¿Y si no necesitáramos ningún tipo de cable en el teléfono?

Una persona sostiene un teléfono iPhone 11 Pro Max en la calle. Te explicamos cómo restaurar de fábrica un iPhone

Ha transcurrido apenas un día desde que Samsung sorprendiera al mundo con el Galaxy Z Flip, el popular teléfono plegable que hace del minimalismo su principal baza, y contemplando embelesado su diseño, hubo algo que me resultó fuera de lugar: el puerto de carga. El dispositivo sigue las tendencias del mercado y elimina el jack de audio, pero en un chasis tan mínimo hasta nos sobra el conector USB-C y la pregunta es obligada ¿Es necesario realmente contar con un puerto de carga?

Quienes usamos teléfonos con carga inalámbrica desde hace tiempo, sabemos que los cables no son necesarios y de hecho, en mi caso, no recuerdo cuándo fue la última vez que cargué mi iPhone empleando un cable. La tecnología de carga inalámbrica permite que te olvides por completo de los cables y esta frase no es figurativa: incluso cuando viajo, me llevo la base de carga Qi que empleo indistintamente para alimentar tanto el iPhone como los AirPods. Si esto es así ¿Por qué entonces mantener los puertos en los teléfonos?

La clave está en la duración de la batería

Cable USB-C

Los conectores en un teléfono resultan imprescindibles cuando el dispositivo cuenta con un sistema de carga rápida y su batería no alcanza el día; en ese caso sí que es importante asegurarse de que llega todo el caudal a la batería en el poco tiempo que tengamos en una reunión o esperando al avión en la terminal. Pero este hecho deja de ser necesario cuando el teléfono ofrece una duración de su batería superior al día, como es el caso de los últimos flagship de Samsung o Apple, entre otros.

El puerto se hace necesario, asimismo, cuando se quiere sincronizar o respaldar el contenido del teléfono en una computadora, pero Apple sigue ligada al mantra de la ‘era post PC’ en la que sus dispositivos móviles pueden utilizarse ya sin necesidad de tener una computadora cerca. Quien tenga un iPhone sabe que las copias de seguridad inalámbricas en la nube mediante iCloud funcionan a la perfección y sin que el usuario tenga que hacer nada, más allá de cargar el iPhone mientras está conectado a una red WiFi.

Ni USB-C ni Lightning, el futuro inmediato podría ser inalámbrico

Cargador inalámbrico

Desde el punto de vista del fabricante, eliminar un puerto en un teléfono supone un ahorro considerable en términos de costo, pero sobre todo libera un valioso espacio que puede aprovecharse para añadir algún módulo o lograr que el teléfono sea más compacto. Apple demostró que esto era cierto al eliminar el jack de audio de sus iPhone y iPad, y parece que la siguiente víctima sería el puerto Lightning. El analista Ming-Chi Kuo raramente se equivoca en sus vaticinios de lo que presentarán los de Cupertino, y sostiene que en 2021 podríamos ver un iPhone sin puertos.

Según el analista, Apple reservaría este iPhone sin ningún tipo de conectores para el modelo más premium de la gama que sería presentado a finales de 2021. Kuo habla de una “experiencia completamente inalámbrica” que nos suena francamente bien y que, por otro lado, ayudaría no solo a reducir los costes de fabricación, transporte y embalaje (no sería necesario incorporar un cargador en la caja), sino que además se reducirían los residuos potenciales, una de las principales demandas de los organismos gubernamentales.

Como sabes, la Unión Europea persigue uniformar los puertos de carga en uno solo, el USB-C, forzando a Apple a eliminar el uso del conector propietario Lightning en los dispositivos vendidos en los mercados de la unión. Se pretende con esto reducir los desechos y contribuir en algo la conservación del medio ambiente. Los de Tim Cook han rechazado en todo momento las intenciones del organismo comunitario al argumentar que esta decisión reduciría la competitividad puesto que ningún fabricante tendría un estímulo por mejor el puerto de carga y comunicación. Y visto así, no les falta razón.

Pero la UE no tendría mucho que decir si Apple fuera un paso más allá y no solo acabara con el conector Lightning, sino que, de paso, eliminara todo puerto en el dispositivo confiando toda la conexión al WiFi y Qi ¿Una locura? No tanto, y puede que más pronto de lo que pensamos, los cables y cargadores serían una rémora del pasado.

Recomendaciones del editor