Este té amazónico ayuda a crear nuevas neuronas, según la ciencia

Peyote, hongos alucinógenos y otras hierbas han sido frecuentemente utilizadas por los chamanes para alcanzar estados superiores de conciencia. Una de las más conocidas es la ayahuasca, que se elabora mezclando dos plantas del Amazonas, la enredadera de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y el arbusto chacruna (Psychotria viridis). Frecuentemente utilizada para propiciar viajes astrales, ahora científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCVM) han demostrado que fomenta la creación de nuevas neuronas y otras células neuronales en el cerebro (astrocitos y oligodendrocitos).

En la investigación –publicada en la revista en Translational Psychiatry (filial de Nature)– la sustancia que provoca la neurogénesis, la dimetiltriptamina (DMT), se combinó con un determinado receptor cerebral que no produce efectos alucinógenos, “lo que facilita enormemente su futura administración a pacientes”, señalan los investigadores, que realizaron las pruebas in vitro e in vivo con ratones, los cuales registraron “una mayor capacidad cognitiva al ser tratados con esta sustancia”.

Preparación de ayahuasca en Ecuador
Terpsichore

“Esta capacidad para modular la plasticidad cerebral indica que tiene un gran potencial terapéutico para una amplia gama de trastornos psiquiátricos y neurológicos, entre los que se encuentran las enfermedades neurodegenerativas, como Parkinson, Alzheimer o Hungtinton”, explica José Ángel Morales, investigador del Departamento de Biología Celular de la UCM y del CIBERNED.

Una vez constatado el potencial para la terapia de trastornos psiquiátricos y enfermedades neurodegenerativas en un modelo animal, se abre el reto de “activar esa capacidad de formar neuronas que tenemos dormida y de esta manera poder sustituir a las neuronas que mueren como consecuencia de la enfermedad”, concluye Morales.

El DMT no solo se encuentra en la ayahuasca. Es un compuesto natural presente en numerosas especies de plantas y preparaciones botánicas. Es popularmente conocida como “molécula de Dios” y ha sido objeto de numerosas investigaciones para avanzar en el conocimiento sobre la neurobiología de los estados conscientes.

Recomendaciones del editor