Un dentista molesto en Australia se convierte en un peligro para Google

Si vas al dentista en Australia, ten mucho cuidado con lo que vayas a decir en Google. Un odontólogo de ese país demandó en una corte que la compañía con sede en Mountain View le entregue los datos de un usuario anónimo que le dejó una sarta de críticas tras atenderse con él.

El tema es que el tribunal federal falló a favor del cirujano dental Matthew Kabbabe, y obligó a Google a entregar la identidad de CBsm 23, el usuario que difamó al doctor.

Recomendó a otros pacientes que “se mantuvieran alejados” de un procedimiento con este dentista y lo calificó de “extremadamente incómodo” y que su atención fue “una completa pérdida de tiempo”.

Ante la petición inicial de la corte australiana, Google negó el acceso a los datos de CBsm 23, sin embargo, ahora se verá obligado a entregar detalles personales como nombres, números de teléfono, metadatos de ubicación y direcciones IP.

El dentista Matthew Kabbabe le contó al medio ABC de Australia que estos comentarios tuvieron un impacto muy negativo en su trabajo y su negocio.

“Creo que es extremadamente injusto que a las personas se les permita atacar anónimamente a pequeñas empresas honestas y trabajadoras”, subrayó.

El cirujano dental y su abogado Mark Stanarevic sostienen además que la crítica de CBsm 23 es la única de todas las que salen en el buscador que es negativa, versus todas las demás que tienen cinco estrellas.

“Una mala crítica puede cerrar un negocio en estos días porque la mayoría de las personas viven y respiran en línea. A veces, las personas solo miran una o dos críticas negativas y deciden ir a otro lado. Creemos que Google tiene el deber de cuidar a las pequeñas empresas australianas y a las empresas de todo el mundo por permitir que estas revisiones continúen. Google tiene que ser responsable de estas acciones”, manifestó el defensor.

El abogado Mark Stanarevic explicó que será en un tratado emanado de la corte de La Haya donde este caso debe avanzar, porque cuando se trata de disputas entre dos naciones se deben presentar en cortes de ambos países los documentos que permitan que avance esta solicitud hacia Google.

“En este momento la gente se esconde detrás de la apariencia de anonimato. He tenido varios dueños de negocios a lo largo de los años que han perdido sus medios de vida debido a las críticas antagónicas y difamatorias en Google y me han dado instrucciones para evaluar incluso potencialmente una acción de clase”, agregó Stanarevic.

Google aún no se ha referido al tema, indicando que no comenta acciones legales en curso.

Recomendaciones del editor