Él es Parag Agrawal, el nuevo líder de Twitter

Este lunes 29 de noviembre, Jack Dorsey, fundador y CEO de Twitter, anunció que dejaría el cargo de director ejecutivo de la compañía. Mediante un correo que les envió a sus empleados (que luego compartió en la red social), Dorsey explicó que quiere que la empresa sea liderada por alguien que no sea su fundador y reveló quién será el nuevo CEO de la compañía: Parag Agrawal.

“He decidido dejar Twitter porque creo que la compañía está preparada para dejar atrás a sus fundadores. Mi confianza en Parag como CEO de Twitter es profunda. Su trabajo en los últimos 10 años ha sido transformador. Estoy profundamente agradecido por su habilidad, corazón y alma. Es su momento de liderar”, dijo Dorsey en el comunicado.

Parag Agrawal, de 37 años, asumirá el cargo de CEO en mayo de 2022.

Twitter ceo

Agrawal tiene un doctorado en Ciencias de la Computación por la Universidad de Stanford y se graduó de la licenciatura en Ciencias de la Computación e Ingeniería del Instituto Indio de Tecnología de Bombay.

Se unió a Twitter (con sede en San Francisco) en 2011, cuando la compañía contaba con menos de 1,000 empleados —a fines de 2020 sumó 5,500—, y desde 2017 se desempeñó en el cargo de director de tecnología.

Anteriormente, Agrawal trabajó en Microsoft, Yahoo y AT&T en puestos de investigación. Y en la red social del pajarito se ha desempeñado en el área de aprendizaje automático, los ingresos y la ingeniería del consumidor. También ayudó a que la audiencia de Twitter creciera.

Así es como el nuevo CEO surge desde las sombras para tomar uno de los cargos de más alto perfil de Silicon Valley. Además, se une a un grupo cada vez mayor de directores ejecutivos de origen indio de grandes empresas de tecnología, como Sundar Pichai de Alphabet, filial de Google, Satya Nadella de Microsoft y Arvind Krishna de IBM.

Agrawal viene de fuera del mundo de los directores ejecutivos famosos, que incluyen al hombre al que reemplazará, Jack Dorsey, Mark Zuckerberg de Facebook y Elon Musk de SpaceX y Tesla. Estos líderes regularmente aparecen en las noticias (y en Twitter) por hazañas que van más allá del funcionamiento de sus empresas a cargo.

Pero al parecer el nombre poco conocido –hasta ahora– junto con la sólida formación técnica de Agrawal eran justo lo que buscaban algunos patrocinadores de grandes empresas para sacar a Twitter a flote.

Después de todo lo que ha hecho en la compañía, en especial durante los últimos cuatro años como director de tecnología, el nombramiento de Agrawal fue considerado por Wall Street como una elección de alguien que se centrará en llevar a Twitter a la supuesta próxima era del internet: el metaverso.

Asimismo, el analista de CFRA Research Angelo Zino —quien señaló que el accionista de Twitter, Elliott Management Corp., había presionado a Dorsey para que renunciara— mencionó que Agrawal “es una opción ‘segura’ que los inversores deberían considerar favorablemente”.

El mismo lunes Elliott Management Corp. emitió un comunicado en el que decía que Agrawal y Bret Taylor, el nuevo presidente de la junta, eran los “líderes adecuados para Twitter en este momento crucial para la empresa”. Taylor es presidente y director de operaciones de la firma de software empresarial Salesforce.

Sin embargo, Agrawal tuvo una rápida introducción a la vida de un CEO de una empresa de alto perfil, siendo su compañía una de las plataformas centrales para el discurso político en línea.

Luego del anuncio de Dorsey, fue desenterrado un tuit de Agrawal de 2010 que decía: “Si no van a hacer una distinción entre musulmanes y extremistas, entonces ¿por qué debería yo distinguir entre blancos y racistas?”.

Según algunos usuarios de Twitter, el antiguo tuit citaba un segmento en The Daily Show que hacía referencia al despido de Juan Williams, quien hizo un comentario sobre estar nervioso por los musulmanes en un avión.

Ahora, como miembro del alto mando de Twitter, Agrawal tiene la tarea de mejorar varios aspectos de la plataforma. Por un lado, está la cantidad de usuarios, que es menor que otras redes sociales, y por otro, deberá hacerse cargo de malas prácticas en Twitter.

Si bien Twitter tiene usuarios de alto perfil como políticos y celebridades, y es una de las plataformas favoritas de los periodistas, su base de usuarios está muy por detrás de otras redes sociales y plataformas digitales populares, como los antiguos rivales Facebook y YouTube, y algo más nuevo como TikTok. De hecho, tiene poco más de 200 millones de usuarios activos diarios, una métrica común de la industria.

Además, como CEO, Agrawal tendrá que ir más allá de los detalles técnicos y lidiar con los problemas sociales y políticos con los que Twitter y las redes sociales por general luchan. Esto incluye el acoso en línea, la desinformación y los efectos sobre la salud mental.

Recomendaciones del editor