Review: Resident Evil Village continúa la excelente reinvención de la saga

review resident evil village 1

Review: Resident Evil Village continúa la excelente reinvención de la saga

“La evolución de Resident Evil es lo mejor que le pudo pasar a la franquicia.”
  • La ambientación en la villa es notable.
  • Las mecánicas son sencillas, pero se explotan a la perfección
  • Logra mantener la tensión sin apelar a recursos simplistas.
  • Para los fans del Resident Evil original, puede ser algo divisivo.

Resident Evil Village puede ser un juego extraño para los fanáticos del Resident Evil original. Este tema se discutió antes luego de Resident Evil 7, juego que con tan solo un cambio de perspectiva, dejó a buena parte del público marcando ocupado. Pero a la vez, se convirtió en uno de los mejores títulos modernos de la franquicia y a la vez un necesario refresco luego de Resident Evil 5 y Resident Evil 6.

Y Capcom, a sabiendas de que ese refresco fue efectivo, mantuvo las ideas básicas de la séptima parte en Resident Evil Village. El protagonista es de nuevo Ethan Winters, la perspectiva sigue siendo en primera persona y los enlaces a la trama original son igualmente algo más periférico que central. Resident Evil Village es una historia autocontenida que se construye sobre la del anterior juego, y que se siente fuera de contexto respecto al resto de la saga en casi toda la aventura.

Al mismo tiempo, Resident Evil Village destaca por ser dinámico, por ir variando su tono y sus temáticas de un nivel a otro, pero siempre estando cohesionado tanto en la historia que presenta como en las mecánicas que ejecutan. Este juego es de disparos en primera persona, que no reinventa nada ni tampoco experimenta con elementos que hoy son tendencia, pese a que hay ciertas mecánicas de progresión del personaje y cuya importancia a la larga no es tan relevante. Y esa sencillez es suficiente para resolver los desafíos que plantea el juego, con acciones tan básicas como eliminar enemigos con una pistola, resolver puzzles, explorar el escenario, interactuar con objetos y etcétera.

Resident Evil Village cumple con su cometido gracias a diversas buenas prácticas. Una de ellas tiene que ver con el diseño temático de los niveles, todos girando alrededor de la villa que le da el nombre al juego y las situaciones que aquí se van presentando en la zona central, en el castillo, en las zonas campestres aledañas y etcétera, que resulta en una ambientación muy orgánica sin importar qué tan distinta es la habitación principal de Lady Dimitrescu de una represa semidestruida.

Y aunque no se abusa de elementos como los sustos, sí consigue evocar tensión a la hora de jugar. Esto último se ve potenciado por la perspectiva y el ángulo de visión, que es mucho más cerrado que en el común de los juegos en primera persona y por lo tanto, los giros y movimientos de cámara son perfectos para hacer aparecer a un enemigo de manera repentina. Esto es algo que no ocurre con demasiada frecuencia, pero cuando se da es siempre inesperado y a raíz de eso, uno termina moviéndose con extremo cuidado por los pasillos o las esquinas.

Aquello de la tensión es más efectivo durante el primer tercio del juego y sobre todo, en el nivel del castillo que se pudo probar en la demo. Los niveles siguientes mantienen la tónica, pero claro, llega un punto en que la sorpresa se pierde un poco. ¿Lo bueno? Esto se compensa con ciertos cambios temáticos y ambientales que no voy a mencionar, para no arruinarle la fiesta a nadie. Y sin entrar en detalles, sí puedo decir que Resident Evil Village se guarda varios ases bajo la manga respecto a cómo se desarrolla la aventura en dos dimensiones: por un lado, en su naturaleza de secuela de Resident Evil 7 y por otro lado, conectando ambos juegos al universo global de Resident Evil.

Y todo esto se sustenta en un muy buen diseño de niveles y de ritmo de juego. Pese a que hay ciertas similitudes en el tono con Resident Evil 4, en Village el ritmo por momentos es más pausado en la calma y más frenético en la acción pura. En aquel, la limitación de no poder caminar al disparar creaba situaciones tensas gracias a la cantidad de enemigos que se venían encima del protagonista. En cambio, en Resident Evil Village todos los encuentros con enemigos son más cerrados en general, porque pocas veces hay que lidiar con más de tres al mismo tiempo, excepto en ocasiones puntuales. El resto del tiempo, todo es uno versus dos e incluso, está la opción de evitar el conflicto y pasar rápido sin ser visto.

Resident Evil Village sirve para reafirmar aún más todavía que las nuevas ideas de Capcom para la saga van en el camino correcto, al menos en lo que respecta a hacer nuevos juegos. Porque mientras existen Village o Resident Evil 7, también existen los remakes de títulos antiguos que cumplen con modernizar las mecánicas y el gameplay en general, reutilizando conceptos clásicos de la saga. En cambio, Resident Evil Village es una evolución de la idea más básica o más pura de la franquicia que, quizás a veces juega al límite mostrando o proponiendo cosas fuera de lugar para Resident Evil, sobre todo en el último tercio del juego. Pero en el resumen global, esos pequeños compromisos valen la pena el resultado.

Resident Evil Village es un juego muy recomendable ya sea para fanáticos de la saga desde los inicios o para los que nunca se interesaron en Resident Evil antes. Todos los elementos que lo componen están a muy buen nivel y da lo mismo si se juega en una consola de generación anterior o en las más nuevas: la sensación de estar en un ambiente lúgubre, semi indefenso y rodeado de bestias se logra a la perfección. Como si fuera un Resident Evil antiguo.

Recomendaciones del editor