Un robot de seguridad termina ahogado en Washington D.C.

robot k5 knightscope agua 640x0
Greg Pinelo
Los que temen que los robots se vuelvan más inteligentes que los humanos y terminen dominando a sus creadores pueden descasar tranquilos, por ahora, ya que los ejemplares que están en el mercado siguen siendo algo torpes. Eso se puede deducir del accidente que tuvo un modelo Knightscope K5 que terminó en una fuente de agua en Georgetown, en la capital estadounidense.

El robot de seguridad, conocido cariñosamente como Steve, había empezado a patrullar en el complejo comercial Washington Harbour apenas la semana pasada pero, por razones desconocidas, terminó tomando un baño inesperado en el agua, lo que lo dejó completamente inútil.

Las imágenes publicadas en redes sociales mostraban una imagen bastante triste, con Steve boca abajo en la fuente, flotando de una manera muy poco robótica mientras el personal del lugar trataba de levantarlo.

Kyle Wiggers de Digital Trends, quien recientemente conoció a uno de los robots K5 de 6 pies (1.8 metros) y 400 libras (181 kilos) de Knightscope, lo describió como “una mezcla entre un Dalek de Doctor Who y Eve de Wall-E“. Diseñado para trabajar junto a personal de seguridad humano, el K5 con ruedas viene equipado con sensores y cámaras diseñadas para ayudar reconocer su entorno y al mismo tiempo alertar a sus contrapartes humanos si detecta cualquier comportamiento sospechoso o personas desagradables.

El operador de Washington Harbor estaba evidentemente animado de tener a Steve vigilando el complejo comercial y la semana pasada publicó un mensaje en Facebook anunciando la llegada de un “nuevo sheriff”.

“Estamos muy emocionados de anunciar nuestra nueva tecnología de seguridad piloto … Este bot está haciendo su debut en la sede de D.C. esta semana y tiene un extenso catálogo de capacidades de seguridad. Actualmente está mapeando el terreno para ser totalmente autónomo y estar listo para su lanzamiento en los próximos días “.

Aunque la tecnología de mapeo de Steve obviamente necesita algunos ajustes, Knightscope optó por ver el lado divertido del accidente.

No es la primera vez que un K5 termina en los titulares. Hace sólo unos meses un hombre aparentemente asaltó a uno de estos robots en un estacionamiento del Silicon Valley. A pesar de haber sido tirado al suelo, el K5 hizo lo que se suponía que debía hacer y alertó a la policía del asalto. Posteriormente, el presunto agresor fue detenido.

En cuanto a Steve, no se ha dicho si tiene arreglo o si la gente de Washington Harbor va a pedir un reemplazo, aunque si lo hace, sugerimos que pongan una barrera alrededor de la fuente. Eso o enseñar al K5 a reconocer el agua.

Recomendaciones del editor