Peligroso para el planeta: el cepillo de dientes eléctrico

Rara vez tomamos conciencia del impacto que nuestros artículos más cotidianos pueden tener en el planeta. Se sabe, sin embargo, que los objetos vinculados al ámbito de la higiene y la limpieza pueden llegar a ser los más contaminantes.

Por lo mismo, un grupo de investigadores del Trinity College de Dublín ha analizado la sustentabilidad de diferentes modelos de cepillos de dientes para determinar cuál es el mejor para la salud del planeta y la de los propios seres humanos.

El estudio, publicado este martes en el British Dental Journal, resulta relevante porque actualmente se tiene poca información sobre el impacto del cepillo de dientes en el planeta.

Además, constituye la primera vez que se utiliza una evaluación del ciclo de vida (ECV) para analizar las consecuencias de un producto sanitario.

Sobre el estudio

Los investigadores tomaron en cuenta diferentes modelos de fabricación del cepillo de dientes y midieron el impacto ambiental (huella de carbono) y el impacto en la salud de las personas (DALYS, o años de vida ajustados por discapacidad).

Para el estudio utilizaron el cepillo de dientes eléctrico, el cepillo plástico estándar, el cepillo de plástico con cabezal reemplazable y el cepillo de bambú.

El equipo determinó que el cepillo eléctrico era dañino para la salud del planeta. En su proceso de fabricación, este utensilio causa diez horas de discapacidad medida en años de vida ajustados por discapacidad o DALYS. Esto corresponde a cinco veces más que un cepillo de plástico normal.

Sorpresivamente, el equipo determinó que el más sustentable no era el de bambú, como podría creerse, sino un eventual cepillo de dientes de plástico reciclado continuamente.

Por su parte, también se demostró que un cepillo de dientes manual de plástico reemplazable y un cepillo de dientes manual de bambú funcionan mejor que los tradicionales cepillos de dientes manuales de plástico y eléctricos en todas las medidas de análisis de impacto ambiental utilizadas en este estudio.

“Hay miles de millones de cepillos de dientes usados y desechados cada año. Nuestra investigación muestra que los cepillos de dientes eléctricos son en realidad perjudiciales para el planeta y para las personas involucradas en el proceso de fabricación y distribución… También hemos demostrado que los cepillos de bambú no son la respuesta”, señala el doctor Brett Duane, profesor asociado de Salud Pública Dental en el Trinity College.

El investigador principal del estudio, también explica que “el cepillo de dientes ideal es el que utiliza plástico que se recicla en un proceso continuo… Lo importante aquí es mantener el plástico en la cadena de reciclaje. Necesitamos un sistema en el que los cepillos de dientes de plástico puedan ser recogidos como las pilas y luego reciclados en nuevos productos”.

Recomendaciones del editor