Google ocupa sus cables submarinos para detectar terremotos

Enormes cables de fibra óptica submarinos son los que tiene Google para conectar a diferentes países del mundo con conexiones a Internet. La red global permite compartir, buscar, enviar y recibir información en todo el mundo a la velocidad de la luz y los datos como pulsos de luz viajan a 204,190 kilómetros por segundo.

Ahora un reciente experimento del equipo encargado de esta infraestructura reveló que ésta podría ser útil para la detección de terremotos y tsunamis.

Para explicar eso, la gente de redes globales de Google explican lo que es un SOP, que es cuando, “la luz pulsante encuentra distorsiones a medida que viaja miles de kilómetros a través del cable. En el extremo receptor, se detectan los pulsos de luz y las distorsiones se corrigen mediante el procesamiento de la señal digital. Una de las propiedades de la luz que se rastrea como parte de la transmisión óptica es el estado de polarización (SOP)”, esto es lo que además distingue los movimientos sísmicos.

Terremoto de Chile de 2010
Barcos en el centro de la ciudad de Talcahuano, arrastrados por el tsunami tras el terremoto de febrero de 2010. NOAA.gov

Google indica que a fines de 2019 comenzaron a monitorear SOP “en algunos de nuestros cables submarinos globales. Durante la prueba de campo inicial, observamos que el SOP era notablemente estable, incluso después de que la señal atravesara 10,500 km. El fondo del océano es principalmente un lugar tranquilo. De hecho, durante varias semanas, el fondo del océano estuvo quizás demasiado silencioso, sin mostrar cambios SOP que indicarían un terremoto. Luego, el 28 de enero de 2020, detectamos un terremoto de magnitud 7.7 en Jamaica, ¡a 1500 km del punto más cercano de uno de nuestros cables!”.

¿Qué había pasado?: Una trama de SOP a lo largo del tiempo mostró un pico pronunciado en una marca de tiempo aproximadamente cinco minutos después del terremoto, en correlación con el tiempo de viaje de la onda sísmica desde Jamaica hasta el cable, y la duración del pico fue de aproximadamente 10 minutos.

Después de eso con ese sistema SOP pudieron detectar el 22 de marzo de 2020 un terremoto de magnitud 6,1 en la elevación del Pacífico Oriental. Luego, el 28 de marzo, ocurrió un terremoto de magnitud 4.5 frente a la costa cerca de Valparaíso, Chile, “a solo 30 km de uno de nuestros cables en el punto más cercano. El evento produjo un pico claro pero corto de actividad de SOP: la corta duración probablemente se debió a una disminución rápida de la intensidad de la vibración a lo largo del cable para este evento relativamente pequeño”.

Lo más esperanzador además, es que con este parámetro, la gente de redes globales de Google también podría detectar tsunamis, ya que registra los cambios de presión del océano.

Para Google esto representa una gran oportunidad:

“Los científicos necesitarán comprender mejor el diluvio de datos complejos que se generarán al monitorear SOP. Los datos sísmicos son notoriamente complejos: las formas de onda producidas por diferentes tipos de terremotos se ven muy diferentes entre sí y esas formas cambian drásticamente en función de variables como la magnitud, la ubicación, etc. Para crear un sistema robusto de monitoreo de terremotos, los investigadores necesitan matemáticas avanzadas y análisis de datos, donde los sistemas informáticos avanzados como Google Cloud pueden ser instrumentales. Con el tiempo, los científicos pueden decidir que este es un trabajo para el aprendizaje automático, que se destaca por dar sentido a grandes conjuntos de datos de una manera que está más allá de la capacidad del cerebro humano”, agregaron.

Recomendaciones del editor