamente la mitad de tu salud total, lo que es perfecto cuando te encuentras muy débil, pero, es recomendable que lo uses cuando estés realmente en peligro. A pesar de ello, si utilizas uno accidentalmente, no debes preocuparte en volver a cargar en tu último punto de control, ya que casi todas las áreas tienen al menos una en algún lugar.

Elige la mejor arma, independientemente de las municiones

Call of Duty WWII

Los juegos anteriores de Call of Duty, en especial Call of Duty 2, siguieron un patrón similar con armas en cada nivel.  Regularmente comenzabas con una pistola impresionante como BAR o M1 Garand, pero al final, te quedabas sin municiones que necesitabas para cambiar a las armas encontradas en los soldados alemanes muertos. Sin embargo, en Call of Duty: WWII, puedes hacerlo si lo deseas, pero ya no es la mejor opción.

Además de las cajas de municiones dispersas en cada nivel, el compañero de equipo Joseph Turner puede reponer completamente tus municiones para cualquier arma presionando la almohadilla de dirección cuando esté cerca. Esto significa que incluso si encuentras un impresionante rifle de asalto como el STG-44 con solo media carga de munición, seguirá siendo una buena idea recogerlo. Si actualmente no tienes un medio para volver a llenar tu suministro, generalmente se encuentra a solo un minuto o dos de distancia de la próxima caja de municiones.

Disminuye la velocidad y el enfoque

Call of Duty: La Segunda Guerra Mundial se mueve a un ritmo más lento que los juegos recientes de la serie, en parte porque no tienes acceso a la misma tecnología avanzada de los personajes de Infinite Warfare y Black Ops III, pero las misiones de la campaña del juego también están claramente diseñadas para un juego más metódico y táctico.

Pocas veces correr contra los enemigos sea el movimiento correcto, ya que te cortarán casi de inmediato. Sin embargo, será una mejor idea avanzar con tu escuadrón y ponerte a cubierto tan pronto como veas un grupo de enemigos. Una vez que hayas elegido a todos, todo el grupo puede avanzar al siguiente lugar, y siempre estará muy claro cuándo se supone que debes hacerlo. Los enemigos se volverán y correrán, y ocasionalmente se rendirán.

Sacar objetivos desde lejos puede representar un desafío para quienes están acostumbrados a un combate más móvil, pero Sledgehammer incluyó la habilidad de facilitar las cosas a través de “enfocar”. Al presionar y sostener el joystick izquierdo mientras apuntas hacia abajo, puedes hacer más lento el tiempo y alinear un dulce tiro en la cabeza sobre los soldados enemigos.

Esto se puede utilizar en rifles de francotirador para eliminar enemigos desde una gran distancia, pero también es muy útil con rifles estándar como el M1 Garand. Con solo ocho disparos en un clip, la capacidad de enfoque se recarga lo suficientemente rápido como para usarla con regularidad.

La clave es moverse

Call of Duty WWII disparando

Sin embargo, jugar metódicamente no significa permanecer en la misma posición durante una batalla. Cuando disparas a los objetivos en un lado del mapa, es casi seguro que un par de alemanes estarán atacándote del otro lado, los cuales vienen equipados con todo, desde pistolas ametralladoras hasta granadas e incluso lanzallamas. Con solo pasar entre unos elementos que sirvan para cubrirte y prestar atención a todas las áreas de la pantalla, evitarás que te sorprendan, y podrás guardar algunos de sus paquetes de salud para encuentros posteriores.

Por otro lado, una de las áreas más inseguras está detrás de una torreta. Desde el principio, una misión de campaña te asigna la tarea de controlar la torreta de un vehículo para repeler a una gran cantidad de alemanes que disparan en la calle, pero muchos de ellos están armados con explosivos y lanzadores Panzerschreck que te matarán de un solo golpe.

Eres un gran objetivo mientras estás detrás del arma, y ​​a menudo es mejor usarla solo durante el tiempo que sea necesario para matar a un grupo de enemigos agrupados antes de abandonarlo y reposicionarlo.

Mantén un registro de tu escuadrón

Además de Zussman, que ofrece paquetes de salud, y Turner, que te facilita municiones adicionales, los otros miembros de tu escuadrón proporcionan sus propias habilidades especiales en la campaña. El rudo sargento Pierson tiene la capacidad de detectar a todos los enemigos cercanos, haciendo que su contorno aparezca a través de las paredes, y es particularmente útil cuando atacas a los objetivos que se esconden detrás de la cobertura.

Por su parte, Drew Stiles, puede recargar los dos tipos de granadas que llevas, mientras que Frank Aiello puede darte un dispositivo de humo blanco para señalar un ataque de artillería.

Aunque el proceso de abastecimiento se percibirá con el tiempo en función de los asesinatos que acumules y de las “acciones heroicas” que lleves a cabo, como capturar a un enemigo que se rinde en lugar de dispararle, te será bastante útil en algún momento durante una misión. También, asegúrate de no perder un ataque de artillería, porque lo necesitarás más adelante.

Sin embargo, lo más importante de la estrategia es hacer un seguimiento de quién está en tu escuadrón en un momento dado. Habrá secciones de la campaña en las que, por ejemplo, Zussman y Turner no estarán disponibles y no serán reemplazados por otro soldado con sus mismas habilidades.

Esto significa que necesitarás ser un poco más tacaño con tus tiros o paquetes de salud, pero no debes cambiar drásticamente la forma en que juegas. Sin Zussman, debes concentrarte más en tu entorno para encontrar paquetes de salud. Además, debes saber que el personaje que se fue casi siempre regresa en la próxima etapa de la misión.

Recomendaciones del editor