Científicos crean tela que puede volverse rígida, como la capa de Batman

Científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) de Singapur y del Instituto de Tecnología de California (Caltech) desarrollaron una tela que es flexible en su estado natural, pero que se puede transformar en un material duro, de manera similar a la capa de Batman.

Esta tela de “cota de malla” tiene la capacidad de endurecerse, quedar 25 veces más rígida y aguantar 50 veces su propio peso. Por eso tiene cierto parecido a la capa ficticia que aparece en la película Batman Begins de 2005. En la película, este accesorio puede volverse más rígido para ser usado como planeador.

Los científicos mostraron la manera en que la tela cambia al sostenerla en su estado liviano y flexible. Pero cuando la tela fue colocada dentro de un sobre de plástico y quedó envasada al vacío, incrementó su tensión estructural y se endureció hasta alcanzar su estado rígido.

“Inspirándonos en las antiguas cota de malla, utilizamos partículas huecas de plástico que se entrelazan para mejorar la rigidez de nuestras telas ajustables”, dijo Wang Yifan, profesor asistente de la NTU.

Se trata de una tela ligera impresa en 3D a partir de polímeros plásticos de nailon, que además se compone de polígonos huecos de ocho lados que se entrelazan entre sí. Probaron imprimir figuras con forma de anillo o cubos, entre otras que se podían entrelazar también, pero el mejor resultado se obtuvo con un octaedro.

La tela también se puede fabricar con aluminio impreso en 3D para resistir impactos más fuertes. “Para aumentar aún más la rigidez y la resistencia del material, ahora estamos trabajando en telas hechas de varios metales, incluyendo el aluminio, que podrían usarse para aplicaciones industriales a gran escala que requieran una mayor capacidad de carga, como puentes o edificios”, afirmaron los científicos.

Con todo este trabajo, los investigadores están tomando rutas hacia “tejidos ligeros, ajustables y adaptables”, que podrían ser de gran utilidad en artefactos como “exoesqueletos vestibles, arquitecturas hápticas y soportes médicos reconfigurables”.

Recomendaciones del editor