Un estudio revela los mariscos con más microplásticos

Los mares del planeta se han convertido en el basurero del mundo. Sus aguas acumulan millones de toneladas de residuos plásticos (la Organización de las Naciones Unidas estima que se han asentado en el fondo del mar 15 millones de toneladas, a las que hay que sumar las partículas suspendidas en el agua). Allí se descomponen en microplásticos y nanoplásticos imperceptibles para el ojo humano, pero que los animales ingieren. Esto pone en peligro su vida y muy probablemente la nuestra a través de la cadena trófica.

Por eso, los científicos estudian cada vez más la presencia de microplásticos en los alimentos, como peces, crustáceos y moluscos. La Escuela de Medicina de Hull York y la Universidad de Hull han realizado varios estudios desde 2014 para conocer qué pescados y mariscos contienen más microplásticos. Su último trabajo revela que mejillones, ostras y vieiras son los mariscos con los niveles más altos. Al consumirlos enteros y no por partes como el pescado, su ingesta tal vez resulte más nociva que la de los peces, motivo por el que los investigadores subrayan que deben realizarse más estudios para saber cómo afecta este consumo a los humanos.

“Los mariscos recolectados en las costas de Asia fueron los más contaminados, y los investigadores sugirieron que estas áreas están más contaminadas por plástico”, explican en EurekAlert. Este mismo equipo de científicos también ha constatado la presencia de microplásticos en la sal y el agua que consumimos a diario.

surtido de alimentos del mar sobre una pizarra
Pexels / Farhad Ibrahimzade

Si bien todavía no se han investigado lo suficiente los efectos de los microplásticos en la salud, todo apunta a que pueden ser dañinos para nuestro organismo. De ahí que cada vez haya más estudios que revelen en qué medida pueden ser perjudiciales y dañinos a nivel celular, o en el sistema inmunológico, por ejemplo.

De lo que no hay duda es que estos contaminantes suponen un gran problema medioambiental, por lo que urge concienciar en la necesidad de reducir el uso de los plásticos y de que facilitemos su reciclaje, ya que una vez vertidos en el entorno marino son difíciles de eliminar.

Recomendaciones del editor