Skip to main content

Científicos logran revertir envejecimiento de células humanas

Un equipo de investigadores del Instituto Babraham, ubicado en la ciudad de Cambridge, consiguió rejuvenecer 30 años las células de una voluntaria durante un ensayo. Si bien son prematuros, los resultados podrían revolucionar la medicina regenerativa, sobre todo si se pueden reproducir en otros tipos de células.

El estudio fue publicado en eLife y en este los científicos aseguran haber desarrollado un método que permite saltar el tiempo de las células de la piel humana tres décadas al rebobinar el reloj del envejecimiento sin que estas pierdan su función. Los científicos pudieron restaurar parcialmente la función de las células más antiguas, además de renovar la edad biológica.

📣 Research from Institute researchers has developed a method to ‘time jump’ human skin cells by 30 years turning back the ageing clock for cells without losing their specialised function

Read the full story: https://t.co/3n08pgMWKj#Ageing #Reprogramming @Diljeet_Gill @ReikLab pic.twitter.com/jqhqaXQErR

— Babraham Institute (@BabrahamInst) April 8, 2022

Así, la investigación sugiere que, en diferentes escenarios, las células humanas se pueden programar y reducir su edad hasta en tres décadas. Además, según los autores, las potenciales aplicaciones de esta técnica dependen de que las células no solo parezcan más jóvenes, sino que también funcionen de esa forma.

“Este trabajo tiene implicaciones muy interesantes. Con el tiempo, podremos identificar los genes que rejuvenecen sin reprogramación y dirigirnos específicamente a ellos para reducir los efectos del envejecimiento”, afirma Wolf Reik, uno de los autores principales de la investigación.

“Este enfoque es prometedor para realizar valiosos descubrimientos que podrían abrir un sorprendente horizonte terapéutico”.

En el ensayo, los investigadores descubrieron que las células parcialmente rejuvenecidas produjeron más colágeno y, además, se movieron más rápido que las células viejas hacia una herida generada de manera artificial.

“Esta es una señal prometedora de que, algún día, esta investigación podría usarse para crear células que sean mejores para curar heridas”, agrega la publicación.

Recomendaciones del editor