Skip to main content

¿Cuál es el lugar más seguro de un edificio tras ataque nuclear?

Cuáles son las reales probabilidades de sobrevivir a un incidente nuclear y sobre todo si uno se encuentra en un edificio, un grupo de científicos de la Universidad de Nicosia en Chipre creó un modelo informático de los impactos de una ojiva de 750 kilotones detonada sobre una ciudad típica.

Por eso, hicieron el ejercicio de cuáles serían los lugares de una construcción más seguros para resguardarse.

El primer escenario apocalíptico: La explosión vaporizaría a las personas atrapadas dentro de la bola de fuego inicial, que podría extenderse poco más de media milla alrededor de la bomba. En 10 segundos, encontraron los investigadores, la explosión crearía una burbuja de onda de choque de casi 3 millas de radio a nivel del suelo. Esta ola levantaría vientos lo suficientemente fuertes como para matar o mutilar a personas lo suficientemente desafortunadas como para quedarse atrapadas afuera, e incluso podría derribar algunos edificios más endebles.

Para los afortunados: algunos podrían sobrevivir en un edificio reforzado con hormigón.

«Antes de nuestro estudio, el peligro para las personas dentro de un edificio reforzado con concreto que resiste la onda expansiva no estaba claro», dijo el autor del estudio Dimitris Drikakis en un comunicado del Instituto Americano de Física. «Nuestro estudio muestra que las altas velocidades del aire siguen siendo un peligro considerable y aún pueden provocar lesiones graves o incluso muertes».

«Los lugares interiores críticos más peligrosos para evitar son las ventanas, los pasillos y las puertas», dijo el autor Ioannis Kokkinakis. «La gente debe mantenerse alejada de estos lugares e inmediatamente refugiarse. Incluso en la sala delantera frente a la explosión, uno puede estar a salvo de las altas velocidades del aire si se coloca en las esquinas de la pared frente a la explosión».

Es probable que las velocidades del aire que transportan la onda expansiva sean más bajas en las esquinas de la habitación, lejos de estas aberturas a lo largo de las paredes frente a la explosión, por lo que estas áreas deberían ser las mejores para refugiarse de inmediato.

Los hallazgos del equipo se publican en la revista Physics of Fluids.

Recomendaciones del editor