“Ladrillo a ladrillo”: así se armó la exitosa historia de LEGO

LEGO es una de las empresas de juguetes más reconocidas en el mundo. Es muy probable que todos hayamos tenido un set de ladrillos de plástico con el cual construimos los más variados diseños.

En la compañía danesa parece que lo más importante es ser ingenioso, y no pude ser de otra forma si la historia misma de la marca ha sido forjada gracias al ingenio.

LEGO partió siendo una empresa familiar de carpintería fundada en 1918, en Dinamarca, por Ole Kirk Christiansen.

Debido a problemas económicos, en especial por la Gran Depresión, este carpintero danés se vio obligado a construir muebles más pequeños hasta que en 1932 se dedicó de forma exclusiva a los juguetes.

Cuatro años más tarde, Chistiansen cambió el nombre de su pequeña empresa familiar bautizándola como LEGO, un acrónimo del término danés leg godt, que quiere decir “jugar bien”.

La imagen muestra el logo de la compañía LEGO.

Los juguetes de madera fueron muy bien recibidos a nivel local, ya que resultaban más baratos que los tradicionales de metal; esto resultaba determinante en un escenario frágil como el que acompañó a la Segunda Guerra Mundial.

La empresa dio un paso importante en 1958, cuando Gotfred, el hijo de Ole Kirk, introdujo las piezas de plástico.

Así, el 28 de enero de ese año, fue fundada oficialmente LEGO Group.

En aquel entonces, Godtfred mejoró el diseño incorporando tubos huecos en la cara inferior de los bloques, de esta forma, los juguetes pudieron acoplarse mejor, lo que sirvió para que fueran vendidos de forma masiva.

LEGO: los diseños más famosos (y exclusivos)

Hoy, LEGO es una compañía importante y ampliamente reconocida. Sus diseños han alcanzado tal nivel de popularidad que incluso han inspirado varias películas.

Si bien el sueño original de la familia Chistiansen era que cada niño en el mundo pudiera contar con uno de estos juegos, hoy esa idea ha quedado atrás.

Frecuentemente vemos el lanzamiento de increíbles diseños de LEGO orientados solo para coleccionistas o fanáticos que estén dispuestos a pagar una alta suma por quedarse con uno de ellos.

La famosa versión del Taj Mahal, por ejemplo, lanzada en 2008, posee 5,922 piezas y es considerado uno de los diseños más grandes de la compañía.

Un poco más pequeño es el modelo del Halcón Milenario, lanzado en 2007 con 5,195 piezas; evidentemente un “juguete” destinado a coleccionistas y fanáticos de Star Wars.

Por último, LEGO sorprendió en noviembre del año pasado al estrenar su diseño más grande: una impresionante versión del Coliseo Romano, con 9,036 piezas para armar.

“En su momento, el Coliseo Romano fue el anfiteatro más grande del mundo. Ahora, es el set LEGO más grande jamás creado”, señala el sitio oficial de la compañía de juguetes.

LEGO.

En algún momento de su exitosa historia, el humilde sueño del carpintero Ole Kirk Christiansen dio paso a estos diseños ambiciosos con los cuales LEGO sigue haciendo historia.

Recomendaciones del editor