Encuentran bacteria que se alimenta y vive del metal

Un experimento completamente accidental llevó a un científico a comprobar una teoría que hace más de cien años estaba inconclusa, descubrió una bacteria que come y obtiene sus calorías consumiendo metal.

El proceso se logró confirmar luego de que el doctor Jared Leadbetter, profesor de microbiología ambiental en Caltech en Pasadena, dejó un frasco de vidrio cubierto con una sustancia similar a la tiza compuesta por manganeso, para remojarlo en el agua del grifo en el fregadero de su oficina, y dejó el recipiente durante varios meses cuando se fue a trabajar fuera del campus. Cuando regresó, encontró el frasco cubierto con un material oscuro.

“Pensé, ‘¿Qué es eso?’ “Leadbetter explicó en un comunicado de prensa. “Comencé a preguntarme si los microbios tan buscados podrían ser responsables, por lo que realizamos pruebas sistemáticamente para resolverlo”.

El revestimiento negro que cubría el frasco era manganeso oxidado, generado por las bacterias que posiblemente venían del agua de la llave.

“Hay evidencia de que los familiares de estas criaturas residen en el agua subterránea, y una parte del agua potable de Pasadena se bombea de los acuíferos locales”, dijo el científico.

La investigación publicada en la revista Nature comprueba que estas bacterias se alimentan del manganeso para obtener energía y que incluso han logrado desarrollar un proceso llamado quimiosíntesis, que convierte el dióxido de carbono en biomasa.

“Estas son las primeras bacterias que utilizan manganeso como fuente de combustible”, dijo Leadbetter. “Un aspecto maravilloso de los microbios en la naturaleza es que pueden metabolizar materiales aparentemente poco probables, como los metales, produciendo energía útil para la célula”.

El estudio podría ayudar a comprender mejor el sistema de aguas subterraneas y por qué estos se pueden trabar con óxido de manganeso.

Recomendaciones del editor