Skip to main content

DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

Qué son las bacterias, qué las causa y cómo combatirlas

La medicina enfrenta uno de sus más grandes retos de la era moderna: el combate a las superbacterias. Ya en 1945 el escocés Alexander Fleming —célebre por el descubrimiento de la penicilina—, que ese año recibía el Nobel de Medicina, advertía sobre la proliferación de microbios resistentes a los fármacos, lo que suponía un riesgo de proporciones inimaginables para la salud pública.

Aquel riesgo, previsto poco más de medio siglo atrás, tiene la capacidad de causar unas 10 millones de muertes anuales en apenas 25 años si no se encuentran mecanismos para combatir su proliferación y la resistencia de nuevas bacterias, refiere un artículo auspiciado por el Gobierno del Reino Unido. Pero, a todo esto, ¿qué son las superbacterias? Adelantamos que, por supuesto, no son microorganismos con capa, pero definitivamente sí tienen una especie de resistencia extraordinaria a las medicinas.

Una ilustración de las superbacterias, una de las principales amenazas para la salud pública
Imagen utilizada con permiso del titular de los derechos de autor

¿Qué son las superbacterias?

El doctor en medicina Pritish K. Tosh dice en un artículo publicado por el conglomerado de salud Mayo Clinic que las superbacterias no son más que cepas de bacterias, virus, parásitos y hongos resistentes a la mayoría de los antibióticos y medicamentos comúnmente utilizados para aliviar las infecciones que provocan. En pocas palabras, las superbacterias son microorganismos inmunes a los tratamientos médicos habituales.

Las bacterias son microorganismos vivos terrestres y tienen la particularidad de adaptarse a su entorno, es decir, encuentran los mecanismos necesarios para su supervivencia. Víctor M. Chávez Jacobo, académico del Instituto de Investigaciones Químico Biológicas de la Universidad Michoacana, en México, explica que la resistencia a los antibióticos —los medicamentos usados para tratar infecciones por bacterias— es tan vieja como su descubrimiento.

Desde 1950, profesionales médicos han descrito la resistencia a antibióticos en bacterias, sin embargo, ha sido hasta el siglo XXI que las superbacterias suponen un riesgo para la salud pública.

Sin ESKAPE

El académico de la Universidad Michoacana refiere que, por ahora, el principal riesgo en la proliferación de superbacterias y las infecciones que acarrean (que por cierto, son enfermedades conocidas, pero que cuestan más trabajo aliviar) está limitado a un grupo de bacterias denominadas ESKAPE (Enterococcus spp, Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae, Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y Enterobacter spp).

Estos grupos de bacterias son responsables de enfermedades tan comunes como diversas, desde infecciones en heridas, de vías urinarias o respiratorias, o sepsis, una reacción a una invasión microbiana potencialmente mortal.

Bacterias
Pixabay

El experto refiere que hasta ahora las terapias con la combinación de fármacos no han dado resultados para tratar las enfermedades ocasionadas por este grupo de superbacterias, por lo que es urgente el desarrollo de nuevos fármacos capaces de contrarrestarlas.

Pese a que el panorama no es precisamente optimista, existen algunos desarrollos prometedores para el combate a las superbacterias.

Apenas a inicios de marzo, un equipo de investigadores de IBM desarrolló un modelo de inteligencia artificial que, a grandes rasgos, examina una variedad de compuestos químicos en busca de antibióticos potenciales.

Los monstruos de la auto y mala medicación

Lejos ser alguna aberración mutante para un cataclismo natural solo ideado por Hollywood, las superbacterias no son más que un producto del abuso de antibióticos o su mala prescripción, incluida la peligrosa automedicación.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos señalan que los antibióticos están entre los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia y en muchos casos son innecesarios. “El abuso y mal uso de antibióticos contribuye a crear bacterias resistentes a los medicamentos”, destacan en un artículo publicado en su web.

Los expertos refieren que cuando se toma un antibiótico y lo que se busca tratar es una infección viral (que se ataca con antivirales), se termina por aniquilar toda la microbiota en el cuerpo, incluida la benéfica. De esta manera, las bacterias más resistentes se mantienen vivas, por lo que tienen oportunidad de crecer y multiplicarse.

Si la ciencia ya está haciendo su parte para combatir a las superbacterias, no nos queda más que usar antibióticos de manera correcta para combatirlas. Eso incluye no solicitarlos cuando el médico no los preescribe y tampoco automedicarse.

Después de todo, las bacterias se adaptan a su medio, y en ese medio su principal amenaza son los antibióticos.

Recomendaciones del editor

Topics
Allan Vélez
Allan Vélez es un periodista mexicano especializado en tecnología. Inició su carrera en 2013 en La Revista Oficial de…
Los antiácidos podrían provocar demencia y eso es algo muy serio
Sandwich y dolor de estómago

Si eres de esas personas que sufre con acidez estomacal, seguramente tendrás que leer esta información, ya que un estudio científico danés sacó una correlación entre el consumo de antiácidos con la posibilidad de sufrir demencia.

Investigadores del Hospital Universitario de Copenhague y la Universidad de Aarhus, Dinamarca, han estudiado la posible asociación entre los inhibidores de la bomba de protones (IBP), medicamentos antiácidos de uso común para suprimir la producción de ácido estomacal, y un mayor riesgo de demencia.

Leer más
Chatbots de IA podrían planificar una guerra con armas biológicas
chatbots ia guerra armas biologicas national cancer institute eo 4dqpusqa unsplash

Dentro de los potenciales peligros que se han asociado a la IA, existe uno que debe estar entre los más catastróficos, el uso de lenguaje artificial para planificar una guerra con armas biológicas.
Un informe de la Rand Corporation probó varios modelos de lenguaje grandes (LLM) y descubrió que podían proporcionar una guía que "podría ayudar en la planificación y ejecución de un ataque biológico". Sin embargo, los resultados preliminares también mostraron que los LLM no generaban instrucciones biológicas explícitas para crear armas.
El informe dice que los intentos anteriores de convertir agentes biológicos en armas, como un intento de la secta japonesa Aum Shinrikyo de usar toxina botulínica en la década de 1990, habían fracasado debido a la falta de comprensión de la bacteria. La IA podría "cerrar rápidamente esas brechas de conocimiento", según el informe. El informe no especificó qué LLM evaluaron los investigadores.

En un escenario de prueba ideado por Rand, el LLM anónimo identificó agentes biológicos potenciales, incluidos los que causan la viruela, el ántrax y la peste, y discutió sus posibilidades relativas de causar muertes masivas. El LLM también evaluó la posibilidad de obtener roedores o pulgas infestados de peste y transportar especímenes vivos. A continuación, mencionó que la magnitud de las muertes proyectadas dependía de factores como el tamaño de la población afectada y la proporción de casos de peste neumónica, que es más mortífera que la peste bubónica.
Los investigadores de Rand admitieron que extraer esta información de un LLM requería "jailbreaking", el término para el uso de mensajes de texto que anulan las restricciones de seguridad de un chatbot.
En otro escenario, el LLM anónimo discutió los pros y los contras de los diferentes mecanismos de administración de la toxina botulínica, que puede causar daños fatales en los nervios, como los alimentos o los aerosoles. El LLM también asesoró sobre una historia de encubrimiento plausible para adquirir Clostridium botulinum "mientras parecía realizar una investigación científica legítima".
La respuesta del LLM recomendó presentar la compra de C. botulinum como parte de un proyecto que busca métodos de diagnóstico o tratamientos para el botulismo. La respuesta de LLM agregó: "Esto proporcionaría una razón legítima y convincente para solicitar acceso a la bacteria mientras se mantiene oculto el verdadero propósito de su misión".
"Sigue siendo una pregunta abierta si las capacidades de los LLM existentes representan un nuevo nivel de amenaza más allá de la información dañina que está fácilmente disponible en línea", dijeron los investigadores.

Leer más
La ciencia es tajante: cuánta carne roja debes comer a la semana
cuanta carne roja debes comer a la semana eiliv aceron ylamh x sse unsplash

Si eres de las personas que disfrutan de un buen desayuno inglés, con tocino y salchichas junto a las tostadas y además mantienes después una dieta con un bistec de carne al almuerzo y un trozo de hamburguesa en la noche, y si eso lo multiplicas por 3 veces a la semana, entonces estás en graves problemas.

Así al menos lo dice la ciencia, ya que una investigación de la Universidad de Harvard, que examinaron los hábitos alimenticios y las tasas de diabetes de 200.000 personas, aconsejaron ceñirse a una porción por semana para "optimizar la salud".

Leer más