El vuelo más largo de la historia: 19 horas entre Nueva York y Sydney

¿Te subirías? Así ha sido el vuelo de 19 horas sin escalas de Qantas

qantas project sunrise set for world first commercial airline non stop flight from new york to sydney
Photo by James D. Morgan/Getty Images for Qantas

Qantas sabe mejor que nadie que ser pionero en los viajes de larga duración es vital para el futuro de la línea aérea y no es casual dada la ubicación e insularidad de Australia, su país de bandera.

En este sentido, la línea aérea sigue buscando la manera de unirse con Estados Unidos sin necesidad de hacer escala, un engorro que prolonga en exceso el viaje y dispara los costes para el viajero. El Boeing 787 es técnicamente capaz de surcar el planeta de extremo a extremo, pero… ¿están preparados sus pasajeros?

Qantas quiere salir de dudas y ver qué sucede en cabina (y cómo llegan los pasajeros) en un viaje de estas características y por ello, el  20 de octubre de 2019 llevó a cabo un vuelo experimental entre Nueva York y Sydney, un recorrido sin escalas, como te hemos avanzado, que el Boeing 787 de la aerolínea recorrió en 19 horas y 15 minutos, para alegría (o desgracia) de sus viajeros.

19 horas en un avión

Este viaje experimental es el primero de una serie del llamado Project Sunrise de la compañía, mediante el cual pretende ampliar los horizontes de sus vuelos. Así las cosas, la aeronave partió de Nueva York con un peso de 101,000 kilogramos correspondiente al combustible, y dado que el avión no es capaz de recorrer los más de 16,000 kilómetros que separan ambas ciudades a plena carga, únicamente cincuenta pasajeros ocuparon este vuelo experimental y sin ningún tipo de equipaje.

Esta prueba pretende medir el impacto del jet lag en un vuelo tan largo, pero también las posibles afecciones en la salud, y para ello, entre los pasajeros se encontraba un equipo médico  a bordo para medir las horas de sueño y las pautas de comida durante el vuelo.

Los miembros de la tripulación equipaban, asimismo, dispositivos EEG (electroencefalogramas) para medir la actividad del cerebro y la situación de alerta de sus portadores.

Se trataba solo de una prueba, pero si el operador desea comercializar este vuelo, necesitará de una autorización previa por parte de las autoridades, algo que esperan que llegue antes de 2023.

¿Te subirías a un vuelo tan largo?

Recomendaciones del editor